Entrevista con María Somolinos (OX-CTA) - Bioseguridad

PDF
maria-somolinos-409x258.jpg

María Somolinos Lobera es Doctora en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza y  Product Manager en el Grupo OX

 

1.- ¿Qué queremos decir con higienización del agua?

 

La importancia del agua como agente transmisor de enfermedades ha quedado demostrada en muchas ocasiones.

El proceso de higienización del agua consiste en aplicar un tratamiento biocida que permita garantizar la calidad microbiológica de la misma, sin afectar a sus propiedades organolépticas y físico-químicas. Por tanto, con objeto de establecer un programa inteligente de gestión de bioseguridad

es esencial instaurar un sistema de higienización de agua, que ayudará a controlar el riesgo de transmisión de microorganismos patógenos, y contribuirá a una optimización de los índices productivos.

Por tanto, hoy en día la higienización del agua se considera un elemento fundamental para garantizar el máximo rendimiento de las explotaciones ganaderas.

2.- ¿Qué características debe reunir un agua correctamente higienizada? (microbiológicamente, etc.)

 

Desde el punto de vista microbiológico, un agua correctamente higienizada debería cumplir con las exigencias especificadas en el RD140/2003 para el agua de consumo humano, presentando ausencia de Coliformes, E. coli, Enterococcus y Clostridium, así como menos de 100 UFC/ml de microorganismos aerobios mesófilos.

Además, debería garantizarse la ausencia de microorganismos de interés a nivel de Salud Pública, así como de otros agentes que puedan afectar a la productividad de las explotaciones.

Por otra parte, un agua correctamente higienizada debería presentar ausencia de aquellos microorganismos que, como los protozoos, pueden enmascarar la presencia de otros agentes patógenos de riesgo.

Aparte de todo lo indicado anteriormente, las características organolépticas y físico-químicas del agua no deberán verse alteradas a causa del tratamiento de higienización, manteniéndose dentro de los niveles recomendados.

 

3.- ¿Dónde se focalizan los errores más frecuentes en el tratamiento del agua?

 

Los errores más habituales en relación al tratamiento del agua se centran en la elección del producto biocida, la elección del sistema dosificación, y la monitorización posterior.

En lo que se refiere a la elección del producto biocida, cabe señalar que es esencial trabajar siempre con productos registrados para la higienización del agua de consumo humano y animal, que hayan demostrado su eficacia biocida en laboratorios externos acreditados, así como su capacidad para controlar el biofilm.

El producto OX-AGUA 2ª GENERACIÓN cumple dichos requerimientos, sin renunciar a su carácter 100% biodegradable.

Por otro lado, en relación a la instalación del equipo dosificador, es esencial trabajar siempre bajo las directrices de una empresa especializada. En este sentido, Grupo OX desarrolla protocolos de trabajo “a medida”, realizando siempre una auditoría técnica previa, para conocer las necesidades específicas de cada explotación, con objeto de implementar el sistema de dosificación más adecuado en cada caso.

Finalmente, debe tenerse en cuenta que para garantizar un tratamiento óptimo del agua, se tiene que llevar a cabo un seguimiento periódico con objeto de verificar que calidad del agua es adecuada. Dicho seguimiento permitirá además tomar las medidas correctoras oportunas cuando sea necesario, garantizándose así la correcta calidad del agua a lo largo de todo el año. Por ello, el personal técnico de Grupo OX establece programas de monitorización adecuados a las exigencias y peculiaridades de cada explotación.

4.- ¿Cómo se debe realizar un control del agua?

 

Para llevar a cabo un control inteligente del agua se debe contactar con una empresa especializada en este ámbito de trabajo. En este sentido, Grupo OX siempre realiza una auditoría técnica inicial, que le permitirá conocer las necesidades específicas de la explotación, las peculiaridades del sistema de distribución de agua, y el historial analítico. Posteriormente, el Departamento Técnico de Grupo OX, en función de los datos recabados, decidirá el producto biocida, el sistema de dosificación y el protocolo de trabajo más adecuado en cada caso.

Una vez instalado dicho sistema de dosificación, se realiza una puesta a punto por parte de personal técnico especializado, que además se encargará de entregar al personal responsable de la explotación la herramienta de autocontrol, que le permitirá de forma rápida, sencilla y veraz, comprobar que el sistema de control de agua implementado funciona correctamente. Además, se establece un programa de muestreo periódico con objeto de monitorizar la calidad del agua, lo que sirve de base para instaurar las medidas correctoras oportunas cuando sea necesario.

5.- ¿Cada cuándo se debe revisar que el agua esté correctamente tratada?

 

En el contexto económico y legislativo actual, la gestión inteligente de la bioseguridad es fundamental, ya que representa una herramienta esencial para garantizar un máximo rendimiento, manteniendo siempre el compromiso de Seguridad Alimentaria.

Un aspecto clave de la gestión de la bioseguridad es la correcta realización de un tratamiento de higienización del agua. Por tanto, se aconseja revisar que el agua está correctamente tratada al menos dos veces al año, especialmente en los momentos críticos (cambios de estación, etc.).

6.- ¿Cuáles son los puntos críticos en los sistemas de distribución de agua de las instalaciones ganaderas?

 

Los principales puntos críticos son: los depósitos de agua, todos aquellos lugares de difícil acceso donde la formación de biofilm se ve favorecida, y los puntos finales de consumo. Por un lado, los depósitos de agua se consideran un posible punto crítico debido a que el agua se almacena en ellos durante un determinado periodo de tiempo. Si no están adecuadamente limpios y desinfectados, la proliferación microbiana se verá favorecida, poniendo en riesgo la calidad microbiológica del agua. Por otro lado, las tuberías y conducciones de agua (especialmente en instalaciones antiguas) son también un punto crítico, ya que pueden contener cierta cantidad de biofilm en su interior. Se ha demostrado que los microorganismos que se desarrollan en el biofilm pueden ser más resistentes a los desinfectantes químicos que los microorganismos de vida libre. Por ello, es esencial utilizar un método de higienización del agua que permita eliminar el biofilm existente, y evitar que éste vuelva a formarse. Finalmente, los puntos finales de consumo son también un punto crítico debido al posible riesgo de contagio horizontal entre animales que puede tener lugar en ellos. Para controlar este aspecto, se debe garantizar un residual constante de materia activa biocida en todos los puntos finales de consumo de agua.

7.- ¿Dónde se deben realizar los controles sanitarios del agua?

 

Lo ideal sería realizar los controles en los puntos finales del sistema de distribución de agua, ya que de este modo se estaría monitorizando la calidad del agua de todo el sistema. No obstante, debe tenerse en cuenta que el punto de análisis debe permitir la recogida de muestras de agua de forma higiénica, con objeto de que los resultados obtenidos sean veraces y representativos.

8.- Una vez hemos higienizado el agua, ¿podemos desentendernos de ella?

 

No, ya que tal y como se ha comentado anteriormente, es esencial establecer un programa de monitorización que permita detectar cualquier incidencia o cambio que pueda ocurrir en relación a la calidad de agua, con objeto de establecer las medidas correctoras que permitan subsanar la situación lo antes posible. En ese sentido, existen sistemas de autocontrol que permiten al personal responsable de la explotación, verificar e forma rápida y sencilla que el sistema de higienización instaurado está funcionando correctamente. Además, es importante revisar periódicamente que los equipos de dosificación funcionan correctamente, y tomar muestras de agua para verificar su calidad analíticamente. Estas operaciones de revisión y monitorización analítica debe llevarlas a cabo personal técnico especializado.

 

9.- ¿Qué función tienen los biocidas?

 

Los biocidas son productos esenciales para garantizar la calidad microbiológica del agua. No obstante, no todos los biocidas son iguales. Su contenido en ingredientes activos técnicos y su estabilización, pueden suponer grandes diferencias. En este sentido, OX-AGUA 2ª GENERACIÓN es un producto único que permite cumplir todas las funciones que tiene un biocida utilizado para el tratamiento del agua: inactivar los microorganismos que el agua lleva desde su origen, eliminar el biofilm existente en el interior de los elementos del sistema de distribución del agua, impedir que éste vuelva a formarse, y evitar el posible contagio horizontal entre animales a nivel de bebederos y otros puntos finales de uso del agua. Además, se trata de un producto 100% biodegradable, que no altera las propiedades organolépticas del agua.

 

10.- El biofilm: ¿es suficiente con higienizar el agua para eliminarlo?

 

No todos los productos utilizados para el tratamiento del agua permiten la eliminación del biofilm, ya que éste se encuentra fuertemente adherido a la superficie interna de los depósitos, tuberías y conducciones de agua, bebederos y puntos finales. Se ha demostrado que los microorganismos que se desarrollan en el biofilm pueden ser más resistentes a los desinfectantes químicos que los microorganismos de vida libre. Por ello, el biofilm es uno de los principales factores de riesgo en materia de calidad microbiológica del agua. Por esta razón para realizar un tratamiento inteligente de higienización del agua se deben utilizar productos y protocolos de trabajo que garanticen la eliminación del biofilm, y su posterior nueva formación. Grupo OX, con sus más de 15 años de experiencia en este ámbito, cuenta con soluciones exclusivas que aseguran un control absoluto del biofilm en instalaciones hídricas.

11.- ¿Es importante la calidad del agua que nos llega? ¿Siempre llega igual durante todo el año?

 

Con objeto de implementar el sistema de tratamiento del agua más adecuado en cada caso, es esencial conocer la calidad del agua que llega a la instalación.  No obstante, debido a la posible existencia del biofilm en el interior del sistema de distribución del agua, es importante establecer un programa de muestreo que permita conocer también la calidad del agua en el punto final de la explotación. La calidad del agua puede variar a lo largo del año, especialmente en los periodos de inestabilidad climatológica y en los cambios de estación. Por ello, resulta primordial establecer un programa de muestreo que permita verificar la calidad del agua a lo largo de todo el año.

12.- Las aguas de red pública, ¿son una garantía de agua perfecta?

 

No, en absoluto. De hecho, se ha constatado que muchas veces, cuando el agua de red pública llega a las explotaciones ganaderas, su calidad microbiológica no es la adecuada. Habitualmente, esto ocurre porque el agua de red pública suele estar tratada con productos clorados que no actúan frente al biofilm. Además, los productos clorados no garantizan un residual constante de biocida en los puntos finales de consumo de agua, especialmente cuando las explotaciones ganaderas están muy alejadas de los núcleos urbanos donde se localizan los puntos de control de agua de la red municipal. Por estas razones, aunque el agua utilizada sea de red pública, es necesario monitorizar su calidad microbiológica, e instalar un sistema alternativo de higienización del agua cuando se evidencien deficiencias.

13.- ¿Se puede utilizar agua procedente de lluvia para el consumo como agua de bebida? ¿Qué tratamiento debemos realizar?

 

El agua procedente de la lluvia sí que puede ser utilizada como agua de bebida para animales, siempre y cuando se haya sometido a un tratamiento de higienización previo. En este sentido, Grupo OX es especialista en implementar sistemas inteligentes de tratamiento del agua adaptados a las necesidades específicas en cada caso. En el caso concreto del uso de agua de lluvia, es esencial utilizar un equipo de dosificación automático que garantice un residual constante del producto biocida utilizado a las dosis recomendadas. Para sacar un máximo rendimiento del sistema de tratamiento del agua, será necesario llevar a cabo una supervisión y monitorización por parte del personal técnico especializado de Grupo OX.

PDF

1 comentario

Dejar respuesta

Tu email no será publicado. Campos marcados con * son obligatorios