¿una necesidad?" /> La higienización del agua ¿una necesidad? | Bioseguridad

La higienización del agua, ¿una necesidad?

higienizacion-agua-.png

Por Xavi Mora, Veterinario

El agua que circula por nuestras tuberías en las instalaciones ganaderas tiene como objetivo fundamental no desencadenar ningún problema de salud animal o, en el peor de los casos, de salud humana. Este objetivo se ha de complementar con las necesidades nutricionales de los animales ya que un porcentaje muy elevado del cuerpo corresponde a agua.

Cada vez conocemos más los mecanismos de acción de las bacterias y sus vehículos de transmisión, aportando por tanto mucho conocimiento a la lucha y control frente a las enfermedades infecciosas y, de entre ellos, las medidas de prevención en el control del agua son sin duda una de las que más resultados positivos reportan.

No podemos obviar que durante muchos siglos la presencia de enfermedades como el cólera en casi toda Europa se debía a su presencia en el agua de bebida que era la principal fuente de diseminación del proceso infectivo (no podemos dejar de lado que aún sigue dándose casos cuando aparecen desastres naturales que ponen en jaque la disponibilidad de agua potable.

Pero incluso hoy en día, en redes públicas que en teoría están totalmente controladas se declaran casos en la que el agua es el agente transmisor de las enfermedades (años 90 en Milwaukee, USA, con 400.000 personas afectadas). Por ello, ¿debemos confiar plenamente en nuestro suministrador de agua?.

En las granjas tenemos llegar a tener km de tuberías de agua, así como depósitos, boyas, codos, bebederos, etc que se convierten en un buen número de puntos críticos de contaminación. Si entramos un agua de calidad incuestionable, son numerosos los puntos de riesgo que nos pueden convertir ese agua potable en un vehículo de transmisión de enfermedades. Hoy por hoy, la única manera de asegurar la calidad y seguridad del agua desde el inicio hasta el fín es mediante sistemas de potabilización química.

Por norma general la potabilización química es el sistema más utilizado en USA y Europa, buscando un equilibrio entre la dosis a tratar y su permanencia o efecto residual en las conducciones de agua. En el norte de Europa el sistema más utilizado es el del ozono, pero no es un sistema de elección preferente ya que no tiene efecto residual y el riesgo de contaminación posterior es muy elevado.

 

Pero ¿por qué se contamina el agua?

El agua por definición ha de ser incolora, inodora e insípida, sin embago al ser el solvente universal, se le añaden multitud de contaminantes orgánicos que lo convierten en el caldo de cultivo por excelencia de las bacterias. Las bacterias medran en ella y se desplazan, habitualmente siguiendo el curso del agua, que va en dirección hacia el final de las conducciones y formando comunidades que forman el biofilm. Por tanto la contaminación microbiológica del agua no sólo es posible que ocurra, sino que es un riesgo de primer orden para nuestras explotaciones.

 

Determinación de Puntos de control

Es aconsejable que toda explotación ganadera identifique claramente donde se encuentran los puntos de riesgo y establezca de forma clara los puntos de control donde realizar los controles de forma rutinaria, así como que tipo de controles. Por definición, cuanto más sencillos sean los puntos de control y el tipo de control a realizar más efectivos seran, pero siempre hay que tener en cuenta que deben ser suficientes y fiables.

 

La observación del agua recogida de las canalizaciones en un envase de vidrio o plástico transparente es muy revelador si el agua está en malas condiciones, pero los puntos de control no son para detectar agua en malas condiciones, sino para adelantarnos y detectar cuando el agua puede estar en riesgo de convertirse en un vehículo de transmisión de las enfermedades. Hay que incluir mediciones para determinar el nivel de biocida  residual a lo largo de las tuberias y analíticas externas de forma periódica.

 

En los protocolos de trabajo de la explotación, tienen que contemplarse de forma periódica también  la limpieza y desinfección a fondo de todas las canalizaciones de agua, a ser posible siempre en ausencia de animales y dejando el tiempo suficiente para que sea efectiva.

Dejar respuesta

Tu email no será publicado. Campos marcados con * son obligatorios