tratamientos agua - Bioseguridad

cabezal-ox-cta-409x148.jpg
15min0

María Somolinos Lobera es doctora en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza y product manager en Grupo OX.

“Un sistema inteligente de gestión del agua contribuirá a una optimización de los índices productivos”

maria-somolinos-oxcta ¿Qué se debe hacer para llevar a cabo una gestión inteligente del agua?

El proceso básico de higienización del agua consiste en aplicar un tratamiento biocida que permita garantizar la calidad microbiológica de la misma, sin afectar a sus propiedades organolépticas y físico-químicas. No obstante, la gestión inteligente del agua va más allá, adaptando el tratamiento a las necesidades especificas de cada instalación, invirtiendo los recursos estrictamente necesarios, e instaurando un sistema objetivo y fiable de monitorización y control.

Para ello, es necesario realizar una visita técnica a la explotación, con objeto de recabar información para establecer una propuesta adaptada a las necesidades específicas de cada caso. Dicha propuesta deberá incluir el producto biocida a utilizar, la información técnica y de seguridad del mismo, el equipo de dosificación a emplear, el protocolo de trabajo (dosis, etc.), y el sistema de monitorización y autocontrol.

Una vez aceptada la propuesta, la puesta a punto del sistema debe ser realizada por parte de personal técnico especializado, que además impartirá formación al personal responsable de la explotación. De esta manera, quedará implantado un sistema inteligente de gestión del agua que ayudará a controlar el riesgo de transmisión de microorganismos patógenos, y contribuirá a una optimización de los índices productivos.

¿Qué características debe reunir el agua para que podamos decir que está higienizada?

Desde el punto de vista microbiológico, un agua correctamente higienizada debería cumplir con las exigencias especificadas en el RD 140/2003 para el agua de consumo humano, presentando ausencia de coliformes, E. coli, Enterococcus y Clostridium, así como menos de 100 UFC/ml de microorganismos aerobios mesófilos. Además, debería garantizarse la ausencia de microorganismos de interés a nivel de salud pública, así como de otros agentes que puedan afectar a la productividad de las explotaciones.

Por otra parte, un agua correctamente higienizada debería presentar ausencia de aquellos microorganismos que, como los protozoos, pueden enmascarar la presencia de otros agentes patógenos de riesgo.

Aparte de todo lo indicado anteriormente, las características organolépticas y físico-químicas del agua no deberán verse alteradas a causa del tratamiento de higienización, manteniéndose dentro de los niveles recomendados.

¿Qué criterios hay que manejar a la hora de elegir un biocida?

Los biocidas son productos esenciales para garantizar la calidad microbiológica del agua. No obstante, no todos los biocidas son iguales. Su contenido en ingredientes activos técnicos y su estabilización, pueden suponer grandes diferencias. Además, sus características y propiedades pueden hacer variar su idoneidad en función de las circunstancias. En primer lugar, debe tenerse en cuenta que solo se deberá elegir un producto registrado para el tratamiento de agua de consumo humano y animal.

Además, es esencial contar con la colaboración de un profesional especializado en la materia, que realizará una serie de observaciones técnicas en la instalación (uso del agua, tipo de producción, esquema del sistema de almacenamiento y distribución del agua), así como de medidas físico-químicas y microbiológicas “in situ”. Con toda esta información, el profesional determinará cuál es el biocida idóneo en cada caso.

¿Cómo se valora la eficacia de los biocidas registrados para el tratamiento del agua?

La forma más objetiva de valorar la eficacia de un producto biocida es someterlo a las Normas UNE de eficacia estandarizada. Dichas Normas las dicta la Unión Europea y se deben llevar a cabo en laboratorios externos acreditados. En concreto, para evaluar la eficacia de los biocidas utilizados en el tratamiento del agua resulta fundamental que sean sometidos a las Normas UNE de eficacia bactericida, fungicida y virucida.

Es importante trabajar siempre con productos que hayan superado dichas Normas de eficacia a las dosis recomendadas de uso.

Además, se podrán llevar a cabo otros ensayos de eficacia adicionales frente a otro tipo de microorganismos de interés (algas, protozoos, etc.). Todos estos ensayos deberán estar avalados por pruebas de campo que permitan demostrar la eficacia de los productos en entornos reales.

ox-cta

¿Qué soluciones ofrece OX-CTA para el tratamiento del agua?

OX-CTA ofrece un amplio rango de Soluciones Inteligentes para cubrir todas las posibilidades que puedan surgir en el ámbito del tratamiento del agua. Sus soluciones más demandadas son las siguientes:

  • Para un tratamiento del agua sin cloro se ofrece OX-AGUA 2ª GENERACIÓN: producto único con eficacia de amplio espectro demostrada incluso en condiciones extremas. Elimina el biofilm existente en el interior de los elementos del sistema de distribución del agua e impide que éste vuelva a formarse. Además, mantiene su acción de forma prolongada a lo largo del tiempo, evitando el posible contagio horizontal entre animales a nivel de bebederos y otros puntos finales de uso del agua. Producto 100% biodegradable, que no altera las propiedades organolépticas del agua.
  • Para un tratamiento del agua con una solución exclusiva en base a dióxido de cloro se ofrece la gama de productos DiOX by OX-CTA. En este caso, se han aunado el poder biocida y las ventajas del dióxido de cloro como ingrediente activo técnico principal, con las más novedosas técnicas que Grupo OX ha desarrollado para dosificación y monitorización, logrando en su conjunto una solución completa de última generación para el tratamiento del agua.

En opinión de una empresa líder como OX-CTA, ¿cuál sería el biocida de elección para el tratamiento del agua?

Como ya hemos indicado anteriormente, siempre se recomienda hacer una visita técnica a la explotación con objeto de recabar los datos necesarios para ofrecer una propuesta adaptada a las necesidades de cada caso. No obstante, de forma general, podemos indicar que desde OX-CTA se apuesta por OX-AGUA 2ª GENERACIÓN, producto formulado en base a peróxido de hidrógeno estabilizado. De esta manera conseguimos un tratamiento del agua eficaz, eliminando, a las dosis de trabajo recomendadas, bacterias gram-positivas y gram-negativas, así como hongos, virus, algas y protozoos que puedan ser vehiculados vía agua.

Además, dicho producto permite eliminar el biofilm y mantener un residual de peróxido de hidrógeno constante en los puntos finales para evitar contaminación horizontal en bebederos, etc. Y todo ello sin renunciar a la 100% biodegradabilidad y a la viabilidad económica.

Uno de los problemas de las granjas en materia de higiene es la existencia del biofilm. ¿Cómo lo podemos combatir?

No todos los productos utilizados para el tratamiento del agua permiten la eliminación del biofilm, ya que éste se encuentra fuertemente adherido a la superficie interna de los depósitos, tuberías y conducciones de agua, bebederos y puntos finales.

Para realizar un tratamiento inteligente de higienización del agua se deben utilizar productos y protocolos de trabajo que garanticen la detección del biofilm y su eliminación.

En este sentido, Grupo OX, propone el uso del producto OX-BIOFILM EVIDENCE para revelar in situ la presencia de biofilm, haciéndolo visible al ojo humano. Posteriormente, para la eliminación del biofilm y para evitar que este vuelva a formarse, Grupo OX cuenta con soluciones exclusivas adaptadas a las necesidades de cada instalación.

¿En qué consiste el muestreo periódico con el que se realiza el seguimiento de la calidad del agua?

Dicho muestreo consiste básicamente en la realización de una serie de determinaciones analíticas de parámetros de interés en diversos puntos de la red hídrica. Hoy en día ya es posible realizar dichas determinaciones (parámetros físico-químicos y microbiológicos) obteniendo resultados in situ, en tiempo real. De esta forma, es posible realizar un autocontrol efectivo que permita tomar las medidas correctoras necesarias con carácter preventivo.

¿Qué novedades presenta este año OX-CTA en su catálogo?

Dado que en el ámbito de productos químicos biocidas, OX-CTA ya cuenta con una gama completa de soluciones, en relación al tratamiento del agua, este año la Compañía presenta numerosas novedades tecnológicas relacionadas con la monitorización, el control in situ y la trazabilidad del proceso:

  • OX- VIEW: Equipo portátil de última generación para monitorización de instalaciones. Permite el control en tiempo real de parámetros físico-químicos en instalaciones de abastecimiento de agua.
  • OX- ATP SYSTEM: Sistema de detección cuantitativa de ATP en agua para determinación de carga microbiana in situ.

¿Qué tendencias pueden apreciarse en el sector de la bioseguridad actualmente?

En la era tecnológica en la que nos encontramos inmersos, se demandan soluciones que permitan un control inteligente, arrojando resultados inmediatos que puedan verificarse en tiempo real. Y todo ello sin renunciar a una máxima eficacia con soluciones respetuosas con el medio ambiente y viables desde el punto de vista económico.

Resulta fundamental poner a disposición del cliente no solamente un producto biocida concreto, sino un servicio completo que incluya el asesoramiento de personal experto y las innovaciones tecnológicas de última generación que se adapten a sus necesidades.

En un mercado en el que cada vez el cliente es más exigente, ¿cómo responde OX-CTA a estas necesidades?

La respuesta de OX-CTA en este sentido es muy clara: responder a las necesidades del cliente adaptándose a sus requerimientos. Y esto solo es posible gracias al gran esfuerzo que realiza la Compañía en Investigación, Desarrollo, Innovación y Aplicación de todo ese conocimiento para desarrollar soluciones inteligentes adaptadas a las necesidades del cliente en cada caso. De esta forma, OX-CTA pone a disposición del cliente una solución específica adaptada a sus necesidades concretas, ofreciéndole un servicio personalizado en materia de gestión de la bioseguridad, que no solo incluirá productos biocidas de última generación, sino también protocolos de trabajo específicos, soluciones técnicas innovadoras y el asesoramiento de personal experto.

cabezal2-409x148.jpg
6min0

El agua, como elemento indispensable para la vida es uno de los vectores más influyentes a la hora de determinar la calidad de una explotación ganadera.

Los problemas que puede ocasionar un agua que no ha sido debidamente tratada son variados, y generalmente muy importantes. En primer lugar, un animal que rechaza el agua y no la bebe, no come, por lo tanto un agua en mal estado disminuye la rentabilidad de los animales alojados.

Además, un agua no tratada puede llevar patógenos que luego enfermarán a los animales. Si además la medicación para tratar una enfermedad se hace vía agua, mantenemos la fuente de contaminación. Así como se ha ido mejorando mucho en los diseños de las granjas o en los materiales y medios para controlarlas, al AGUA (el “motor” de la Granja) no se le prestan la atención requerida. Las empresas que buscan una mayor rentabilidad apostarán por un correcto y adecuado tratamiento del agua.

“Las empresas que buscan una mayor rentabilidad apostarán por un correcto y adecuado tratamiento del agua”

El agua es tanto o más importante en las primeras semanas de un animal (por ejemplo el 75% del peso de un pollo al nacer es agua). Además existen fases de cambios de pienso, stress, calor y finalización de la crianza que conllevan un alto consumo de pienso y, por consiguiente, mayor demanda de agua.

Sea cual sea la especie, un retraso en el consumo de agua y de alimento promueve una reducción de las respuesta inmune, por lo que podemos comprometer la crianza. Esto también funciona en sentido positivo, SI TENEMOS UN AGUA DE CALIDAD LOS PARAMETROS PRODUCTIVOS DE LA EXPLOTACIÓN MEJORAN.

“El Agua es la VIDA de una granja. Si el motor que la mueve está mal, las pérdidas económicas son grandes y pocas veces se valoran”

Otro punto a tener en cuenta es que si las líneas de conducción tienen biofilm este impedirá la eficacia de vacunas, medicamentos, detergentes o desinfectantes con el consiguiente perjuicio económico. Existen estudios muy completos y respetados en los cuales se ha demostrado que si no eliminamos las distintas capas que conlleva el Biofilm tenemos un riesgo de que en el mismo se oculten y proliferen patógenos que afectan gravemente a los animales.

Para mantener un buen control del biofilm, el tratamiento más adecuado es aquel que realmente consiga desintegrar y prevenir la nueva formación de esta telaraña de bacterias y que además sea eficaz contra virus, hongos y protozoos (como los causantes de la Coccidiosis o Cryptosporidiosis).

“Toda buena producción requiere un óptimo aporte de agua”

Los tratamientos de agua adecuados y registrados legalmente son aquellos que llevan el membrete Conforme a la Orden SSI/304/2013, que es el Boletín Oficial del Estado en que se publicó las Sustancias Autorizadas para el Tratamiento y Desinfección del Agua de Bebida para Consumo.

Desafortunadamente todavía se siguen usando productos o máquinas que NO están autorizados para la desinfección de agua de bebida y esto, no es solo un problema legal, sino que su uso es ineficaz e incluso puede ser peligroso para animales y operarios.

Las pastillas DUTRION de Dióxido de cloro de FarmBioControl tienen el mayor poder de desinfección sin problemas de corrosión o manejo estando autorizadas conforme a la Orden SSI/304/2013 FarmBioControl ofrece una tableta, reconocida a nivel mundial, que en 10 minutos en agua, y con una manipulación extremadamente sencilla, nos produce dióxido de cloro estable con el cual eliminamos la mayoría de los patógenos con gran rapidez y a dosis reducidas. Eficaz frente a VIRUS, BACTERIAS, HONGOS, ESPORAS y PROTOZOOS.

En FarmBioControl buscamos siempre ayudar a nuestros clientes a conseguir una mayor rentabilidad de su explotación; Sistemas de desinfección eficaces, tratamientos de Bioseguridad interna y externa, tratamientos de aguas, reducción del ácaro rojo… Queremos llevar la BioSeguridad para asegurar una mayor tranquilidad y beneficio a nuestros clientes.

higienizacion-agua-.png
6min0

Por Xavi Mora, Veterinario

El agua que circula por nuestras tuberías en las instalaciones ganaderas tiene como objetivo fundamental no desencadenar ningún problema de salud animal o, en el peor de los casos, de salud humana. Este objetivo se ha de complementar con las necesidades nutricionales de los animales ya que un porcentaje muy elevado del cuerpo corresponde a agua.

Cada vez conocemos más los mecanismos de acción de las bacterias y sus vehículos de transmisión, aportando por tanto mucho conocimiento a la lucha y control frente a las enfermedades infecciosas y, de entre ellos, las medidas de prevención en el control del agua son sin duda una de las que más resultados positivos reportan.

No podemos obviar que durante muchos siglos la presencia de enfermedades como el cólera en casi toda Europa se debía a su presencia en el agua de bebida que era la principal fuente de diseminación del proceso infectivo (no podemos dejar de lado que aún sigue dándose casos cuando aparecen desastres naturales que ponen en jaque la disponibilidad de agua potable.

Pero incluso hoy en día, en redes públicas que en teoría están totalmente controladas se declaran casos en la que el agua es el agente transmisor de las enfermedades (años 90 en Milwaukee, USA, con 400.000 personas afectadas). Por ello, ¿debemos confiar plenamente en nuestro suministrador de agua?.

En las granjas tenemos llegar a tener km de tuberías de agua, así como depósitos, boyas, codos, bebederos, etc que se convierten en un buen número de puntos críticos de contaminación. Si entramos un agua de calidad incuestionable, son numerosos los puntos de riesgo que nos pueden convertir ese agua potable en un vehículo de transmisión de enfermedades. Hoy por hoy, la única manera de asegurar la calidad y seguridad del agua desde el inicio hasta el fín es mediante sistemas de potabilización química.

Por norma general la potabilización química es el sistema más utilizado en USA y Europa, buscando un equilibrio entre la dosis a tratar y su permanencia o efecto residual en las conducciones de agua. En el norte de Europa el sistema más utilizado es el del ozono, pero no es un sistema de elección preferente ya que no tiene efecto residual y el riesgo de contaminación posterior es muy elevado.

 

Pero ¿por qué se contamina el agua?

El agua por definición ha de ser incolora, inodora e insípida, sin embago al ser el solvente universal, se le añaden multitud de contaminantes orgánicos que lo convierten en el caldo de cultivo por excelencia de las bacterias. Las bacterias medran en ella y se desplazan, habitualmente siguiendo el curso del agua, que va en dirección hacia el final de las conducciones y formando comunidades que forman el biofilm. Por tanto la contaminación microbiológica del agua no sólo es posible que ocurra, sino que es un riesgo de primer orden para nuestras explotaciones.

 

Determinación de Puntos de control

Es aconsejable que toda explotación ganadera identifique claramente donde se encuentran los puntos de riesgo y establezca de forma clara los puntos de control donde realizar los controles de forma rutinaria, así como que tipo de controles. Por definición, cuanto más sencillos sean los puntos de control y el tipo de control a realizar más efectivos seran, pero siempre hay que tener en cuenta que deben ser suficientes y fiables.

 

La observación del agua recogida de las canalizaciones en un envase de vidrio o plástico transparente es muy revelador si el agua está en malas condiciones, pero los puntos de control no son para detectar agua en malas condiciones, sino para adelantarnos y detectar cuando el agua puede estar en riesgo de convertirse en un vehículo de transmisión de las enfermedades. Hay que incluir mediciones para determinar el nivel de biocida  residual a lo largo de las tuberias y analíticas externas de forma periódica.

 

En los protocolos de trabajo de la explotación, tienen que contemplarse de forma periódica también  la limpieza y desinfección a fondo de todas las canalizaciones de agua, a ser posible siempre en ausencia de animales y dejando el tiempo suficiente para que sea efectiva.