Control de moscas en la producción lechera

PDF
Cabezales_Rumi8_830x300.jpg
Una práctica clave para las enfermedades y la pérdida de productividad

Las dos principales plagas de moscas que afectan a la producción ganadera intensiva son las moscas domésticas –Musca domestica– y las moscas de los establos –Stomoxys calcitrans–.

Mosca doméstica:

Las moscas domésticas no son una simple molestia, sino que son portadores de importantes organismos causantes de enfermedad.

Las moscas domésticas no son una simple molestia, sino que son portadores de importantes organismos causantes de enfermedad.

La mosca doméstica constituye una plaga bien conocida de carácter cosmopolita, tanto en las granjas como en los hogares. Esta especie siempre se encuentra asociada a los humanos o a la actividad humana. Se trata de la especie más común presente en granjas avícolas y de porcino, así como en establos y ranchos equinos.

Las grandes poblaciones de moscas, además de ser irritantes para los trabajadores de las granjas, cuando se encuentran cerca de las zonas habitadas por personas, pueden suponer un gran problema de salud pública1.

Mosca de los establos

El aparato bucal alargado y con forma de bayoneta, denominado probóscide, sirve para romper la piel, permitiendo la acumulación de sangre en la superficie cutánea, siendo estas picaduras bastante dolorosas.

Las moscas de los establos tienen un tamaño similar al de las moscas domésticas, pero el adulto tiene un aparato bucal perforante situado en la cabeza a modo de lanza y que le permite alimentarse de sangre. El ganado vacuno se ve irritado por esta plaga, lo que conduce a una reducción en su productivdad2.

La mosca doméstica es una de las plagas más importantes en la producción ganadera intensiva en Estados Unidos. Además, en muchas zonas también se está convirtiendo en un serio problema para el ganado en extensivo debido a la presencia de residuos de paja de las grandes balas de heno empleadas en su alimentación3.

Descripción y dinámica de poblaciones de las moscas

Los científicos han calculado que un par de moscas que comiencen a reproducirse en abril tienen el potencial, en condiciones óptimas, de engendrar hasta 191.010.000.000.000.000.000 moscas en agosto1

Patrones biológicos y de comportamiento de las moscas

Ovoposición:Las moscas domésticas ponen huevos en materia orgánica como estiércol y material en descomposición localizada bajo zonas con fugas de agua y en áreas difíciles de limpiar.

Descanso: Cuando las moscas domésticas no están poniendo huevos, se encuentran típicamente en las ventanas, puertas y techos de los edificios. Estos lugares de descanso generalmente se encuentran cerca de sus zonas preferidas de alimentación y de cópula, estando resguardados del viento. De noche, las moscas suelen permanecer inactivas4.

Alimentación: Cuando las moscas domésticas aterrizan sobre una superficie, vomitan y/o defecan. El vómito permite a la mosca disolver y consumir aquello que hay en la superficie. Así una mancha de color marrón claro corresponde con vómito, mientras que una mancha oscura corresponde con defecación.

Desarrollo: Los huevos de mosca eclosionan, se convierten en larvas en las zonas de cría antes de formar pupas y finalmente se transforman en adultos para repetir el ciclo vital a lo largo de toda la temporada de moscas1.El ciclo de desarrollo de la mosca, la densidad de población y las actividades diarias de estas moscas incluyen volar en una zona en particular dependiendo de los recursos, la temperatura y otros factores bióticos y abióticos.

Cuando el alimento no se encuentra limitado, las moscas completan su ciclo vital en aproximadamente:

Desplazamiento: Distintos estudios han demostrado que las moscas pueden recorrer distancias que oscilan entre 3,22 km y 32,19 km. Sus vuelos tienen el objetivo de buscar alimento y lugares de ovoposición, habiéndose comprobado que las moscas se desplazan más en zonas rurales que en zonas urbanas debido a que los asentamientos humanos se encuentran más dispersos4.

Condiciones ambientales: La temperatura ideal para el desarrollo de las moscas es de 26ºC, estando los limites térmicos inferior y superior en torno a los 12ºC y 45ºC, respectivamente. Los huevos pueden eclosionar 9 horas después de la ovoposición y pueden tardar hasta 7-10 días en completar la fase de huevo a adulto en condiciones ideales.

Un clima más fresco, un medio más seco y la escasez de alimento pueden prolongar el periodo de desarrollo de las moscas hasta 2 semanas o más.

Las moscas producen múltiples generaciones al año que pueden coincidir, pudiendo encontrarse todas las fases de desarrollo al mismo tiempo. Aunque el desarrollo depende de la temperatura, es posible que aparezcan múltiples generaciones al año en zonas tropicales y templadas debido a los hábitos peridomésticos4

 

 

Moscas de los establos: Las moscas de los establos tienen un tamaño similar al de las moscas domésticas (longitud corporal de 6-9,5 mm). Ambos tipos de moscas son comunes en las ganaderías lecheras, descansando sobre las paredes, balas de heno y otras superficies verticales, siendo especialmente llamativo cuando se están calentando durante la mañana en zonas iluminadas por el sol. Sin embargo, su apariencia física3 (especialmente su aparato bucal), su comportamiento y su postura difieren.

Ovoposición: Las moscas de los establos ponen sus huevos en paja húmeda, estiércol, pienso derramado, ensilado, pasto cortado y otros tipos de vegetación en descomposición.

Alimentación: El ganado vacuno se ve especialmente irritado por las moscas de los establos durante los meses de verano. Tanto los machos como las hembras de mosca de los establos ingieren sangre varias veces al día, tomando una o dos gotas cada vez.

Disminución de la producción: El pataleo de las vacas es un buen indicador de la presencia de moscas de los establos, ya que suelen atacar las extremidades y la región ventral de los animales. Como consecuencia de las dolorosas picaduras y la fatiga asociada a los esfuerzos de los animales por espantar a las moscas, el rendimiento de los rebaños infestados desciende2

Desplazamiento: Las moscas de los establos son buenos voladores, habiéndose visto que son capaces de recorrer largas distancias desde su lugar de cría, dispersándose localmente, particularmente en granjas o entre las mismas. Cabe destacar que las larvas y pupas5 de estas moscas pueden hibernar en el suelo bajo materia orgánica.

Transmisión de enfermedades & impacto sobre la productividad

Las moscas domésticas constituyen un verdadero riesgo para la salud animal y humana al diseminar varias enfermedades en torno a las instalaciones de cría y las áreas residenciales adyacentes.

En las instalaciones lecheras, las moscas se alimentan de la leche que gotea de las ubres de animales enfermos, propagando enfermedades como la mastitis bovina a animales sanos4.

Resistencias antimicrobianas : El control de moscas podría considerarse como una forma de reducir la propagación de enfermedades en las granjas, minimizando también la necesidad de usar antibióticos para tratar esas enfermedades.

Las moscas albergan y propagan bacterias resistentes a los antibióticos, tanto en las granjas como en los entornos hospitalarios. Por ello, controlar las moscas4 es una forma de reducir la diseminación de bacterias resistentes.

 

 

 

La abundancia de moscas también puede suponer una importante molestia en la granja y en las comunidades cercanas. Así, los nuevos vecinos suelen presionar a los granjeros para que mantengan las poblaciones de moscas al mínimo2

Las moscas de los establos:

Las moscas de los establos pasan gran parte de su vida fuera del animal, pero se mueven hacia ellos para picar y alimentarse de su sangre aproximadamente una vez al día.

Perdidas económicas : Un promedio de más de 5 moscas por pata de vaca tendrá un coste económico.

  • En el caso de ganado joven, se puede producir una reducción significativa en la ganancia de peso, viéndose afectada negativamente la eficiencia alimentaria con un incremento en los costes de alimentación3.
  • La reducción en la ganancia de peso y producción de leche se debe, principalmente, al comportamiento de evitación de los animales (concentración del ganado) que reduce el tiempo que pasan comiendo y descansando3,5.
  • Recientes estudios han demostrado que los costes para la industria ganadera de EE.UU. asociados a las moscas de los establos ascienden a 2,2 billones de dólares5.

Con la liberación de grandes cantidades de moscas de los establos cerca de instalaciones lecheras, la producción de leche descendió en 1,49 kg/día (3,3 lb/día)3.

Es interesante tomar en consideración un estudio llevado a cabo en Nebraska en el que se midió la ganancia de peso en vacuno de carne expuesto a moscas de los establos en un ambiente controlado. En este caso se comprobó que de 2,5 a 5,0 moscas por pata contribuyó a la reducción de la ganancia de peso y a un empeoramiento de la eficiencia alimentaria en el engorde3.

Descripción de los sistemas de manejo y zonas de reproducción

Cada ganadería lechera tiene unas instalaciones únicas y unos sistemas de manejo asociados. Lo que hay en común en todas las lecherías son las zonas de reproducción de moscas.

Los principales sitios de reproducción de moscas de las instalaciones ganaderas se encuentran en y alrededor de2:

  • Corrales de terneros, especialmente en las esquinas
  • Áreas de fugas y derrames de los silos
  • Establos y corrales de los animales
  • Zonas de preparación y almacenamiento del alimento, pesebres y zonas cerca de las fuentes de agua
  • Áreas de terneros, maternidad y enfermería
  • Tolvas
  • Tanques de agua
  • Zonas de gestión de estiércol interiores y exteriores

Manejo Integrado de plagas (MIP)

El Manejo Integrado de Plagas (MIP) de las poblaciones de moscas es el protocolo recomendado para la implementación con éxito de un programa de control de moscas en y alrededor de lecherías4.

Monitorización: La monitorización de la población de moscas es una parte indispensable del MIP, habiéndose desarrollado varias herramientas de monitorización de larvas y adultos que permiten a los ganaderos monitorizar la aparición de las moscas adultos, proporcionando una base para la temporalización y la frecuencia de aplicación de los sprays (ver Tabla 1)4.

Higiene: La higiene permite eliminar las áreas de reproducción de moscas, resultando en la reducción de larvas y áreas viables para que los adultos pongan sus huevos.

Estiércol: Dependiendo del tipo de instalación lechera, la gestión del estiércol seco es muy efectiva para la reducción de las poblaciones de moscas. Cuando sea posible, la retirada frecuente del estiércol previene la acumulación de moscas, rompiendo su ciclo vital.

Es importante dispersar el estiércol ligeramente en el exterior para provocar la muerte de los huevos y las larvas por desecación

Instalaciones: Es importante evitar la acumulación de alimento derramado y regular el flujo en las fuentes de agua, previniendo/reparando fugas.

Se debe garantizar una buena ventilación transversal, asegurándose un buen enrejillado del suelo para que el exceso de agua drene lejos de las instalaciones3.

Los problemas de drenaje que permiten que el estiércol se mezcle con la tierra y que se acumule a lo largo de los vallados deberían subsanarse.

Los huecos debajo de las tolvas donde el alimento húmedo pueda acumularse deberían sellarse2.

También se recomienda mantener la hierba y la vegetación recortada para eliminar las zonas de descanso de las moscas.

Control mecánico: El control mecánico conlleva el uso de dispositivos de control de moscas o la retirada del estiércol, incluyendo las barreras físicas como las pantallas o ventiladores para prevenir la entrada de moscas, las trampas, los matamoscas eléctricos y los raspadores automáticos para la retirada constante del estiércol de los edificios1.

Control biológico: El control biológico debería formar parte de un programa integral de control de moscas en la producción animal.Las estrategias de biocontrol incluyen prácticas como:

  • La provisión de un refugio de estiércol temporal para los enemigos naturales de las moscas
  • Uso selectivo de pesticidas menos tóxicos
  • Control de la humedad del estiércol a bajos niveles para incrementar la eficiencia de los enemigos naturales

Depredadores:Las avispas parasitoides, los escarabajos depredadores y los ácaros se emplean para el control de los estadios larvarios de las moscas. La liberación de la especie y variante correcta en el momento y cantidad adecuadas es esencial para un control efectivo.

Adicionalmente, varias especies de nematodos entomopatogénicos han sido estudiados extensamente como potenciales agentes de biocontrol frente a moscas4.

Patógenos: Podrían ser interesantes como agentes de control de moscas, existiendo varios estudios que han tratado de examinar aislados virulentos para desarrollar formulaciones apropiadas y estrategias aplicables en el campo.

Extractos vegetales: Adicionalmente, se han utilizado materiales vegetales y aceites esenciales derivados de plantas desde la antigüedad para repeler o matar las moscas, habiendo atraído de nuevo el interés para su comercialización para el MIP4.

Control químico: El uso de productos químicos en torno al ganado lechero lactante está limitado, debiéndose leer y seguir las instrucciones de las etiquetas.

Uso responsable de insecticidas: El uso de insecticidas para el control de las moscas es un componente importante de un programa de control integral de moscas. Es imposible erradicar todas las moscas, por lo que las prácticas de control se centran en reducir las poblaciones de moscas a unos niveles tolerables.1

Los productores deben monitorizar las poblaciones de moscas con regularidad para poder evaluar el programa de control de moscas y decidir cuándo es necesario aplicar insecticidas, siendo necesario guardar registros precisos sobre los productos químicos y las dosis empleadas.

Una temporalización inapropiada y el uso indiscriminado de insecticidas, combinado con un mal manejo del estiércol, de la humedad y de las prácticas de higiene incrementarán las poblaciones de moscas y la necesidad de la aplicación adicional de insecticidas.1

Siempre es recomendable emplear productos con eficacia probada, alternando piretroides, organofosforados, neonicotinoides, espinosinos, insecticidas reguladores del crecimiento (IGRs – Insect Growth Regulators)6

Es importante gestionar las posibles resistencias a los insecticidas, siendo necesario aplicar un programa integral de control de plagas:

  • Evitando la aplicación innecesaria de insecticidas
  • Utilizando métodos de control físicos o biológicos
  • Conservando áreas libres de tratamientos químicos donde las plagas susceptibles sobreviven

En los casos en los que el uso de pesticidas se convierte en la única herramienta de control, el manejo de las resistencias requiere una rotación de pesticidas, cambiando entre distintos compuestos químicos diferentes mecanismos de acción.

Rotación de insecticidas: La Figura 3 muestra un ejemplo de plan de rotación de insecticidas, incluyendo algunos de los principales tipos de insecticidas disponibles en el mercado.6

Es importante tener en cuenta que la rotación entre piretroides y organofosforados no es recomendable debido a las potenciales resistencias cruzadas existentes entre ambos grupos, posiblemente relacionadas con la acción enzimática de las esterasas o monooxigenasas.6

Aplicación de insecticidas: Los IGR pueden emplearse conjuntamente con cualquier adulticida, ya que sus mecanismos de acción difieren, debiendo emplearse únicamente insecticidas aprobados (registrados) y siguiendo las indicaciones del etiquetado.1

Aplicaciones de adulticidas: La aplicación selectiva de productos químicos en las paredes y techos de las instalaciones lecheras donde descansan las moscas, así como el empleo de cebos en paneles y estaciones, es compatible con el uso de agentes biológicos, siempre y cuando se evite la contaminación del estiércol.1

Aplicación de larvicidas: Los larvicidas son productos químicos que se aplican directamente sobre el estiércol para matar las larvas.

Pueden aplicarse de forma puntual en spray, mediante gránulos o a través de premezclas.

Tratamientos frente a las moscas de los establos

Pueden emplearse insecticidas pulverizados sobre los animales. Sin embargo, aunque este método proporciona cierto alivio de los animales al reducir las picaduras, el control logrado es de corta duración.2

Problemas comunitarios relacionados con la producción animal intensiva

Las CAFOs (Confined Animal Feeding Operations) son instalaciones agrícolas industriales a gran escala donde se crían animales, normalmente en grandes densidades, para la producción de carne, huevos o leche.

Las residencias cercanas a estos centros suelen tener mayores poblaciones de moscas que los hogares típicos7. Los conflictos surgidos entre las comunidades y los encargados de las CAFOs van en aumento debido al incremento del tamaño de las granjas para mantenerse competitivas8.

Los conflictos entre las CAFOs y los residentes locales cuando las moscas invaden el vecindario han resultado en acciones en el ámbito de la salud pública, llegando a litigaciones. Por ello, las CAFOs deben desarrollar y mantener un programa MIP exitoso para reducir y controlar las poblaciones de moscas.

Las moscas domésticas y de los establos son una importante plaga en las instalaciones lecheras debido a la amplia disponibilidad de zonas de reproducción.

Las moscas domésticas son portadoras de enfermedades y las moscas de los establos se alimentan de sangre, causando dolor al ganado y repercutiendo negativamente en los costes económicos.

Las moscas domésticas, incluso en pequeñas cantidades, provocan una reducción de la productividad y la producción de leche.

Las poblaciones de moscas domésticas y de los establos pueden crecer rápidamente, volviéndose incontrolables en poco tiempo.

Las poblaciones de moscas de las CAFOs que invaden a los vecinos próximos pueden resultar en intervenciones de salud pública y/o legales.

Un programa MIP exitoso resultará en el control de las poblaciones para llegar a unos niveles tolerables.

La rotación entre los distintos tipos adecuados de insecticidas es clave para evitar el desarrollo de resistencias.

La higiene, la retirada o tratamiento de los puntos de reproducción es esencial para el éxito de un programa de control de moscas.

PDF
    get_the_title
  • Av de la Industria 30
    28108 Alcobendas (Madrid)
    España
  • 91 66 35 000
  • www.elanco.es

Dejar respuesta

Tu email no será publicado. Campos marcados con * son obligatorios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies