Artículo

Entrevista-Maria-Somolinos.png
14min0

¿QUÉ NOVEDADES PRESENTA OX-CTA EN MATERIA DE CALIDAD DE AGUAS?

oxsiha oxctaEn este ámbito durante el año 2017 OX-CTA está realizando el lanzamiento de OX-SIHA (OX-Sistema Integral de Higienización del Agua).

Este sistema representa un gran avance en términos de innovación tecnológica, trazabilidad, control y salubridad.


SUENA INTERESANTE. CUÉNTANOS MÁS DETALLADAMENTE, ¿QUÉ ES OX-SIHA?

OX-SIHA es un sistema global de gestión del agua que se articula en varios módulos:

  • MÓDULO 1:  Muestreo y detección. 

    Hemos desarrollado un equipo de muestreo capaz de tomar de forma automática muestras representativas de agua para proceder después al análisis “in situ” de protozoos. Para ello, hemos desarrollado un sistema de detección de protozoos mediante innovadoras técnicas de biología molecular.

  • MÓDULO 2: Monitorización y dosificación

    Se pone a disposición del cliente la posibilidad de monitorizar los parámetros de interés en materia de calidad de agua. La monitorización se realiza mediante sondas que envían datos a la plataforma web para poder tener una lectura de resultados en tiempo real.

    La dosificación de productos biocidas se realiza mediante paneles automáticos que integran sonda de medida de residual biocida en agua.

    Para poder ir un paso más allá, se ha desarrollado iOX-Water: actuador diseñado específicamente para cubrir las necesidades del sistema en materia de control de dosificación, avisos, alarmas, control de consumo de producto, etc.

  • MÓDULO 3: Producto biocida

    Con objeto de garantizar la eficacia total frente a protozoos en agua, se ha desarrollado el producto OX-AGUA 3G, que ya está registrado en España para el tratamiento del agua de consumo.

  • MÓDULO 4: Control remoto

    Se ha desarrollado una plataforma web 4.0 capaz de garantizar la total trazabilidad del sistema. Esta plataforma integra una herramienta única en materia de evaluación del riesgo en términos de calidad del agua. Este sistema permite el control en tiempo real de todos los parámetros de interés, con posibilidad de toma de medidas correctoras de forma objetiva e inmediata.


El carácter modular del sistema facilita la implantación en clientes de diversa índole, con requisitos y necesidades muy diferentes.


HABLAS DE LA IDENTIFICACIÓN Y EL CONTROL DE PROTOZOOS EN AGUA. ¿ES HABITUAL ENCONTRAR ESTE TIPO DE MICROORGANISMOS EN EL AGUA? ¿Y QUÉ REPERCUSIONES PUEDEN TENER?

Si, existen numerosas referencias bibliográficas que demuestran la existencia de protozoos en agua de diferente naturaleza: pozos, ríos, agua salada, agua de consumo…incluso se ha demostrado su existencia en agua mineral embotellada!

Es cierto que los protozoos por si mismos pueden causar ciertas patologías, pero su papel protagonista a nivel de calidad de agua se debe a que, en su interior, pueden albergar grandes cantidades de bacterias patógenas vivas. Esto se debe a que los protozoos se alimentan de bacterias, virus, hongos, etc. Estos microorganismos muchas veces son capaces de resistir los procesos de fagocitosis en el interior de los protozoos, pudiendo sobrevivir e incluso llegar a multiplicarse.

bacterias dentro de protozoo

De esta forma, los protozoos se convierten en organismos potencialmente patógenos de alto riesgo para la salud humana y animal.


¿QUÉ TIPO DE PATÓGENOS SE HAN ENCONTRADO EN EL INTERIOR DE LOS PROTOZOOS?

En el interior de los protozoos que habitan habitualmente en el agua se han encontrado bacterias patógenas de gran interés desde el punto de vista de Salud Pública y la Productividad Zootécnica, tales como: E. coli, Campylobacter, Salmonella, S. aureus o Listeria.

De hecho, las bacterias situadas en el interior de los protozoos que habitan ambientes acuáticos son las responsables de la persistencia de Coliformes en aguas de consumo tratadas con biocidas clorados.


LOS TRATAMIENTOS QUE SE APLICAN HABITUALMENTE PARA LA HIGIENIZACIÓN DEL AGUA, ¿SON EFECTIVOS FRENTE A LOS PROTOZOOS?

Lamentablemente no.

Durante el desarrollo del proyecto OX-SIHA se han ejecutado multitud de ensayos de eficacia en organismos independientes de investigación, y se ha podido demostrar que los productos clorados (hipoclorito sódico y dióxido de cloro), así como el peróxido de hidrógeno, no llegan a alcanzar niveles satisfactorios de inactivación protozoaria en agua.

ox aguaPor ello, ha sido necesario desarrollar y registrar un producto biocida específico, OX-AGUA 3G. Este formulado sí que ha demostrado eficacia frente a los protozoos más habituales en agua, permitiendo un control efectivo.


TENIENDO EN CUENTA TODO LO QUE NOS HAS CONTADO SOBRE
OX-SIHA
, VEMOS QUE SE TRATA DE UN PROYECTO MUY INNOVADOR. ¿HA CONTADO OX-CTA CON ALGÚN TIPO APOYO PARA SU EJECUCIÓN?


Lo cierto es que
OX-SIHA es un proyecto que fue ideado exclusivamente por OX-CTA.

No obstante, al tratarse de un proyecto de gran envergadura que encaja a la perfección con las directrices europeas en materia de gestión de aguas, OX-CTA decidió presentar su candidatura al programa Horizonte 2020.

Este programa de apoyo a la investigación es tremendamente competitivo y muy exigente, ya que de entre todos los proyectos presentados en un inicio, muy pocos logran finalmente el apoyo solicitado.

No obstante, en este caso OX-SIHA fue desde el principio un proyecto ganador, que logró formar parte de los elegidos para integrarse en la élite de proyectos cofinanciados por fondos europeos. Este hecho ha permitido que OX-SIHA haya podido contar con organismos independientes de investigación de reconocido prestigio para la validación de los sistemas, equipos y productos desarrollados.


El apoyo europeo a este tipo de iniciativas supone un impulso de gran utilidad que incrementa la repercusión de los proyectos desarrollados.


¿SE ESTÁ COMERCIALIZANDO YA
OX-SIHA?

Sí, en la actualidad OX-SIHA ya se está comercializando a nivel nacional en los sectores de:

  • Sanidad Animal (agua de consumo animal y agua de limpieza de instalaciones pecuarias)
  • Salud Pública (agua de consumo humano)
  • Industria Alimentaria (agua de proceso y agua de limpieza y desinfección)


El interés por parte de los clientes está siendo elevado, acogiendo
OX-SIHA como una innovación muy resolutiva desde el punto de vista técnico y operativo.


SUPONEMOS QUE CON TODO LO QUE NOS HAS CONTADO EN OX-CTA HABRÉIS ESTADO MUY CENTRADOS EN
OX-SIHA. NO OBSTANTE, ¿HAY ALGUNA OTRA NOVEDAD EN TÉRMINOS DE BIOSEGURIDAD QUE NOS QUERÁIS INDICAR?

Por supuesto.

Hemos estado trabajando de forma muy intensa en OX-SIHA, pero durante los últimos meses también nos ha quedado tiempo para avanzar en otros ámbitos, como por ejemplo, el desarrollo de sistemas específicos de desinfección ambiental y de superficies vía aérea.

En este sentido, destacar que desde OX-CTA se ha desarrollado:  OX-BIO TECH DISINFECTION, sistema que combina la eficacia y el carácter ecológico de los productos OX con la precisión de equipos atomizadores de última generación de diseño propio.

El sistema de atomización de los equipos AIR SOLUTION garantiza el tratamiento incluso en las zonas más inaccesibles.

La eficacia del sistema de dispersión de microgotas de la gama de productos OX, junto con la facilidad de uso de los equipos, al ser móviles, confieren a la gama de equipos gran versatilidad y fiabilidad en la desinfección de superficies y ambientes vía aérea. Este tipo de sistemas se consideran hoy en día el complemento ideal a las labores habituales de limpieza y desinfección.

cloro.png
12min0

El agua es un nutriente fundamental en la alimentación de los animales, ya que tiene una incidencia directa en los ciclos biológicos y es determinante para mantener unas constantes fisiológicas y productivas adecuadas.

A pesar de ello, en muchas ocasiones, el agua actúa como vehículo de entrada de microorganismos patógenos a las explotaciones.

Cada día más productores se dan cuenta de los enormes beneficios que obtienen al ofrecer a sus animales un agua de alta calidad microbiológica y físico-química.

De hecho, las Guías de buenas prácticas de producción recalcan que el agua debe cumplir una serie de características como (MAPAMA 2005, GBPs):

  • La ausencia de olores, sabores y colores extraños
  • La ausencia de bacterias coliformes


En este contexto, es igualmente importante considerar las conducciones del agua dentro de las explotaciones como un punto donde se puede acumular suciedad y donde pueden proliferar los microorganismos.

Por ello, es fundamental que las explotaciones cuenten con un sistema de abastecimiento adecuado, limpio y desinfectado, que garantice la no contaminación de las aguas (D. W. Schaffner, 2016).

Así, el tratamiento del agua constituye un punto clave de la bioseguridad en de las explotaciones ganaderas.

Dentro del amplio abanico de productos para el tratamiento del agua, destaca la enorme utilidad del dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un gas verde amarillento, muy soluble en agua, que actúa como un potente biocida oxidante selectivo. Esto permite una menor dosificación para lograr un residual estable.


Su gran capacidad microbiocida lo convierte en un producto desinfectante de amplio espectro; frente a bacterias, virus, hongos e incluso esporas y ooquistes.

De hecho, su eficacia se encuentra demostrada frente a múltiples patógenos de importancia en Sanidad Animal, como son E. coli, L. monocytogenes, Salmonella spp. o el virus de la Influenza A (Hwang CA y col, 2017).

Su mecanismo de acción es por penetración directa a través de las membranas de las células, inhibiendo el mecanismo de síntesis proteica y provocando su destrucción.

inhibicion sintesis proteica

En disolución acuosa, el ClO2 apenas se encuentra disociado pudiendo ejercer su acción desinfectante de forma muy independiente del pH, actuando en un rango que va desde 4-9.

Debido a su mecanismo de acción, se puede decir que el dióxido de cloro no interfiere con la materia orgánica en el agua, que muchas veces inactiva la acción de otros desinfectantes. Esto hace que sea efectivo incluso en aguas con alto contenido en materia orgánica y que, además, no genera residuos que habitualmente otros compuestos, como el cloro, generan al reaccionar con ella.


Finalmente, es importante recalcar la gran eficacia del dióxido de cloro para la eliminación del biofilm en las conducciones, que es uno de los principales factores de riesgo para la calidad microbiológica del agua.

Por tanto, para lograr un alto nivel de bioseguridad en una explotación, se debe tener en cuenta no solamente la carga microbiana que el agua trae desde su origen, sino también el riesgo que presenta la posible existencia de biofilm en la instalación.

Ante esto, el DIÓXIDO DE CLORO destruye los puentes disulfuro que se forman en el biofilm, eliminándolo y pudiendo actuar así contra las bacterias que se encuentran protegidas en él.

eliminacion biofilm

En resumen, las características que hacen del dióxido de cloro un desinfectante ideal para la higienización de las aguas en las explotaciones ganaderas son:

  • Amplio espectro y alto poder biocida
  • Acción muy selectiva lo que posibilita su uso a dosis muy bajas
  • Activo en presencia de materia orgánica
  • Alta eficacia frente a biofilm
  • Actividad en un amplio rango de pH (4-9)
propiedades de un desinfectante

El dióxido de cloro, por ser un gas que se puede comportar de manera inestable, debe generarse en el momento de su uso.

Dentro del amplio abanico de opciones para su generación, es importante considerar, además de la eficacia y del coste, el riesgo que puedan suponer para la salud de los trabajadores que con ellos operan.

Así pues, hay ciertos mecanismos, como pueden ser las mezclas de dos líquidos (A + B), o los generadores, que requieren extremas medidas de seguridad ya que en su labor emplean productos, como por ejemplo el ácido clorhídrico, que son peligrosos, irritantes y corrosivos, dificultando su gestión.

Por otra parte, se debe tener en cuenta la estabilidad; cuando el dióxido de cloro se genera a partir de dos compuestos líquidos, además de los desajustes por dosis y manejo, se degrada rápidamente por lo que su uso debe ser inmediato y la dosis no logra mantener estable en un recorrido largo.

Hay otras alternativas en el mercado con productos sólidos que contienen los precursores del DIÓXIDO DE CLORO estabilizados, necesitando exclusivamente agua para ser activados, lo que, además de generar un producto mucho más estable, reduce significativamente los riesgos y residuos.

Normalmente un manejo de productos sólidos es siempre más seguro que de líquidos.

pastillas dutrionLas pastillas Dutrion, generadoras de dióxido de cloro, tienen una alta capacidad desinfectante de amplio espectro de acción. Actúan penetrando dentro de la membrana plasmática bacteriana y atacando a su ARN.

Se presenta en forma de pastillas de rápida disolución en agua fría o caliente, y es eficaz en un amplio rango de valores de pH del agua (4-10), sin modificarlo.

DUTRION es muy selectivo en su actuación, lo cual permite su empleo a bajas dosis y es activo en aguas con un alto contenido en materia orgánica. Además previene la formación del biofilm en las conducciones de agua, y es compatible con medicamentos.

Este producto presenta como ventaja su facilidad de manejo, que reduce riesgos para las personas que lo manipulan. Además, no genera residuos ni subproductos tóxicos o corrosivos y está aprobado como tratamiento para la sanitización del agua de consumo humano.

Las pastillas son sencillas de usar, ya sea directamente en balsas o depósitos, o con equipos dosificadores, y cuentan con una larga vida útil, pudiendo almacenarse fácilmente durante más de 2 años.

futuro-libre-antibioticos-1.png
19min0

En 1929 el descubrimiento del Doctor Fleming supuso una revolución para la Sanidad. Aquel hongo capaz de inhibir el crecimiento de unas bacterias ha cambiado la vida a muchos seres vivos. Y no solo nos referimos a los humanos y los animales que no han muerto, sino también al sector farmacéutico que investiga constantemente para encontrar nuevos antibióticos.

Desde entonces, estas investigaciones han descubierto hasta cinco familias con gran número de antibióticos diferentes en cada una de ellas. De esta manera se ha ido solucionando las resistencias que los diferentes microorganísmos han ido desarrollando como método de defensa para tratar de no ser inhibidas.

 

EL PROBLEMA DEL MAL USO DE ANTIBIOTICOS HA DISMINUIDO SU EFICACIA

Un abuso desmesurado de estos productos, y la dificultad cada vez mayor de encontrar nuevos principios activos ha llevado a que sea difícil la lucha eficiente contra los gérmenes y controlar así infecciones que en otros momentos si se solucionaban, como pulmonías, disenterías o septicemias.

El Centro europeo para el control de enfermedades (ECDC) advirtió recientemente de que las bacterias en humanos, alimentos y animales muestran creciente resistencia a los antibióticos más utilizados.

estrategia OMS

Los científicos creen que la resistencia al ciprofloxacin, un antimicrobiano muy importante en el tratamiento de infecciones en humanos, es ya muy alto en el caso del Campylobacter, lo que reduce las opciones de tratamiento efectivo para graves infecciones alimentarias.

Asimismo, la bacteria de la salmonella resistente a los medicamentos continúa extendiéndose en Europa.

Ante esta situación, expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) han revisado las medidas adoptadas por la Unión Europea (UE) para reducir el uso de antimicrobianos en animales y creen que no hay una solución única y que el enfoque debe de involucrar desde los gobiernos hasta los productores.

evolucion antibioticos

En los últimos años, se ha introducido en la sociedad un intenso debate sobre si el abuso de antibióticos y generación de resistencias es más responsabilidad del sector médico o veterinario (donde todos conocemos los periodos de retirada de cada producto y estamos convencidos de que se respetan).

Desde que en Europa existe el ESVAC (Monitoreo europeo del consumo de Antimicrobianos Veterinarios) que mide el consumo de antibiótico por animal y País y permite sacar conclusiones, con el fin de identificar factores que puedan dar lugar al desarrollo y diseminación de resistencias antibióticas.

Como ocurre en Sanidad humana (donde España es el segundo mayor consumidor europeo de antibióticos), hay una importante diferencia de consumo entre norte y sur de Europa.

Observando los últimos datos obtenidos, España es el país europeo con más consumo de antibióticos en animales (teniendo en cuenta el número de animales y el peso al que son tratados).

consumo antibioticos

Además, la cifra ha aumentado en los últimos años. Otros Países del sur de Europa, como Italia, Chipre o Portugal, también presentaron valores muy altos.

En cambio, la situación parece diferente en el norte de Europa. En Dinamarca, a pesar de ser uno de los principales productores de porcino de Europa, el uso de antibióticos se redujo tras establecer recientemente un Programa Danés de monitoreo del consumo y resistencia bacteriana en animales, alimentos y humanos (DANMAP), que controla el consumo en cada explotación y sanciona a las que incrementan su consumo.

Ante esta situación, todos los agentes implicados dirigen sus líneas de trabajo a tratar de solucionarlo.

En España se ha puesto en marcha un Plan Nacional de Resistencia a los Antibioticos que basado en la Directriz CE 2015/C 299/04 para una utilización prudente de los antimicrobianos en la medicina veterinaria con medidas que están enfocadas al uso de estos productos antibióticos solo como curativos y nunca como preventivos gracias a buenas practicas (el veterinario debe de ser “Gestor de la Salud animal”).

Se propone mejorar el sistema ganadero actual mediante la aplicación de prácticas de bioseguridad que impidan la introducción y propagación de las enfermedades en las granjas. Se pretende lograr una concienciación de toda la sociedad frente a este problema

Este plan se basa en seis puntos:

  • Vigilancia del consumo de antibióticos y las resistencias microbianas.
  • Control de las resistencias bacterianas.
  • Identificar e impulsar medidas alternativas y/o complementarias de prevención y tratamiento.
  • Definir las prioridades de investigación.
  • Formación e información a los profesionales sanitarios.
  • Comunicación y sensibilización de la población en su conjunto y de subgrupos de población

plan de lucha frente a resistencias antimicrobianas

A su vez las instituciones dedicadas a la investigación apoyan los proyectos de nuevos productos nutricionales que han demostrado su eficiencia para mejorar la salud animal y por tanto reducen el uso de antibióticos. Son muchos los autores que hablan de la “Salud intestinal” como la base para una mejor producción de nuestros animales ya que con ella mejoramos su rendimiento. Y esta la condicionan:

  • La dieta (agua y alimento)
  • La integridad del sistema digestivo y del sistema inmunitario
  • La composición de la microbiota

factores para mejorar salud intestino

Toda aquella actuación que consigue proteger estos factores, logra un mejor estado sanitario en el animal (no podemos olvidar que en el tracto digestivo se concentra el 70% de la respuesta inmune) y por tanto una mejora en sus índices productivos, lo cual supone una producción más rentable para el ganadero y más segura para el consumidor.

 

EXISTEN SOLUCIONES QUE ESTAN DEMOSTRANDO SER EFICACES

Cada día se desarrollan nuevas combinaciones de productos extraídos directamente desde la naturaleza, que históricamente ya se han usado como tratamientos naturales de patologías.

Estos productos poseen la ventaja añadida de que no necesitan periodo de supresión. Además, si estas sustancias se acompañan con otros oligoelementos (como el Zinc o el Cobre), que no se necesitan nada más que en cantidades ínfimas, el resultado es una labor protectora muy efectiva.

Como recoge el Doctor Ricardo Cepero del Departamento de Producción Animal y Ciencia de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria. Universidad de Zaragoza, en su trabajo “Retirada de los antibióticos promotores de crecimiento en la unión europea: causas y consecuencias” los aditivos sustitutivos de antibióticos pueden clasificarse en:

  • Con acción sobre la inmunidad
    • Inmunoglobulinas en pienso
    • Inmunoestimuladores
    • Nutrientes inmunomoduladores
  • Modificadores de la Microbiota intestinal
    • Prebioticos
    • Probioticos
    • Simbioticos
  • Favorecedores de un ambiente intestinal adecuado
    • Enzimas
    • Ácidos orgánicos, sus sales y esteres
    • Extractos de plantas, especias y aceites esenciales
    • Productos biotecnológicos

alternativas a los antibioticos

Muchos de los productos vegetales que poseen componentes con capacidad de actuación dentro de alguno de los grupos anteriormente citados, son hoy una realidad y se comercializan con éxito, ya que mejoran los índices productivos, sustituyendo el uso de antibióticos.

Cada día se está investigando en nuevos productos y los resultados son muy alentadores.

Los Prebioticos más interesantes, ya que se llevan investigando más tiempo y se conoce más de ellos, son la Inulina (que se encuentran generalmente en las raíces, tubérculos y rizomas de plantas como achicoria, diente de león, etc) y los Frutoligosacáridos (FOS) (que se encuentran presentes en muchas frutas y vegetales tales como la banana, cebolla, raíz de achicoria, ajo, espárrago, cebada, trigo y ajo porro) que llegan a modificar la microbiota, ya que fácilmente los fermenta la microflora beneficiosa y disminuye el pH intestinal y en este medio ácido se dificulta la colonización de enterobacterias y se observa reducción de E. coli en heces.

Y otros, como los Mannaoligosacaridos (MOS) (carbohidratos derivados de la pared de la célula de la levadura Saccharomyces cerevisiae), son capaces de adherirse a Salmonella y E. coli y llegan a bloquearlo.

Parecido ocurre con las Lecitinas (se encuentra fácilmente disponible a partir de fuentes como la soja, colza, algodón y girasol) que consiguen reducir la adherencia bacteriana, minimizando su capacidad de dañar la pared intestinal.

Dentro del grupo de los extractos de plantas, como derivados del lúpulo, la algarroba o el tomillo, cabe destacar que algunos de sus componentes (taninos, citroflavonoides, polifenoles naturales, etc) funcionan principalmente como antiinflamatorios ya que suprimen la producción de citosinas inflamatorias en macrófagos, consiguiendo una más eficiente actuación del tracto digestivo.

Existen algunos otros que poseen capacidad de ayudar a la maduración de la mucosa intestinal o con actividad antimicrobiana como se ha descrito en derivados del ajo o de cítricos (en su semilla o en el albedo, que es la parte blanca de la piel de los cítricos).

En cuanto a los aceites esenciales procedentes de plantas (timol, carvacrol, cinamaldehído, etc), su actividad suele ser antioxidante y antimicrobiana, logrando también ese control de la microbiota, que era otra de las bases de la Salud intestinal.

Mediante trabajos de investigación se ha logrado proteger estos aceites, para que su acción bactericida se ejerza en tramos finales del aparato digestivo, ya que se suelen absorber en tramos iniciales y podemos encontrarnos que no todos lleguen al final logrando llevar a cabo esa función protectora.

Por ultimo cabe señalar que algunos extractos naturales mejoran el sabor de los piensos, aumentando el consumo de alimentos, lo cual facilita el crecimiento del animal y mejora su estado inmunológico dándole más capacidad de defensa.

Así pues, existen productos que añadidos al pienso en pequeñas cantidades consiguen mejorar resultados en patologías tales como: Disentería e Ileitis en cerdos de cebo y cerdas reproductoras, Colibacilosis en lechones, Clostridios y Enteritis necrótica en avicultura o Diarrea de los tres días en terneros.

Todos estos productos están regulados por el Reglamento (CE) Nº 1831/2003 sobre los aditivos en la alimentación animal.

Hoy en día, prácticamente un tercio de los medicamentos que se usan son derivados de plantas.

Y el 11% de los 250 medicamentos que la OMS considera “básicos y esenciales” proviene exclusivamente de plantas. Las alternativas a ellos también provienen del Reino vegetal; así que debemos de ser conscientes de que conseguir un futuro libre de Antibióticos pasa por el reino vegetal.

Bioplagen-en-FIGAN-2017-409x148.jpg
2min0

La 13ª Feria Internacional para la Producción Animal (FIGAN) se celebrará del 28 al 31 de Marzo en la ciudad de Zaragoza.

En el FIGAN 2017 se darán cita profesionales y empresas del sector agropecuario, sirviendo como escenario para presentar las últimas novedades en innovación tecnológica que irán desde equipamientos, instalaciones y maquinaria, hasta gestión medioambiental, sanidad y alimentación.

Bioplagen, con más de 15 años de experiencia, continúa desarrollando nuevos biocidas, sujetos a los mayores estándares de respeto y protección medioambiental. Entre su oferta de productos se encuentran desinfectantes, insecticidas, rodenticidas.

En esta ocasión, al igual que en ediciones anteriores, Bioplagen tiene el placer de anunciar que estará presente en el FIGAN 2017. Para poder descubrir las últimas novedades en nuestros productos, visítenos en el Stand H-I/5-10 (Hall 6).

Con el fin de agilizar la entrada a la feria, las personas que deseen asistir pueden descargar e imprimir su pase de visitante profesional desde el servicio de registro online, válido para todos los días del certamen, recibiendo asimismo, una copia de dicho pase en su correo electrónico.

 

betelgeux_destacada-409x148.jpg
17min0

Dpto. de Servicios Técnicos de Betelgeux
y Dpto. Técnico de Calidad de Raesgra&Biojuneda

 

Las infecciones por Campylobacter son en los últimos años la principal causa de gastroenteritis bacteriana humana en muchos países desarrollados (Ailes 2008).

Además de gastroenteritis, está involucrada en otras enfermedades como septicemia, meningitis, aborto, proctitis y enfermedades autoinmunes, (síndrome de Reiter y síndrome de Guillain-Barré). La enteritis por Campylobacter en humanos es principalmente causada por C. jejuni. Los pollos son un huésped natural de especies de Campylobacter y en particular de C. jejuni (EFSA 2010ª).

Desde 1909, Campylobacter es conocido como causa de enfermedad en animales. El microorganismo, conocido como Vibrio fetus, se reconocía como responsable de abortos espontáneos en el ganado vacuno y ovino. Hoy se reconocen 25 especies dentro de este género, dos especies provisionales y ocho subespecies, muchas de las cuales son de importancia clínica y económica.

Campylobacter jejuni es una de las especies más importantes, la cual comprende dos subespecies: C. jejuni subsp. jejuni y C. jejuni subsp. doylei. La subespecie jejuni simplemente es referida como C. jejuni y, desde 1970, se reconoce como la bacteria más aislada a partir de humanos con gastroenteritis.

Campilobacteriosis

Campilobacteriosis es el nombre común que describe a las enfermedades infecciosas causadas por especies del género Campylobacter (Coker et al. 2002) y constituye un problema de salud pública con un coste social y económico cada día más elevado. En EE.UU., con una incidencia de Campylobacter estimada de 845.024 casos/año, se estima un coste económico (tratamiento médico, pérdida de productividad y acortamiento de vida) de 1.928 millones de dólares anuales, de los que más de la mitad están relacionados con el tratamiento y la mortalidad asociados al síndrome de Guillan-Barré (Batz et al. 2014).

Según los informes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA 2011) (AECOSAN 2012), Campylobacter spp. es el patógeno de transmisión alimentaria responsable de mayor número de casos desde el año 2005. Campylobacter es responsable de un número de casos muy superior al de  otras zoonosis en humanos, con un valor de más del doble que la salmonelosis, que es la segunda zoonosis en importancia.

Las aves son el portador más común de Campylobacter, probablemente debido a su temperatura corporal más alta (en el pollo adulto entre 40,6 y 41,7 °C). Entre las principales vías de infección en humanos por Campylobacter, se encuentran la ingestión de alimentos contaminados sin suficiente tratamiento térmico (Scallan 2011), la transmisión directa entre animales portadores y humanos (AECOSAN 2012) o la contaminación cruzada durante la preparación de alimentos (Butzler 2004).

Bioseguridad integral

Actualmente existe un consenso muy amplio sobre la importancia estratégica del control de Campylobacter en granjas para evitar el riesgo de campilobacteriosis en humanos (Lin 2009; EFSA 2011; Newell 2011; Humphrey 2014; Kaakoush 2015; Robyn 2015), ya que el único punto de la cadena alimentaria donde se produce una amplificación de la contaminación por Campylobacter es en el intestino de las aves infectadas (García 2013).

Aunque las estrategias de control y las intervenciones encaminadas a reducir la incidencia de campilobacteriosis en los consumidores deben implementarse en todos los eslabones de la cadena alimentaria, el control de Campylobacter en granja es sin duda el que obtendrá mayor impacto.

La transmisión a los seres humanos ocurre comúnmente a través del consumo y manipulación de productos cárnicos, principalmente de carne de ave contaminada con este patógeno durante el sacrificio y el procesamiento (Berrang 2001; EFSA 2010b). La colonización de Campylobacter en el tracto intestinal de pollo juega un papel importante (Rosenquist 2006). Se estima que el 80% de los casos de campylobacteriosis humana se deben al consumo de carne de pollo, a pesar de los grandes esfuerzos en implementar medidas de reducción en la colonización de las aves, la mayoría de ellas no han tenido el éxito esperado (Hermans 2011).

Los beneficios para la salud pública que se pueden obtener controlando Campylobacter en la producción primaria, se estima que son superiores a los beneficios esperados por el control en los siguientes eslabones a cadena, debiendo asimismo considerarse que las bacterias también pueden transmitirse desde las granjas a los humanos por otras vías diferentes a la carne de pollo. Para conseguir este objetivo y lograr con ello una disminución significativa de la prevalencia en broilers de Campylobacter, es necesario seguir una estrategia que incluya intervenciones en varios niveles, con diferentes enfoques dirigidos a los distintos eventos del ciclo de infección.

En junio hemos conocido los resultados del estudio realizado por la FSA (Food Standards Agency), sobre los niveles de contaminación por Campylobacter en más de 3.000 muestras de pollos enteros frescos refrigerados y en sus envases comprados en grandes superficies del Reino Unido y en pequeñas tiendas y carnicerías.

Dicho estudio concluye con un descenso del número de aves con el nivel más alto de contaminación por Campylobacter, comparándolo con los resultados del estudio realizado en 2014. Este descenso es debido a las medidas de control implementadas para reducir los niveles de Campylobacter. Según apunta el estudio, ha sido clave, durante este último año, la eliminación de la piel del cuello del pollo, para la mejora de la bioseguridad en granjas, ya que es la parte más contaminada del ave.

La bioseguridad es la estrategia más eficiente para la disminución de la prevalencia de Campylobacter y es el primer paso en los programas de prevención en granjas de pollos. Las medidas estrictas de bioseguridad deben aplicarse no sólo a nivel de granja sino también en las naves individuales.

Los principales componentes de la bioseguridad son el aislamiento, el control del tráfico y la higienización (limpieza y desinfección). El aislamiento está en relación con el tiempo, la distancia y las barreras físicas que previenen la entrada en la granja de agentes externos y también en las naves individuales frente a agentes patógenos (insectos, roedores, animales domésticos y otras especies de fauna) que puedan encontrarse en la granja, manteniendo a los animales confinados en un ambiente controlado.

El control del tráfico tiene como objetivo restringir y limitar el movimiento de personas, equipos y animales en la granja. La higienización hace referencia a la limpieza y desinfección de las naves, equipamientos, materiales y vehículos, así como a la higiene y limpieza de las personas.

Las bacterocinas, el uso de bacteriófagos, el sacrificio de las aves a edades más jóvenes, la vacunación y el uso de aditivos en la alimentación y bebidas, son también algunas de las estrategias que pueden ser empleadas en el control de Campylobacter en aves. Se trata por tanto de un conjunto de medidas que se deben implementar para reducir el riesgo de transmisión del patógeno desde los reservorios del agente infeccioso hasta el huésped, que pueden variar dependiendo de las circunstancias particulares de cada explotación.

campylobacterEn este sentido, Raesgra&Biojuneda y Betelgeux han sumado esfuerzos para crear el Servicio de Bioseguridad integral SBi®, un servicio orientado a la implantación de las prácticas que garanticen la bioseguridad. Este servicio permite abordar aspectos básicos para la protección de la salud de las aves, como programas de limpieza y desinfección, control de plagas, tratamiento de aguas, formación, etc. El SBi® es un modelo basado en la confianza mutua, la colaboración continua con los clientes y un servicio profesional, directo y flexible.

El servicio permite disminuir los costes asociados a la dedicación y vacunación, puesto que al establecerse programas de bioseguridad, la enfermedad e infección están más controlados, aumentando la eficacia de los tratamientos y evitando los descensos de producción ocasionados por estas enfermedades.

Medidas de higienización

Las medidas de higiene incluyen el uso de productos detergentes y desinfectantes autorizados para su aplicación en explotaciones ganaderas.

Los requisitos para la autorización de este tipo de desinfectantes incluyen la demostración de la eficacia biocida frente a patógenos relevantes en alimentos, como Escherichia coliStaphylococcus aureusPseudomonas aeruginosa y Enterococcus hirae (AENOR 2002). Sin embargo, la evaluación de la eficacia biocida de dichos productos frente a Campylobacter no es un requisito exigido por la normativa en vigor. Por este motivo, no existen datos fiables a disposición del sector respecto a la eficacia de desinfectantes frente a Campylobacter.

Un estudio reciente realizado por Betelgeux ha sido evaluar la actividad biocida de diversos desinfectantes de uso en industria alimentaria y en explotaciones ganaderas frente a Campylobacter y valorar así su idoneidad para alcanzar un control adecuado de este patógeno en el sector alimentario.

Los resultados obtenidos indican que Campylobacter jejuni es susceptible a diferentes principios activos biocidas utilizados en el sector alimentario, empleados a las dosis y condiciones habituales. Campylobacter jejuni presenta distinta sensibilidad a las diferentes sustancias activas ensayadas, y se observan efectos sinérgicos mediante la combinación de dos sustancias activas biocidas. Los efectos de sinergia en la actividad biocida pueden ser explicados por la combinación de mecanismos de acción complementarios por parte de las distintas sustancias activas implicadas.

En este estudio se evaluó la actividad biocida de diversos desinfectantes comerciales de uso en industria alimentaria y explotaciones ganaderas frente a Campylobacter jejuni. Los desinfectantes ensayados corresponden a productos de uso habitual en las industrias alimentarias y explotaciones ganaderas. Todos los productos ensayados son fabricados por la empresa Betelgeux y se detallan en la siguiente tabla.

tabla-betelgeux

Estos muestran reducciones superiores a 5 log en la población de Campylobacter jejuni a dosis entre 0,1 % y 1,0 %, demostrando que su aplicación en las condiciones habituales de uso (dosis entre 1 y 3 %) consigue un control eficaz de la presencia de Campylobacter jejuni en las superficies de trabajo.

Los resultados obtenidos en este estudio indican que los desinfectantes ensayados son altamente efectivos frente a Campylobacter jejuni. Su uso en procedimientos de higienización es una herramienta eficaz para mejorar el control sobre Campylobacter spp. y prevenir la contaminación, contribuyendo así a una mayor seguridad para los consumidores. No obstante, hay que considerar que la capacidad de Campylobacter para crear biofilms a nivel industrial, tiene gran relevancia a la hora de definir los protocolos de limpieza y desinfección y que, para su eliminación, se deberá proceder en primer lugar a la degradación de la matriz que protege a las bacterias mediante productos apropiados (Lorenzo 2011).

Conclusiones

La investigación intensiva en los últimos años está ayudando a aumentar el conocimiento en los mecanismos de colonización de Campylobacter en las aves y se han identificado diferentes factores. Un mejor entendimiento de estos mecanismos podrían ayudar en un futuro al desarrollo de nuevas estrategias para reducir la prevalencia de C. jejuni en los lotes de pollos criados de manera extensiva y, finalmente, disminuir el número de casos de campilobacteriosis en humanos relacionados con el consumo de carne de ave.

La bioseguridad es el conjunto de prácticas que impiden la entrada de infecciones en una granja y la propagación de enfermedades en la misma. La base para una buena bioseguridad es la higiene. Las medidas estrictas de bioseguridad deben aplicarse no sólo a nivel de granja sino también en las naves individuales.

En las medidas de bioseguridad de los protocolos de Raesgra&Biojuneda y Betelgeux se incluye el uso de productos biocidas para su aplicación en explotaciones ganaderas. Los resultados obtenidos por el estudio realizado por Betelgeux indican la efectividad de los biocidas utilizados frente a Campylobacter jejuni. Su uso en procedimientos de higienización es una herramienta eficaz para mejorar el control sobre Campylobacter spp., pudiendo prevenir la contaminación, y por tanto contribuir a una mayor seguridad para los consumidores finales.

bayer-roedor-.png
16min0

César Cabetas
Bayer

 

Estas plagas contribuyen a la diseminación de los agentes patógenos en el ganado, creando un puente epidemiológico entre los animales salvajes y las aves, y entre diferentes lotes de animales. Como consecuencia, los roedores pueden diseminar las infecciones a los lotes sucesivos en los sistemas todo-dentro todo-fuera.

Dentro de los roedores de campo, mencionamos aquellos conocidos como topillos. Los topillos engloban varias especies cuya incidencia en la destrucción de cultivos es local y esporádica.

Concretamente, el Microtus arvalis sufre explosiones de población cada 4 años aproximadamente que afecta a los cultivos de cereales, principalmente en Castilla-León.

Comienzan a reproducirse a los 2 meses de edad con una gestación de 21 días, pudiendo dar de 2 a 7 camadas al año compuestas de 5 a 14 descendientes.

En un año de vida media reproductiva, una pareja puede dar lugar a más de 1.000 descendientes

Los roedores son animales de hábitos nocturnos y viven en lugares ocultos. Son capaces de adaptar su ciclo de actividad al entorno en el que ellos viven y, de esta forma, solo aparecen cuando el hombre ha abandonado ese lugar

A menudo excavan sus madrigueras fuera de los edificios y en lugares que no son frecuentemente inspeccionados, por ejemplo, debajo de escombros y matorrales.

Las explotaciones porcinas ofrecen refugio y abundante alimento por lo que las infestaciones de ratas pueden tener realmente una importancia económica. En explotaciones, se han llegado a estimar poblaciones de ratas por encima de 1.500.

En 24 horas, esta población sería capaz de consumir 30 kg de comida, producir 30.000 heces y un mínimo de 15 litros de orina.

Las pérdidas que producen los roedores no solamente son por el alimento que consumen, sino también por el que contaminan y por los daños que hacen en las instalaciones -pérdida de la capacidad aislante, deterioro del cableado, fugas en las conducciones de agua potable y sobre todo como vectores de ciertas enfermedades-.

El ratón (Mus musculus) vive en grupos locales y solo son activos a pocos metros de su nido. No suelen trasladarse de una granja a otra.

La rata común (Rattus norvegicus) utiliza a menudo una amplia extensión de terreno.

ratas1

Las investigaciones han revelado que la rata común podría desplazarse una distancia de 1.500 metros en pocas horas. Podrían visitar diferentes recintos, almacenes y naves en una noche. En consecuencia, ratas forasteras podrían visitar una granja que no tiene ninguna población en su propiedad.

La rata común debe ser uno de los objetivos dentro de las medidas de control durante un brote epizoótico

ratas2

CONTROL ESTRATÉGICO DE CONTROL DE ROEDORES 

El éxito del control de ratas depende de entender claramente el comportamiento de la rata en relación a la situación epidemiológica de una granja

ÁREA BAJO OBSERVACIÓN

  • Se debería anunciar una campaña general de control de ratas.
  • Cada propietario debería concebir un plan global para el control de ratas.
  • Cuantas más granjas (aunque sean de distintas especies, aves, cerdos etc.) lleven a cabo simultáneamente medidas de control mayor será el éxito de la campaña.
  • Las granjas deberían almacenar suficiente cantidad de cebo para llevar a cabo la campaña.

GRANJAS EN ÁREA PROHIBIDA

  • Hay un riesgo de que las ratas entren en la propiedad después de haber salido de una granja con un foco. Esto se tiene que impedir intensificando un perímetro de control alrededor de los edificios de las granjas.
  • Todas las estaciones de cebo deberían ser llenadas con 200 g de cebo y realizar un seguimiento dos veces por semana.
ratas3

GRANJAS CON BROTES INFECCIOSOS

El control intensivo de las ratas debe realizarse antes de la desinfección, el sacrificio y el saneamiento.

Las ratas dejarán la granja cuando el ganado sea sacrificado y la granja desinfectada. Como consecuencia, hay un riesgo de que ellas actúen como vectores a una distancia superior a varios kilómetros en pocos días.

La rata puede llevar patógenos a una granja que esté dentro o fuera del área prohibida.

Es obligado que el control intensivo de las ratas empiece cuanto antes tras la sospecha de la aparición de un brote.

Mirándolo bien, en situaciones extremas de epidemia, colocar la mayor cantidad de rodenticida dentro de las naves, incluso sin protección o en cajas portacebos, resulta recomendable y justificado.

El cebo se debería rellenar diariamente.

No se debe permitir a los animales domésticos (perros y gatos) moverse libremente por el área afectada.

Un anillo adicional en el perímetro de la explotación reducirá el riesgo de emigración de las ratas.

Es importante realizar un seguimiento y documentación de la erradicación para simplificar y autorizar la compra de nuevo ganado.

En los casos de explotaciones donde una gran cantidad de comida está disponible, solo se debería utilizar cebos con alto grado de palatabilidad.

Además de su poder de erradicar la infestación de ratas, tales cebos también pueden ser usados para realizar el seguimiento y control al mostrar signos evidentes de consumo, incluso de pequeñas cantidades

Aplicación y Control

Los cebos deben distribuirse por toda la granja para permitir que todas las ratas tengan acceso a suficiente cantidad de cebo.

A menudo, éste no es el caso porque los cebos solo son emplazados donde las ratas han sido vistas o donde su actividad es obvia.

Como resultado, las ratas no son eliminadas inmediatamente y la población se recupera rápidamente. Investigaciones han revelado que la localización de los cebos en las granjas debe seguir un plan sistemático.

En toda la explotación se debe poner un cebo al menos en cada lugar donde es probable que las ratas aparezcan.

Estos puntos se deben inspeccionar dos veces a la semana durante más de seis semanas y el cebo que es comido debe ser reemplazado.

Constituye una ayuda dibujar un mapa de la explotación y marcar con un número todos los puntos donde se ha emplazado un cebo.

Es recomendable que la cantidad de rodenticida por punto de cebo y el tiempo de permanencia queden recogidos en un informe.

Este documento permitirá mejorar futuras medidas de control, y podría ser utilizado como prueba de buena práctica de higiene conforme a los requisitos de bioseguridad e higiene alimentaria.

La eliminación de roedores es muy importante dentro de la bioseguridad y debe considerarse como un punto de control crítico en los sistemas APPCC

tiposrodenticidas

PLAN DE DESARROLLO DE UN PROGRAMA DE CONTROL DE ROEDORES

INSPECCIÓN MINUCIOSA

Debemos detectar los sitios de tránsito, zonas de cría y refugio. Detectar deyecciones, huellas, madrigueras, daños estructurales en la instalación, (como puede ser cableado, tuberías de PVC, aislante etc.), caminos de escape. Además, si es posible, visualización de los roedores. Esto es más factible hacerlo al atardecer o anochecer ya que la ratas hemos comentado que tienen hábitos nocturnos.

IDENTIFICACIÓN DE LA PLAGA Y VALORACIÓN DEL PROBLEMA

Es importante saber el tipo de roedor al que nos enfrentamos e incluso hacer una estimación del número de individuos. Esto nos facilitará el trabajo de colocación de los portacebos e incluso el número de ellos que necesitaremos, además de saber qué cantidad de raticida necesitaremos.

HACER UN MAPA

De donde hemos colocado estratégicamente todas las estaciones de cebo. Investigaciones han revelado que la localización de los cebos en las granjas debe seguir un plan sistemático.

En los lugares donde es más que probable que las ratas aparezcan se recomienda la incorporación de un cebo.

La inspección de estos cebos se debe realizar dos veces a la semana, reemplazando aquellos que han sido consumidos por los roedores. Constituye una ayuda dibujar un mapa de la explotación y marcar con un número todos los puntos donde se ha emplazado un cebo.

Es recomendable que la cantidad de rodenticida por punto de cebo y el tiempo de permanencia queden recogidos en un informe.

Este documento permitirá mejorar futuras medidas de control y podría ser utilizado como una prueba de buena práctica de higiene conforme a los requisitos de bioseguridad e higiene alimentaria.

ELECCIÓN DE TIPO DE RATICIDA

Hay que tener en cuenta que en nuestras granjas los roedores disponen de gran cantidad y variedad de alimento. Por tanto la propiedad más importante en un cebo es su grado de atracción/palatabilidad para los roedores.

La palatabilidad de un raticida es un punto muy importante para elegir un tipo de raticida u otro. Además, debemos tener en cuenta dónde y cuándo lo vamos a aplicar. En las instalaciones porcinas debemos actuar en distintos frentes y por tanto debemos manejar diferentes presentaciones independientemente del ingrediente activo.

TIPOS DE RODENTICIDA SEGÚN SU ACCIÓN 

  • Acción rápida AGUDOS

Necesitan una sola ingestión para producir la muerte Provocan la muerte al cabo de pocos minutos o algunas horas después de la ingestión.

Muerte por paro respiratorio o parálisis generalizada. Actúan sobre el SNC Se requieren concentraciones relativamente altas

Peligro por su alta toxicidad y baja selectividad

Alto riesgo del “susto del cebo” (los supervivientes o los que ven sufrir a sus congéneres, no vuelven a comer del cebo aunque se mueran de hambre y, además, lo advierten al resto del grupo)

Ejemplo Fósforo y fosfuro de zinc. Fluoroacetatos

  • Acción lenta CRÓNICOS

Varias ingestiones para producir la muerte La mayor parte son anticoagulantes, excepto el colecalciferol

Poder acumulativo elevado

Actividad a partir de dosis muy bajas y con buena aceptación

Ninguna acción sobre el SNC los animales no sufren no hay desconfianza hacia el cebo Mortalidad retardada no relacionan la muerte con el consumo del cebo

Ejemplo Derivados de la urea: PNU y ANTU

PRESENTACIONES COMERCIALES DE RODENTICIDAS

En el mercado encontramos diferentes formas y presentaciones, independientemente del ingrediente activo.

El tipo de presentación es importante a la hora de elegir un rodenticida para tener éxito en un programa de control de roedores.

También debemos tener en cuenta que estamos manejando productos tóxicos, sobre todo en el exterior, por esto extremaremos las precauciones y manejaremos estaciones de cebo específicas para aplicar este tipo de productos, evitando intoxicaciones en otras especies (animales domésticos e incluso personas).

El problema que surge con los raticidas de acción rápida es que los roedores pueden asociar la muerte a la ingestión de veneno. Es decir las ratas asocian la muerte de sus congéneres con la ingestión del cebo.

Por esto actualmente los rodenticidas que se utilizan son sustancias anticoagulantes. Las ratas mueren al cabo de varios días para evitar que los roedores asocien la muerte con la ingestión de cebo y evitar así el rechazo al mismo.

Debemos manejar diferentes presentaciones dependiendo del lugar donde vamos a aplicar el cebo

ratas
ratas6
bioseguridad-ponedoras-409x148.jpg
19min0

Fernando Sanagustín

Fernando Laguna e I. C. Dto. técnico de ZIX

(Biocidas Biodegradables Zix)

 

La bioseguridad tiene muchas definiciones posibles y todas son acertadas. Por dar una que nos pueda servir de base para el desarrollo de todos sus aspectos sería: La aplicación de controles y medidas de salud e higiene, para prevenir la introducción y propagación de enfermedades infecciosas.

Debemos de ser conscientes de que inicialmente existen 2 tipos de bioseguridad: pasiva y activa.

Por bioseguridad pasiva entenderemos que es la que viene dada por la situación geográfica en que se encuentre la explotación. Los principales factores serían: los vientos dominantes, la presencia de bosques o de zonas con agua (canales, ríos, lagos), la climatología, la existencia de vías de comunicación y frecuencia del tránsito, la existencia de instalaciones de interés sanitario (granjas, mataderos, fábricas de pienso, vertederos), la densidad ganadera y la problemática sanitaria de la zona.

La bioseguridad activa será la que practiquemos dentro de los límites de nuestra explotación. Los principales factores serían: el vallado, el control y desinfección de la entrada de personas, vehículos, animales y materiales, los silos y almacenes, el agua, el pienso, la DDD, la higiene del personal, los programas vacunales y farmacológicos, la eliminación de cadáveres y gallinaza, formación del personal, etc…

Por seguir un orden fácilmente entendible, de fuera hacia adentro, la bioseguridad se podría compartimentalizar en tres grandes áreas generales: el aislamiento del exterior, el control del tráfico con el exterior y también el interno y la sanidad e higiene.

  • El aislamiento de nuestras ponedoras del exterior es fundamental y básico. Si por distintos métodos o medidas reducimos la introducción de enfermedades, nos estamos facilitando de manera extraordinaria el trabajo a realizar en bioseguridad en etapas posteriores. Este aislamiento se complica actualmente con el incremento del número de instalaciones en que las aves tienen acceso al exterior. Por extensión, esta idea de aislamiento también debería de aplicarse a las distintas naves de producción dentro de una misma explotación.
  • El control del tráfico de la granja no solo se refiere a los vehículos, sino que incluimos en este tráfico, las personas, los útiles, materiales, maquinaria, agua, pienso y los animales. De esta manera es esencial el control del tráfico desde fuera de la explotación, hacia el interior. Este debe ser restringido al mínimo posible. Pero también es importante controlar el tráfico interno que se da entre distintas naves de la explotación. Es importante el orden de las visitas que se realizan debido a factores como el estado sanitario, la edad de los animales, el estado de producción, etc…
  • La última gran área denominada de forma general sanidad e higiene, incluye un sinfín del resto de factores que tienen incidencia en la posibilidad de la aparición de procesos patológicos.
Bioseguridad_Cabecero1

En el concepto de bioseguridad, además de las distintas clasificaciones de las actividades que engloba, hay que tener en cuenta algunas consideraciones básicas y lógicas que son las que dan sentido y mantienen de forma efectiva estas prácticas:

  • Es la base para la prevención de enfermedades, por lo tanto, es un proceso continuo que no puede ser interrumpido en ningún momento. Permite aumentar la producción y el rendimiento económico de nuestra explotación y es el método más barato y efectivo para el control de las enfermedades, por ello debe ser considerada una inversión y no un gasto.
  • Tiene evidentes ventajas en la patología clínica y subclínica. Solo la patología subclínica puede incrementar los costes de producción entre un 15-20%. Además, supone un valor añadido para la comercialización de los productos por el aspecto de garantía sanitaria para los consumidores.
  • En bioseguridad existen tres factores básicos de transmisión, los animales, las personas y los vehículos y además es preciso distinguir entre zonas sucias y zonas limpias, para evitar las contaminaciones cruzadas y la medida todo dentro, todo fuera, siempre es acertada.
  • Es necesario realizar el vacío sanitario, pues con ello se interrumpen los ciclos biológicos de los patógenos. El vacío sanitario será cuando no permanecen los animales y las instalaciones se han vaciado, lavado, desinfectado, desinsectado y desratizado.
  • Un plan de bioseguridad debe ser muy sencillo, entendible por todos los trabajadores de la granja, completo, práctico y flexible. No tiene límite y no basta con implantar unas normas y ejecutarlas, hay que verificarlas y corregirlas conforme vaya siendo necesario. Tiene que existir una retroalimentación de información con el objetivo de mejorar los procesos.
  • Es una herramienta que debe ser implementada y practicada a todos los niveles dentro de las granjas avícolas y para ello es esencial una buena formación y sobre todo una buena mentalización por parte del operario que la realiza. Es decir, se requiere una buena aptitud (formación) unido a la actitud (ganas).
  • Tiene que ser considerada como elemento estratégico por la dirección de la empresa. Si esto no sucede se queda como un tema secundario y por ende poco importante. Al mismo tiempo esa estrategia tiene que materializarse en acciones concretas con un plan muy claro de desarrollo.
  • Es un beneficio a largo plazo. No tiene una recompensa inmediata en la producción avícola. Normalmente las personas nos preocupamos por el beneficio inmediato por el efecto asociativo entre acción de bioseguridad y respuesta sanitaria o productiva. No nos va a dar los beneficios en el día a día, sino en el largo plazo. Esta es la razón por la que muchos avicultores consideran un coste y no una inversión.

La bioseguridad es una cadena, si falla un eslabón, falla toda la cadena.

Finalmente, un plan de bioseguridad que quiera ser efectivo debe cumplir:

  • Estar definidos los objetivos y las responsabilidades
  • Asignar las responsabilidades a cada trabajador
  • Supervisar las responsabilidades asignadas
  • Aislamiento de la granja frente a patógenos
  • Debe ser ajustado según cambien las circunstancias, al menos anualmente
  • Control de todo lo anterior

Todos los aspectos citados anteriormente son muy importantes y sería muy extenso su tratamiento uno por uno, por ello nos centraremos en la importancia de la L+D (limpieza + desinfección), los circuitos de agua y brevemente en el tema del equipo humano.

La limpieza y posterior desinfección de superficies, materiales, sistemas de agua, almacenamiento de alimentos y su realización por parte del equipo de operarios, es un tema rutinario, del que se trata poco, por obvio y que ha quedado relegado por otros temas de bioseguridad, aparentemente más importantes.

Su realización no es cuestionada y es común en todos los planes de bioseguridad. Sin embargo, me gustaría resaltar que la limpieza y desinfección son operaciones fundamentales que normalmente se realizan por personal poco preparado, sin supervisión y sin respetar los tiempos o los pasos previstos. La supervisión de estas operaciones o la realización de algunos controles por parte del personal responsable de forma exhaustiva y sin aviso previo, revelaría importantes fallos en estas operaciones tan básicas.

desinfectar-granja

Podríamos descubrir, por ejemplo, que no se aplican las dosis correctas de desinfectantes, que hay operaciones que se han dejado de realizar, y que puede encontrarse suciedad observable a simple vista tras haber finalizado todo el proceso de L+D.

Durante el periodo de vacío de la nave se deben de llevar a cabo una serie de tareas:

  • Eliminar la gallinaza, los animales muertos y los restos de materia orgánica, y alejarlos lo antes posible fuera de la explotación
  • Sacar el material desmontable fuera de la nave para su limpieza
  • Retirar el pienso sobrante
  • Vaciado de los circuitos de agua
  • Barrido de la nave, eliminación del polvo y limpieza en seco de paredes, techos e instalaciones, así como tratamiento por calor del material como jaulas e instalaciones
  • Limpieza del sistema de aireación, ventiladores, paneles de refrigeración, conductos, etc…
  • Lavado con agua y detergente. El utilizar agua caliente en combinación con un sistema de presión facilita la eliminación de materia orgánica
  • Aclarar el detergente antes de que seque y eliminar el agua retenida y sobrante
  • Aplicar el desinfectante mediante pulverización con las protecciones de seguridad correspondientes para el personal aplicador
  • Limpiar con detergente y desinfectante todo el material desmontado
  • Desinfectar el circuito de agua, depósitos, tuberías, dosificadoras y bebederos
  • Realizar una limpieza de los exteriores y aplicar un herbicida y una desinfección
  • Aplicar el plan de desinsectación y desratización previsto durante todo el periodo de vacío

Es conveniente realizar una segunda desinfección mediante nebulización, justo antes de la entrada de los animales nuevamente.

Conviene incidir sobre la importancia del lavado con detergente puesto que, con él, eliminamos la mayor parte de la materia orgánica.

Para dar algunas cifras que permitan la cuantificación de la importancia de este paso, en la gráfica adjunta se recogen las cargas microbianas que podemos encontrar en una granja de gallinas ponedoras en diferentes momentos:

bioseguridad-ponedoras-bbzix

Si consideramos además la persistencia de los organismos patógenos fuera de las aves, que están acantonados en los residuos o simplemente en el polvo nos encontramos con la siguiente situación:

tabla-bbzix-bioseguridad-ponedoras

El saltarse el paso de la limpieza en seco y la aplicación de un detergente, hace que cualquier desinfectante aplicado posteriormente sea menos efectivo puesto que interfiere con la materia orgánica por las siguientes razones:

  • Recubre los patógenos y evita el contacto con los desinfectantes
  • Forma enlaces químicos con los desinfectantes haciéndolos inactivos contra los patógenos
  • Reacciona químicamente y neutraliza su actividad contra los patógenos

Resumiendo: todos los desinfectantes van a interactuar con la materia orgánica presente disminuyendo su eficacia. En definitiva, la importancia de una buena limpieza y desinfección se basa en ocho beneficios que obtendremos si son correctamente realizadas:

  • El control de enfermedades
  • La reducción del uso de antibióticos
  • La reducción del riesgo de zoonosis
  • La mejora de la calidad del huevo
  • El aumento de la puesta
  • La reducción de los costes de producción
  • Mayor seguridad alimentaria para los consumidores
  • Mayor valor añadido del huevo

Para finalizar con el tema de la limpieza y desinfección, recalcar que el proceso no acaba con la última desinfección. Es necesaria la verificación, por ello se deben normalizar la toma de unas muestras de superficie y de ambiente para comprobar la efectividad del proceso de limpieza y desinfección. Estas muestras se tomarían al inicio y al final del proceso, y de su resultado se derivarán modificaciones o no, de los protocolos correspondientes e incluso, si es necesaria, la repetición del procedimiento de L+D.

bbzix-agua-810x293

Otro gran olvidado en estos procedimientos es la limpieza de los circuitos de agua. El vaciado de los mismos suele ser frecuente, pero la limpieza de bebederos y sobre todo de depósitos suele realizarse pocas veces. Su limpieza evita que los patógenos que hayan quedado resguardados en el biofilm colonicen inmediatamente de nuevo lote de ponedoras y se repitan los mismos procesos patológicos.

No solamente sería necesario un tratamiento de los circuitos durante el vacío sanitario, sino que se debería hacer un tratamiento en continuo para evitar le recolonización de las tuberías por el biofilm. Al igual que en la limpieza y desinfección, la verificación es esencial y se puede realizar su control fácilmente mediante tiras colorimétricas de peróxidos.

Comentar, por último, que con respecto al equipo humano que lleva a cabo todas las operaciones anteriores, nos guste o no, dependemos de él para la correcta realización de los trabajos. A pesar de ello, es un factor que casi nunca se considera y que puede predeterminar el resultado de las operaciones. La combinación de una buena formación, motivación del personal, una excelente comunicación con ellos, mejorarían la actitud y la aptitud de todos los trabajadores de la granja:

  • Formar a los empleados para solucionar los problemas menores
  • Comentar los datos de productividad para que entiendan la relación de esta con las buenas prácticas de bioseguridad
  • Mantener un programa de formación continuo en bioseguridad a distintos niveles de capacitación
  • Escuchar e intercambiar ideas sobre el manejo de las ponedoras
  • Finalmente, el control de todos los procesos nos sirve de modelo continuo de aprendizaje

 

Para cualquier duda consulta con nuestros Servicios Técnicos de ZIX: tecnico2@bbzix.com

limpieza-desinfeccion-409x148.png
14min0

María Somolinos

Product manager, OX-CTA S.L.

 

INTRODUCCIÓN

En el contexto económico y legislativo actual, la gestión inteligente de la bioseguridad en explotaciones avícolas de animales reproductores es un factor clave, ya que representa una herramienta fundamental para garantizar un rendimiento máximo sin renunciar a las garantías de bienestar animal exigidas hoy en día.

La bioseguridad se puede definir como el conjunto de procedimientos destinados a minimizar la posibilidad de introducción y diseminación de microorganismos en una determinada instalación.

Las patologías ocasionadas por virus, bacterias, hongos y coccidios representan una grave amenaza para la rentabilidad de las explotaciones avícolas. Muchos microorganismos pueden resistir fuera del hospedador durante un periodo de tiempo considerable, especialmente en presencia de materia orgánica (ver Tabla 1).

tabla1-oxcta

ESTRATEGIA INTELIGENTE DE DESINFECCIÓN

La piedra angular de la gestión inteligente de la bioseguridad a nivel de las explotaciones avícolas de reproducción es la implantación de un programa completo y efectivo que garantice la limpieza y desinfección de las instalaciones, los equipos, los vehículos y la desinfección de los huevos incubables.

La limpieza puede definirse como la eliminación de la suciedad visible (materia orgánica) que puede estar presente como material de cama, restos de alimento, polvo, heces, secreciones y restos de sangre, etc. Para llevar a cabo el proceso de limpieza de forma eficiente es necesario utilizar agua a presión y un detergente adecuado. Por otro lado, el proceso de desinfección contempla la inactivación de los microorganismos, y para ser realizado requiere de la utilización de agentes biocidas específicos.

El éxito del proceso de limpieza y desinfección depende de:

  • → La realización de una limpieza correcta previa a la desinfección.
  • → La elección de los productos adecuados.
  • → La elección del protocolo de trabajo adecuado.

Todos los desinfectantes químicos tienen en común la necesidad de contactar con el microorganismo objeto de destrucción. Esta es la principal razón que explica la extraordinaria importancia que tiene el hecho de llevar a cabo el proceso de limpieza de forma previa a la desinfección. Los microorganismos habitualmente están protegidos por la materia orgánica, por lo que previamente es necesario eliminarla, para dejar a los microorganismos desprotegidos, y que el desinfectante pueda contactar con ellos.

Los sistemas de manejo “todo dentro/todo fuera” permiten la despoblación completa de las instalaciones avícolas entre distintos lotes productivos, lo que ofrece una gran oportunidad para realizar periódicamente el proceso de limpieza y desinfección, y romper así el ciclo de vida de los microorganismos patógenos.

Antes de la llegada de un nuevo lote de animales, resulta fundamental garantizar que el proceso de limpieza y desinfección se ha concluido con éxito. Un programa de trabajo adecuado a este respecto debería comprender las siguientes etapas:

  • Eliminación del equipo y limpieza en seco: eliminación de la materia orgánica y la suciedad. Usar rastrillos, cepillos, palas, trapos o aire comprimido.
  • Limpieza con agua: aplicar un detergente adecuado para eliminar la suciedad sin dañar los materiales. Los detergentes más adecuados para eliminar la suciedad compuesta principalmente por material orgánica son los detergentes alcalinos. El proceso de limpieza debe realizarse de arriba hacia abajo y del fondo hacia afuera.
  • Aclarar con agua.
  • Dejar secar (si persisten charcos de agua cuando se aplique el desinfectante, éste podría diluirse y no ser efectivo).
  • Desinfección: utilizar un desinfectante de amplio espectro, seguro y registrado para su uso a nivel ganadero.
  • Aclarar (solamente cuando sea necesario. Hoy en día existen productos 100% biodegradables que no precisan aclarado final).

El proceso de limpieza y desinfección entre lotes productivos debe incluir todas las instalaciones: naves (suelos, paredes, equipamiento, etc.), alrededores, almacenes de huevos, utensilios, herramientas, silos de pienso, cuartos técnicos, etc. Se debe prestar especial atención a los lugares de difícil acceso, tales como el sistema de almacenamiento y distribución de agua, el sistema de ventilación, o el sistema de distribución de pienso.

Merece la pena recordar que el agua de bebida forma parte del concepto global de alimentación, ya que, habitualmente, los animales en producción beben el doble de lo que comen.

El agua, puede ser vehículo de microorganismos patógenos que pueden afectar la salud de los animales y reducir la productividad de la explotación. Uno de los principales factores de riesgo en relación a la calidad microbiológica del agua es el biofilm.

cabezal-biofilm

El biofilm es la capa de materia orgánica que recubre el interior de los elementos que forman parte del sistema de almacenamiento y distribución del agua, y contiene en su interior gran cantidad de microorganismos potencialmente patógenos.

Además, se ha demostrado que los microorganismos que crecen embebidos en el biofilm son habitualmente mucho más resistentes que los microorganismos de vida libre. Por eso, para llevar a cabo una gestión inteligente del agua, durante el periodo de vacío sanitario es necesario realizar operaciones de limpieza y desinfección que garanticen la eliminación del biofilm de los depósitos y tuberías.

Los desinfectantes más comúnmente disponibles a nivel comercial están formulados en base a compuestos de amonio cuaternario, aldehídos (formaldehído, glutaraldehído), sustancias cloradas (hipoclorito sódico, dióxido de cloro, etc.), yodóforos, fenoles o sustancias peroxiacéticas (peróxido de hidrógeno, ácido peracético). La elección del desinfectante correcto resulta fundamental para garantizar el éxito del programa de trabajo. El desinfectante ideal debería cumplir con las siguientes características:

  • Acción rápida
  • Amplio espectro de acción
  • Alto poder de penetración incluso en condiciones difíciles
  • Eficacia independiente de las condiciones de trabajo
  • Destrucción total de los microorganismos: ausencia de riesgo de aparición de resistencias microbianas
  • No corrosivo
  • 100% Biodegradable
  • Que no precise aclarado
  • Que sea económicamente viable
tabla2-oxcta

Tal y como se muestra en la Tabla 2, los desinfectantes formulados en base a compuestos peroxiacéticos son aquellos que reúnen un mayor número de ventajas.

El peróxido de hidrógeno y el ácido peracético poseen una actividad antimicrobiana muy elevada incluso en presencia de materia orgánica. Además, su carácter 100% biodegradable asegura su descomposición en subproductos no tóxicos. Son eficaces tanto a altas como a bajas temperaturas, y cuando están correctamente estabilizados, a las dosis recomendadas de uso no existe riesgo de corrosión.

Por otro lado, este tipo de productos biocidas son adecuados para eliminar el biofilm, siendo la opción óptima para la desinfección de depósitos de agua y tuberías. Estas son las principales razones por las cuales, Grupo OX, empresa líder en la gestión inteligente de la bioseguridad, apuesta por el uso del producto OX-VIRIN®: un desinfectante de élite 100% biodegradable cuyos ingredientes activos técnicos principales (peróxido de hidrógeno y ácido peracético) han sido estabilizados gracias a la incorporación del Núcleo específico OX-VI (fórmula química magistral que garantiza la eficacia y estabilidad del producto a lo largo del tiempo).

ox-virin-presto-al-usoLa actividad bactericida, fungicida y virucida de OX-VIRIN® se ha testado en laboratorios externos acreditados de acuerdo a los siguientes estándares oficiales europeos: UNE-EN 1276, 1650, 13697, 1656, 1657, 14675, 14476. Además, la eficacia de OX-VIRIN® frente a ooquistes de coccidos se ha demostrado en centros de investigación de reconocido prestigio.

La coccidiosis es una enfermedad parasitaria causada principalmente por Eimeria spp. Este parásito no requiere hospedadores intermedios para su desarrollo. Además, presenta una gran capacidad de resistencia frente a las condiciones ambientales hostiles, lo cual, unido a su rápida multiplicación y su facilidad de transmisión a través de vectores, dificulta enormemente su control.

La infección normalmente ocurre cuando el ave se traga los ooquistes presentes en su hábitat. La falta de una quimioprofilaxis eficaz, el diagnóstico tardío y los problemas que ocasiona a nivel productivo, hacen que la coccidiosis cause graves pérdidas económicas en las explotaciones avícolas.

El principal método de prevención consiste en imposibilitar la supervivencia y dispersión de los ooquistes. Esto puede conseguirse utilizando un producto biocida con acción demostrada frente a ooquistes de coccidios (tal y como se ha mencionado anteriormente, OX-VIRIN® sería un desinfectante óptimo en este sentido).

La desinfección inteligente en las explotaciones avícolas de animales reproductores garantiza la calidad de los huevos y futuros embriones. Sin embargo, los protocolos deficientes de limpieza y desinfección pueden suponer un riesgo potencial de mortalidad embrionaria. Algunos desinfectantes, especialmente el formaldehído, pueden difundir al interior del huevo y ser tóxicos para el embrión. OX-VIRIN® ha demostrado su eficacia y no toxicidad cuando se utiliza en presencia de huevos incubables.

CONCLUSIONES

Los requerimientos de los productores y las demandas del consumidor en material de seguridad alimentaria y presencia de residuos en carne y huevos están haciéndose cada vez más exigentes. En este contexto, las medidas preventivas han asumido un rol principal en todo sistema productivo, por tanto, los programas de bioseguridad diseñados de forma inteligente pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una entidad.

Solo será posible conseguir los mejores resultados cuando los protocolos de limpieza y desinfección estén cuidadosamente implantados. Además, hay que tener en cuenta que los programas de gestión de bioseguridad no son documentos cerrados. De hecho, deben estar sujetos a revisión continua para ir adaptándose a la realidad cambiante de cada momento. Pero esto no es una desventaja, sino una oportunidad de mejora indispensable para garantizar la rentabilidad de las explotaciones avícolas presentes y futuras.

biofilm-409x130.jpg
14min0

Rafael Arlegui

Jefe de producto de ganadería- HYPRED

 

A estas alturas, prácticamente todo el mundo tiene asumida la importancia de la desinfección del agua que llega del exterior a la entrada de la explotación; pero, ¿existe la misma sensibilidad con los depósitos que albergan dicha agua y las tuberías que la conducen hasta los animales?

Las tuberías de las granjas, incluso los propios depósitos, son un medio al que raras veces se accede y en que las condiciones son muy diferentes de las que encontramos en el exterior. Nos sorprenderíamos de lo que se puede llegar a observar si introdujéramos por ellas una cámara endoscópica, como se hace a menudo en la industria alimentaria.

En ocasiones se pueden encontrar reducciones y estenosis de la luz por la presencia de incrustaciones debidas a la cal, desde simples acúmulos de materia orgánica, hasta esa sustancia mucosa y gelatinosa que a veces llega incluso a obstruir totalmente los conductos.

La aparición de ese moco gelatinoso está muchas veces ligada a la formación del propio biofilm, que le sirve de base; aunque conviene distinguir entre ellos, pues, aunque a veces se llame biofilm a todo, no son lo mismo.

El biofilm se forma por acúmulos de bacterias y otros microorganismos que construyen a su alrededor todo un entramado de exopolisacáridos muy complejo que los envuelve y protege del ataque de antibióticos y desinfectantes. El biofilm es microscópico y no se ve pero, en ocasiones, cuando se desarrolla más y sobre él se asienta mayor cantidad de materia orgánica, puede llegar a generarse toda esa sustancia gelatinosa que ya es macroscópica y evidente. Llegados a este punto, ya no se puede hablar de biofilm, sino de suciedad pura y dura.

secuencia-tuberia-hypred
Eliminación de la contaminación en una tubería. Foto Hypcam – Hypred

Un biofilm puede formarse en prácticamente cualquier superficie por limpia que parezca. Por ejemplo, su eliminación es algo que complica muchísimo al personal sanitario de las unidades de cuidados intensivos en materiales tan críticos como el interior de los tubos endoscópicos; siendo responsable de no pocas infecciones nosocomiales que se dan en los hospitales.

Como se ha comentado, el biofilm es una proliferación de microorganismos y su aparición se ve favorecida por las incrustaciones debidas a la cal presente en las aguas duras y que le sirven de asiento, así como por la temperatura, la presencia de materia orgánica, etc. También favorecen su formación, y la del propio moco, los restos precipitados de los tratamientos con antibióticos y algunos de sus excipientes, ciertos ácidos orgánicos que se emplean como promotores y otros tratamientos que se hacen vía agua. Con todo esto, es fácil imaginar cómo el interior de las tuberías de las granjas es un ambiente más que propicio para su proliferación.

Al margen del taponamiento en sí de las tuberías, que puede llegar a dejar a los animales sin beber, todos estos acúmulos en las tuberías y depósitos comportan otros riesgos de tipo microbiológico y de seguridad alimentaria. Los primeros por el riesgo de infección en los animales y los segundos porque pueden aparecer contaminaciones cruzadas con los siguientes lotes de animales.

Los riesgos microbiológicos vienen dados por dos factores. El primero es que, siendo materia orgánica, la presencia de este biofilm y moco contribuye a la inactivación de los desinfectantes antes de tiempo en el interior de la línea. Es por esto que muchas veces nos encontramos que no llega producto activo al final y no aparece residual del mismo y, lo que es peor, el agua sigue contaminada. Esto es porque el desinfectante se va consumiendo al entrar en contacto con toda esta materia. Se podría decir que se va gastando, lo que implica que no se asegura una adecuada desinfección del agua consumida por los animales y la eliminación de los potenciales patógenos que esta pueda contener.

El segundo factor de riesgo es que este biofilm puede llegar a desprenderse de la tubería y ser vehiculado con el agua, bien a otro punto de la tubería, donde generará una nueva colonia, o incluso al propio bebedero con el consiguiente riesgo de infección para el animal que ingiera el agua que lo contiene; pues no hay que olvidar que en el interior de su matriz alberga infinidad de microorganismos de todo tipo, virus, bacterias, hongos, etc.

tuberia-2-hypred
Tubería con gran acúmulo de materia en la luz. Foto Hypcam – Hypred.

El otro riesgo, el de la seguridad alimentaria, es un factor que hay que tener muy en cuenta a la hora de llevar a cabo el mantenimiento de las líneas de bebida y la eliminación de los residuos de tratamientos que hayan podido quedar en ellas, ya sean de antibióticos u otras medicaciones.

El agua de bebida puede hacer un efecto de lavado sobre las tuberías y arrastrar estos restos desprendiéndolos de la tubería y vehiculándolos hasta la boca del animal; lo que implica el riesgo de aparición de residuos en la carne u otros productos de origen animal cuando, teóricamente, ese lote de animales no estaba recibiendo tratamiento alguno.

Para hacernos una idea del estado general de las conducciones, el indicador más sencillo que puede emplear es el uso de detectores de residual del desinfectante que esté empleando para el agua. Unas simples tiras reactivas pueden resultar de gran utilidad. Si a la dosificación habitual se comienza a observar un descenso de la presencia de residual al final de la línea, se puede empezar a sospechar que se está inactivando en el interior de la tubería y esta es una posible razón para ello.

Igualmente, el realizar análisis periódicos de agua es una medida más que recomendable para monitorizar el estado y salubridad de la misma tomando las muestras en diferentes puntos de la explotación; más cerca y más alejados del punto de tratamiento.

Por todo esto, las tuberías y depósitos deben considerarse como una parte esencial más en el vacío sanitario y asegurarnos de dejar limpio y desinfectado su interior entre los diferentes lotes de animales. Para ello se deben emplear productos que no solo desinfecten, sino que sean además capaces de retirar también toda la materia orgánica formada, es decir, han de tener capacidad de detergencia y de emulsión de esa materia; así como de eliminar los depósitos de cal que sirven de asiento al biofilm.

No se debe confiar esta parte del vacío sanitario solamente a un desinfectante por sí solo, pues esta sustancia mucosa es capaz de inactivarlos y resistir su acción. Es el mismo caso que cualquier otra superficie de la granja, donde antes de la desinfección se ha de realizar una buena limpieza previa, solo que esta es de peor acceso que el resto.

Lo ideal sería establecer un sistema de recirculación cerrando el circuito. Se trata de aprovechar la acción mecánica ejercida por efecto del flujo turbulento que se genera por la recirculación en el interior de la tubería; del mismo modo que se hace en las industrias alimentarias o en los circuitos de las máquinas de ordeño. Como esto habitualmente no es posible, se ha de recurrir al aumento de la concentración del producto y del tiempo de contacto con el interior de la tubería.

tuberia-hypred
A menudo la suciedad se decanta y acumula en la parte más inferior. Foto Hypcam – Hypred.

En cuanto al tipo de productos a emplear, lo primero es considerar el tipo de restos que se pretende eliminar. En el caso de materia orgánica, como es el caso de la sustancia gelatinosa, lo ideal es emplear productos detergentes de carácter alcalino.

Igual que con la materia orgánica de cualquier otra superficie de la explotación. En este caso han de ser capaces de emulsionar la materia orgánica sin dañar las superficies sobre las que se ponen en contacto, además de no generar demasiada espuma en la luz para facilitar el posterior aclarado. Si lo que tenemos en el interior son depósitos de cal, se habrá de emplear detergentes ácidos para eliminar esos depósitos calcáreos; en este caso también teniendo en cuenta el tipo de material de que está hecha la tubería y controlando la generación de espuma.

Así en un primer ataque, lo ideal sería combinar ambos productos, ácidos y alcalinos, para retornar las tuberías a su estado inicial de cuando se instalaron. Posteriormente, y en sucesivas ocasiones, se puede hacer en primer lugar una limpieza con un detergente alcalino con alta capacidad secuestrante que nos prevenga a la vez de nuevas incrustaciones de cal y finalizar desinfectando con ácido peracético que, además de luchar contra las incrustaciones, es efectivo contra el biofilm.

El mantenimiento rutinario en cada vacío sanitario es la mejor medida para mantener las tuberías en óptimas condiciones entre diferentes lotes de animales.

Lo mismo ocurre con los depósitos de agua y los depósitos para tratamientos medicamentosos, en los que la salida del agua suele estar situada un poco por encima de la base, por lo que siempre quedan restos de agua con el consiguiente depósito de restos precipitados; siendo de gran importancia eliminar dichos restos medicamentos y residuos orgánicos por completo tras cada tratamiento y entre lotes de animales.

Hay que tener presente que la bioseguridad no solo supone el evitar la entrada de patógenos del exterior, sino el evitar que estos se extiendan por la explotación, así como las contaminaciones cruzadas dentro de la misma.

 

 

cabezal2-409x148.jpg
6min0

El agua, como elemento indispensable para la vida es uno de los vectores más influyentes a la hora de determinar la calidad de una explotación ganadera.

Los problemas que puede ocasionar un agua que no ha sido debidamente tratada son variados, y generalmente muy importantes. En primer lugar, un animal que rechaza el agua y no la bebe, no come, por lo tanto un agua en mal estado disminuye la rentabilidad de los animales alojados.

Además, un agua no tratada puede llevar patógenos que luego enfermarán a los animales. Si además la medicación para tratar una enfermedad se hace vía agua, mantenemos la fuente de contaminación. Así como se ha ido mejorando mucho en los diseños de las granjas o en los materiales y medios para controlarlas, al AGUA (el “motor” de la Granja) no se le prestan la atención requerida. Las empresas que buscan una mayor rentabilidad apostarán por un correcto y adecuado tratamiento del agua.

“Las empresas que buscan una mayor rentabilidad apostarán por un correcto y adecuado tratamiento del agua”

El agua es tanto o más importante en las primeras semanas de un animal (por ejemplo el 75% del peso de un pollo al nacer es agua). Además existen fases de cambios de pienso, stress, calor y finalización de la crianza que conllevan un alto consumo de pienso y, por consiguiente, mayor demanda de agua.

Sea cual sea la especie, un retraso en el consumo de agua y de alimento promueve una reducción de las respuesta inmune, por lo que podemos comprometer la crianza. Esto también funciona en sentido positivo, SI TENEMOS UN AGUA DE CALIDAD LOS PARAMETROS PRODUCTIVOS DE LA EXPLOTACIÓN MEJORAN.

“El Agua es la VIDA de una granja. Si el motor que la mueve está mal, las pérdidas económicas son grandes y pocas veces se valoran”

Otro punto a tener en cuenta es que si las líneas de conducción tienen biofilm este impedirá la eficacia de vacunas, medicamentos, detergentes o desinfectantes con el consiguiente perjuicio económico. Existen estudios muy completos y respetados en los cuales se ha demostrado que si no eliminamos las distintas capas que conlleva el Biofilm tenemos un riesgo de que en el mismo se oculten y proliferen patógenos que afectan gravemente a los animales.

Para mantener un buen control del biofilm, el tratamiento más adecuado es aquel que realmente consiga desintegrar y prevenir la nueva formación de esta telaraña de bacterias y que además sea eficaz contra virus, hongos y protozoos (como los causantes de la Coccidiosis o Cryptosporidiosis).

“Toda buena producción requiere un óptimo aporte de agua”

Los tratamientos de agua adecuados y registrados legalmente son aquellos que llevan el membrete Conforme a la Orden SSI/304/2013, que es el Boletín Oficial del Estado en que se publicó las Sustancias Autorizadas para el Tratamiento y Desinfección del Agua de Bebida para Consumo.

Desafortunadamente todavía se siguen usando productos o máquinas que NO están autorizados para la desinfección de agua de bebida y esto, no es solo un problema legal, sino que su uso es ineficaz e incluso puede ser peligroso para animales y operarios.

Las pastillas DUTRION de Dióxido de cloro de FarmBioControl tienen el mayor poder de desinfección sin problemas de corrosión o manejo estando autorizadas conforme a la Orden SSI/304/2013 FarmBioControl ofrece una tableta, reconocida a nivel mundial, que en 10 minutos en agua, y con una manipulación extremadamente sencilla, nos produce dióxido de cloro estable con el cual eliminamos la mayoría de los patógenos con gran rapidez y a dosis reducidas. Eficaz frente a VIRUS, BACTERIAS, HONGOS, ESPORAS y PROTOZOOS.

En FarmBioControl buscamos siempre ayudar a nuestros clientes a conseguir una mayor rentabilidad de su explotación; Sistemas de desinfección eficaces, tratamientos de Bioseguridad interna y externa, tratamientos de aguas, reducción del ácaro rojo… Queremos llevar la BioSeguridad para asegurar una mayor tranquilidad y beneficio a nuestros clientes.

medicamentos-cabecero-409x148.jpg
20min0

Por Joan Freixes, CENAVISA, S.L.

El agua de bebida es la vía de administración principal de medicamentos en tratamientos masivos para aves y cerdos. Por ello, será fundamental conocer el comportamiento y la estabilidad de un medicamento en este medio, en las condiciones de uso, es decir, durante el tiempo en que el agua medicada está a disposición de los animales para ser consumida.

Las etapas del ciclo de vida de un medicamento van desde su elaboraciónhasta la administración final a los animales. Precisamente, es esta última etapa uno de los puntos críticos del ciclo puede condicionar el éxito o el fracaso de un tratamiento terapéutico.

 El agua es capaz de solvatar sustancias iónicas como las sales o meléculas como la glucosa a través de puentes de hidrógeno

Químicamente la molécula de agua es muy sencilla. Está constituida por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, dispuestos espacialmente como un dipolo, es decir, con la carga eléctrica repartida asimétricamente. Esta propiedad es la responsable del poder disolvente del agua, capaz de solvatar sustancias iónicas como las sales, por interacciones de tipo electrostático, o moléculas como la glucosa, por ejemplo, a través de puentes de hidrógeno.

-Antes de analizar las posibles causas que influyen en la estabilidad de un medicamento en el agua de bebida, conviene tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Cuando el medicamento se administra en el agua a través  de un dosificador, el recipiente de la solución madre o concentradose comporta como un reactor químico, donde pueden tener lugar distintos procesos químicos
medicamentos-medio

Figura 2. Dosificador de agua

  • Supongamos que un fármaco A, ingrediente activo de un medicamento, se transforma en el agua en un producto de degradación B.La velocidad de transformación se rige a través de las leyes de la cinética química. Para un proceso de primer orden se cumple la fórmula de la figura 3. La velocidad de descomposición del fármaco A es proporcional a su concentración molar (moles de fármaco/L). Ello quiere decir que, a igualdad de concentración, la velocidad de degradación de un fármaco en un recipiente intermedio de 20 L será 50 veces mas rápida que en un tanque de 1.000 L.
medicamentos-medio-5-230x207

Figura 3. Leyes de la cinética química

  • Un fármaco puede degradarse en el agua sin que se altere el aspecto físico de la disolución. Los cambios de coloración y la aparición de turbidez y precipitados no son los únicos indicadores de la inestabilidad de un medicamento.

 

“La velocidad de degradación de un fármaco será 50 veces más rápida en un recipiente de 20l que en un tanque de 1.000l”

En ocasiones se atribuye el fracaso de un tratamiento terapéutico a la falta de eficacia de los medicamentos. Sin embargo, si analizamos las posibles causas que afectan su estabilidad en el agua, nos daremos cuenta de los múltiples factores que pueden alterar un medicamento y que pueden ser la causa de la escasa respuesta terapéutica. Cuando un medicamento está disuelto en el agua, las moléculas de los fármacos que lo componen son susceptibles de interaccionar con los elementos ambiambientales, que provocan un bombardeo constante que altera su estructura química, como resultado de diferentes reacciones de transformación.

  • Hidrólisis: reacción con el agua
  • Oxidación: reacción con el oxígeno atmosférico
  • Fotólisis. Fragmentación o transformación de una molécula por absorción de energía radiante
  • Isomerización (epimerización): formación de isómeros ópticos menos activos
  • Formación de complejos de coordinación con iones Ca2+ y Mg2+
  • Polimerización: reacción de una molécula con sus productos de degradación primarios
medicamentos-medio2-230x207

Figura 4. Acción de los agentes ambientales sobre los fármacos disueltos.

Factores que pueden alterar la estabilidad de un medicamento en el agua

  • Dureza total (contenido por litro de iones Ca2+ y Mg2+)

Algunos fármacos reaccionan con estos iones para formar complejos de coordinación insolubles. A continuación se describen distintos ejemplos.

-El enrofloxacino es una fluoroquinolona ampliamente utilizada en avicultura.  Disuelto en aguas muy duras, interacciona con los iones divalentes Ca2+ y Mg2+ formando complejos de coordinación insolubles,por cesión de pares de electrones de los átomos de oxígeno de los grupos carboxilo del enrofloxacino a orbitales d vacíos del ión Ca2+.

Dr. SUMANO comprobó como disminuía la absorción del enrofloxacino administrado a pollos por vía oral en el agua de bebida a medida que aumentaba la dureza total del agua. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en la concentración sérica máxima (Csmax), en el área bajo la curva (AUC) y en la semivida de eliminación, con valores de 3.51 µg/ml, 26.21 y 0.072, respectivamente, en aguas blandas (16.5 ppm CaCO3) y 2.22 µg/ml, 13.58 y 0.069 en aguas duras (195 ppm CaCO3). La biodisponibilidad del fármaco enrofloxacino se redujo drásticamente en aguas duras un 50%.

medicamentos-medio3-230x207

Imagen 1.– Vista del complejo de coordinación  enrofloxacino-Ca preparado en el laboratorio

-La doxiciclina, como el resto de las tetraciclinas (oxitetraciclina, tetraciclina y clortetraciclina) de su grupo, posee una estructura química plana con múltiples grupos funcionales con átomos de oxígeno, capaces de ceder pares de electrones a los orbitales d vacíos de los iones Ca2+ y Mg2+, formando complejos de coordinación insolubles en agua.

Estos inconvenientes pueden corregirse adicionando al depósito del dosificador que contiene el concentrado una cantidad de ácido cítrico

La formación de estos complejos de coordinación es un proceso reversible y de acuerdo con la ley de equilibrios químicos, como la constante de estabilidad de formación de complejos de calcio del ácido cítrico es 4.68 y es superior a la del enrofloxacino y la doxiciclina,  el equilibrio se desplazará de forma que el ácido cítrico se combine con los iones Ca2+ y Mg2+ del agua formando los respectivos complejos de coordinación, y liberando el enrofloxacino y la doxiciclina, estabilizando la solución acuosa.

  • pH

El pH puede inducir, por catálisis ácida o básica, la hidrólisis de algunos fármacos. Las aguas duras tienen un pH en un intervalo de 7.5 – 8.2.

-La amoxicilina, en solución acuosa, presenta dos posibles mecanismos de degradación, ambos inducidos por catálisis básica y cuyo factor limitante es su concentración en agua. El intervalo de pH de mayor estabilidad de la amoxicilina es de 5.8 – 6.5 .

En aguas muy duras será muy conveniente acidificar la solución con amoxicilina para ajustar la disolución en esta franja de pH.

  • Temperatura

Acelera los procesos de degradación de los fármacos. Cada 10º C de aumento de temperatura duplica la velocidad de reacción. En verano, con el aumento de la temperatura, los fármacos se alteran más rápidamente.

  • Oxígeno atmosférico

Puede reaccionar con un determinado fármaco provocando su oxidación. Los procesos de oxidación son catalizados por la luz, los metales pesados y el calor.

  • Interacciones con otros fármacos

La mezcla de dos o más medicamentos puede provocar una alteración de su estabilidad. Medicamentos con distintas características ácidas y básicas, presentan incompatibilidades cuando se mezclan en el agua. Un ejemplo que ilustra lo dicho es laabundante precipitación que se produce cuando se mezclan una solución de enrofloxacino con una solución de doxiciclina hiclato.

  • Interacciones con agentes potabilizadores del agua (cloro gas, hipocloritos, peróxidos)

Es muy importante  controlar la calidad bacteriológica de las aguas en la sanidad de los animales, puesto que constituye un factor de desestabilización de algunos fármacos disueltos en ellas y como causa de la formación de biofilm en las conducciones y el sistema del agua de las granjas. Preservar la calidad bacteriológica de las aguas lleva consigo la utilización de agentes potabilizadores como el cloro gas, los hipocloritos y los peróxidos (peróxido de hidrógeno). Estas sustancias son agentes oxidantes fuertes, con unos elevados potenciales oxidación-reducción.

Como ejemplo de desinfectante bactericida hablaremos del cloro y en especial su forma activa en medio acuoso, el ácido hipocloroso (HClO), que penetra fácilmente en la célula bacteriana a través de la membrana citoplasmática, actuando sobre las proteínas y los ácidos nucleicos de los microorganismos, oxidando los grupos sulfhidrilo y atacando los radicales amino.

Las diferentes sustancias presentes en el agua, como la materia orgánicay otros contaminantes, influyen en la demanda de cloro. Por ello es necesario agregar suficiente cloro, no solo para destruir los microorganismos, sino también para compensar el cloro consumido por esas sustancias.

“Resulta fácil pensar que si una molécula de cloro es capaz de reaccionar con un grupo amino de una proteína para formar una cloramina durante la potabilización del agua, también podrá reaccionar con grupos amino secundarios y terciarios de algunos fármacos   disueltos en ella”

Weinberg ha estudiado la acción del cloro libre libre en la estabilidad de algunos fármacos, en concreto con la doxiciclina y el enrofloxacino y comprobó la formación de los respectivos derivados clorados de estos antibacterianos. La lincomicina disuelta en agua forma el derivado sulfóxido en presencia de un exceso de cloro libre. La sulfametacina se transforma en el derivado 5-halogenado y la trimetoprima, por su parte,  reacciona formando un derivado triple halogenado.

Como se observa en la Tabla 1 la colistina se produce una pérdida del 33% y con el enrofloxacino un 10%. En el resto de los antibacterianos la interacción es menos importanteSi expresamos la dosis terapéutica de algunos antibacterianos en lugar de mg/L en concentración milimolar (mmol/L) y consideramos que todo el cloro residual de 1 ppm, equivalente a 0.014 mmol/L reacciona completamente con ellos, observamos los mmoles de fármaco que reaccionan por mmol de cloro.

medicamentos-medio4-230x207

Tabla 1.- Dosis terapéutica de algunos antibacterianos considerando el cloro residual de 1ppm .

Hay que tener en cuenta que cada potabilizador interaccionará con los fármacos a través de mecanismos distintos y que la velocidad de esta reacción dependerá de varios factores, como la concentración de las sustancias reactivas, el pH, la temperatura, etc.

Al hacer un tratamiento terapéutico en el agua de bebida, se tendría que eliminar únicamente la carga bacteriana, sin añadir potabilizador en exceso que pudiese originar la interacción con el medicamento.

  • Interacciones con acidificantes

El pH ácido provocado por los acidificantes, puede inducir, por catálisis ácida, la degradación de algunos fármacos.

-PAESEN comprobó que en medio ácido la tilosina A, que es el factor mayoritario de la tilosina, se descompone en tilosina B y en medio neutro y alcalino se descompone en el aldol de la tilosina A.

  • Radiación lumínica

Cuando a una solución de doxiciclina le da la luz, con el tiempo toma un color rojizo característico debido a la formación de una quinona.Radiación lumínica:cataliza determinados procesos de oxidación de fármacos.

  • Microorganismos

Un agua sanitariamente no potable puede ser la causa de procesos infecciosos en los animales y el origen de la formación de biofilm en las conducciones.

Desde otro punto de vista, algunos microorganismos producen enzimas (β-lactamasas) que son capaces de inactivar un fármaco.

Conclusiones

Poder garantizar la estabilidad de un fármaco disuelto en el agua de administración a los animales no resulta fácil debido a los múltiples factores que la pueden alterar, como ya se ha visto anteriormente. En estas condiciones, no se puede asegurar que se alcancen los niveles terapéuticos necesarios de fármaco para sanar a los animales y como resultado, se achaque la falta de eficacia del medicamento a su calidad.

Es muy importante que el ganadero o el avicultor conozca las características del agua de suexplotación: la dureza, el pH, su calidad bacteriológica. Con este conocimiento se podrán prever las medidas que se deban tomar para garantizar la estabilidad del medicamento disuelto en ella.

Como conclusión final, insistir que la correcta administración de un medicamento, al final, economiza el coste de un tratamiento.

BIBLIOGRAFÍA

  1. SUMANO, L.H. et al.,Poultry Sciences, 83, 726-781(2004)
  2. YONG CHEN et al., J. Env. Sci., 23(10), 1634-1639(2011)
  3. WEINBERG, H. S. et al., WRRI Project No. 50307, University North Carolina (2004)
  4. PAESEN, J. et al., J. Pharm. Biomed. Anal., 13, 1153-1159(1995)

 

zotal_fumigeno-409x148.jpg
10min0

Por Javier Tabares Enrique Ruiz Veterinarios. Laboratorios Zotal

Introducción

La alimentación es uno de los mayores retos del siglo XXI, y como garantía de ésta la Seguridad Alimentaria. Esto se ha convertido, con el permiso de los lectores, en una obsesión en los últimos años por parte de investigadores, gobiernos y en general todos los estamentos implicados en la cadena, con el fin de mejorar la salud de las personas y minimizar la repercusión que la actividad humana causa en el medio ambiente.

Dentro de la máxima “del campo a la mesa”, se busca como objetivo que el consumidor tenga a su disposición una amplia variedad de alimentos que ofrezcan un consumo seguro y responsable.

Esto supone un conocimiento cada vez más profundo y profesional de toda la cadena alimentaria, con el compromiso de poder responder a las expectativas de los consumidores.

Dentro de este compromiso, las empresas implicadas en el proceso alimentario, deben aportar soluciones en la línea propuesta, con sistemas de producción y productos con un mejor comportamiento medioambiental.

Se trata pues de pasar del azul al verde –de la química a lo natural-, en la mayor parte de estos procesos y en la parte que nos ocupa, dentro del campo de la higiene y de la desinfección.

La legislación se vuelve cada vez más restrictiva con el uso de determinados productos, como el caso del formaldehido, cuyo uso se ha prohibido según la Decisión de la Comisión (2010/675/UE) del 8 de noviembre, en PT 4 (uso alimentario) y PT 6 (uso como conservante).

En países como Francia, Alemania y Turquía su uso no está permitido en PT 3, es decir en ganadería y cada vez más los comités de empresa de las integraciones se niegan a usar este producto -clasificado como tóxico y carcinogénico- como desinfectante en las instalaciones donde trabajan.

Desinfección de superficie por vía aérea (DSVA): tecnología de ultradifusión

La DSVA es una técnica de desinfección que generalmente se aplica en las explotaciones ganaderas una vez terminado el proceso de limpieza y desinfección, con el fin de garantizar el mayor estado sanitario posible, antes de reintroducir nuestros animales y una vez colocados los materiales y las camas, lo que supone una recontaminación de nuestra explotación.

Según el siguiente esquema, se trata del vértice de la pirámide de la limpieza y desinfección:

medio01-piramide

Pero, ¿por qué recurrir a una técnica de DSVA?

Esta técnica permite una difusión de la materia activa por zonas de difícil acceso que no fueron suficientemente cubiertas durante el proceso de limpieza y desinfección aprovechando el aire como factor de difusión (también de contaminación) por lo que conseguimos reducir nuestra carga bacteriana, según el siguiente cuadro:

medio02-grafica

Existen dos técnicas de DSVA:

1. Vía húmeda: nebulización y termonebulización.

2. Vía seca: desinfección fumígena por tecnología de ultradifusión, a la que nos vamos a referir

¿Cuáles son las características de la tecnología de ultradifusión fumígena?

Se trata de una muy buena tecnología de difusión de una materia activa.

Consiste en una emisión de partículas sólidas:

  • muy numerosas (5 a 15 MM /m3)
  • muy finas (0,1 a 5 micras)

Difusión perfectamente homogénea, en todos los puntos de un local, cualquiera que sea su configuración.

La tecnología de ultradifusión o desinfección fumígena se basa en el principio de reacción térmica según el esquema siguiente:

Este esquema supone la transformación de una energía térmica, encendido de mecha, a través de un proceso de reacciones químicas, en una energía cinética, que se encarga de difundir el humo por la instalación.

medio03-esquema1

La difusión del humo y el modo de acción viene explicada en el siguiente esquema, según el cual, tras un periodo de contacto de unas 12-15 horas se consigue una desinfección de nuestras instalaciones ganaderas con bastante garantía.

medio04-esquema2

¿Cuáles son las aplicaciones de la desinfección terminal fumígena en nuestras granjas?

Una vez realizada la limpieza y desinfección de nuestra granja y entre 1 y 2 días antes de la introducción de los animales, procedemos a cubicar el volumen de las instalaciones y a colocar tantos botes de emisión de humo como sean necesarios.

Tras encenderlos, nos salimos de la nave y dejamos actuar durante unas 15 horas, pasadas las cuales abrimos puertas y ventanas, que previamente habíamos cerrado para evitar la salida de los humos, para ventilar.

Como ya he comentado, tras 1-2 días podemos meter nuestros animales en un ambiente más seguro desde un punto de vista de carga bacteriana.

Este tipo de desinfección también puede aplicarse a los silos de piensos, con el fin de minimizar las posibilidades de contaminación de los alimentos de nuestros animales.

Procedemos a vaciar el silo y a limpiarlo. Uno o dos días antes de la llegada del nuevo pienso, se lleva a cabo la desinfección del mismo, con un bote de unos 20 m3-40 m3 , en función del tamaño del mismo.

Es importante no olvidar tapar el silo, para evitar que se escape el humo y asegurar la eficacia del tratamiento. Al ser una desinfección seca, garantizamos no aportar humedad a los mismos y a prevenir en este caso la aparición de hongos en los alimentos que suministramos a los cerdos.

No se debe olvidar que los camiones que transportan los piensos deben estar igualmente desinfectados, pudiendo aplicarse de la misma forma que en el caso de los silos.

medio05-tabla

Beneficios

A modo de resumen, vamos a recordar los beneficios de una aplicación terminal fumígena en nuestra granja porcina:

EFICACIA Acción bactericida y fungicida sobre los principales contaminantes encontrados en ganadería (según la norma francesa NFT 72281) Respeto de las dosis homologadas Tratamiento seco, sin aporte de humedad

PRACTICO El ganadero realiza el tratamiento que quiere Botes predosificados, listos al uso Tratamiento autónomo Sin manipulación del producto necesario por el aplicador

SEGURO Salud: la difusión es autónoma, sin presencia del aplicador. La persona no tiene que estar pendiente del tratamiento Ventilación tras el tratamiento: no hay exposición de los ganaderos y ni de los animales Buen comportamiento medio ambiental: sin transporte de productos diluidos; sin efluvios líquidos; sin substancias clasificadas como peligrosas para el medio ambiente

ECONÓMICO de gran importancia, dado la situación actual. Coste de mano de obra reducido Puesta en marcha rápido (ganancia de tiempo) Sin uso de agua =>Economía de agua Sin necesidad de aplicarlo con aparatos, por lo que no precisa inversión

cabezal-espuma--409x148.jpg
14min0

Por Rafael Arlegui, Hypred  HYPRED IBERICA.

Que para que haya desinfección primero tiene que haber limpieza previa es algo que ya todo el mundo tiene presente. Que para conseguir una buena limpieza es necesario el empleo de detergentes, y si es en espuma mucho mejor, es también un concepto cada vez más extendido y compartido, tanto por técnicos como por productores de todos los sectores; y no solo por la mayor calidad de la limpieza alcanzada, sino por el ahorro de agua, trabajo, tiempo y energía conseguido.

En este contexto, viene ahora la elección del detergente más adecuado para llevar a cabo la limpieza previa a la desinfección de las naves. Para ello hay que considerar los tipos de detergentes que existen y cuál será el más adecuado en función de los materiales a desinfectar y la clase de suciedad a la que han de enfrentarse.

Lo primero será establecer de qué estamos hablando y determinar las diferencias entre conceptos que, a menudo, se suelen confundir como son el de jabón y detergente.

– Un jabón es una sustancia con dos partes; una de ellas, llamada lipófila (tiene afinidad por los lípidos o grasas) o hidrófoba (tiene repulsión por el agua) que se une a las gotitas de grasa y la otra parte, denominada hidrófila, se une al agua. De esta manera se consigue disolver la grasa en agua y que sea el agua la que realmente lave la superficie al arrastrar la suciedad emulsionada.

– Los detergentes son una mezcla de muchas sustancias, incluyendo jabones. El componente activo de un detergente, llamado tensioactivo, es similar al de un jabón, su molécula tiene también una larga cadena lipófila y una terminación hidrófila. Se podría decir, resumiendo mucho, que un jabón es una parte de un detergente, el cual posee una formulación mucho más compleja. Una de las razones por las que los detergentes han desplazado a los jabones es que se comportan mejor que estos en aguas duras.

medio-el-detergente-sinfondo

Según el pH que tengan los detergentes, se pueden clasificar en alcalinos, neutros o ácidos.

– Los detergentes alcalinos son los más adecuados a la hora de emulsionar y retirar materia orgánica como grasa, sangre, restos de heces, etc.

– Los neutros son aquellos que se suelen emplear en la higiene personal, como los jabones de manos, champús, etc.

– Los ácidos están más indicados para eliminar los restos de cal u óxido.

Es por ello que los más recomendables, dado el tipo de suciedad presente en las explotaciones, son los de tipo alcalino (pH>8) por tener mayor capacidad de arrastre. Lo cual no excluye que, en caso de querer retirar incrustaciones de cal o similares, se empleen también detergentes ácidos en determinadas ocasiones y sobre superficies y materiales concretos.

Viendo esto, podemos ir haciéndonos idea de cuán compleja puede llegar a ser la formulación de un buen detergente; la cual no solo se limita, o no debería limitarse, a un jabón al que se le añade mayor o menor cantidad de sosa, sino que han de entrar en juego infinidad de componentes, aditivos y adyuvantes que potencien su acción y limiten sus posibles efectos negativos y corrosivos.

Estos componentes secundarios son, aun a pesar de su aparente escasa representatividad en el total de la fórmula, tan importantes como las sustancias que se encuentran en mayor proporción.

Además de la sosa, potasa o ácidos de diversa índole,  que dan el carácter alcalino o ácido según el tipo de detergente, entre los principales componentes que deben incluirse en la formulación de un buen detergente y sus funciones destacan los tensioactivos y diversos adyuvantes:

Agente tensoactivo o “surfactante”.– Es el componente que realiza un papel similar al del jabón.  Genera espuma y facilita que el agua “moje” mejor las superficies y separa la suciedad de dichas superficies, impidiendo que se deposite de nuevo. Así, dependiendo de la calidad del tensioactivo, poseerá mayor o menor “poder mojante” y generará una espuma de mejor o peor calidad.

Hay varios tipos dependiendo de su carga:

  Aniónicos: Son los más utilizados a nivel doméstico.

  Catiónicos : Tienen propiedades desinfectantes, aunque no lavan tan bien.                          Ej/ Amonios cuaternarios.

  No-Iónicos : Empleados con frecuencia para lavavajillas.

 Anfotéricos : Utilizados en champús y cremas para usar sobre la piel.

Dentro de cada grupo, hay infinidad de compuestos con diferentes propiedades y eficacias de unos respecto a otros; será en este caso decisión del formulador del detergente el empleo de unos u otros, o incluso combinaciones de varios tensioactivos, para obtener el mayor efecto de limpieza en función de la suciedad que se pretenda combatir y las condiciones de trabajo en que se haga.

Agentes coadyuvantes .- Ayudan al agente tensioactivo en su labor, algunos de ellos son:

Polifosfatos: Ablandan el agua y permiten lavar en aguas duras.

Silicatos solubles: Ablandan el agua, dificultan la oxidación sustancias como el acero inoxidable o el aluminio.

Carbonatos: Ablandan el agua.

Quelantes: Agentes que evitan la interferencia de metales o de la cal         con la acción del detergente. Gracias a ellos, es posible conseguir que algunos detergentes alcalinos sean capaces de prevenir y actuar frente a los depósitos calcáreos.

Sulfato de sodio: Evita que el polvo se apelmace facilitando su manejo.

Enzimas: Rompen las moléculas de proteína, eliminando manchas de restos orgánicos como leche, sangre, etc.

Estabilizadores de espuma: Mantienen la espuma en buenas condiciones el tiempo necesario para favorecer la humectación y el arrastre.

Inhibidores de la corrosión: Evitan daños en los materiales y prolongan su vida útil. Muy importantes en detergentes ácidos y alcalinos.

Con todo esto, es fácil deducir cuales van a ser las características ideales que ha de presentar un buen detergente y qué es lo que se ha de buscar a la hora de elegir uno u otro.

medio-poder-mojante-sinfondo

Entre esas características ideales, se pueden citar varias como principales:

1- Alto rendimiento – El rendimiento se define como la extensión de superficie y cantidad de suciedad que es capaz de eliminar el detergente por  kg de producto empleado. Dicho de otra manera, que cunda lo más posible.

2- Poder mojante – Este concepto se refiere a la capacidad de reducir la tensión superficial del agua en grado suficiente para poder penetrar en grietas, fisuras y poros por angostos que sean. Se trata de que pueda llegar allí donde se encuentran acantonados la suciedad y los microorganismos para poder retirarlos y que la desinfección pueda ser después eficaz. Esto es necesario puesto que el agua, dada su elevada tensión superficial, no es capaz de penetrar en determinados espacios si son demasiado finos; favoreciéndose  por tanto la persistencia de microorganismos patógenos y la formación de biofilms en las superficies.

3- Resistencia a la presencia de aguas duras – La dureza del agua, junto con la temperatura,  es uno de los factores que más influyen en la acción de los detergentes, disminuyendo tanto la calidad y persistencia de la espuma como la capacidad de limpieza. Es por ello que han de estar adecuadamente formulados para actuar, sea cual sea el grado de dureza o alcalinidad del agua y evitar su interferencia.

4- Eficacia a bajas temperaturas – Lo más habitual es emplear el agua tal como sale de la tubería sin atemperarla, con lo que en invierno esta temperatura puede llegar a ser realmente baja; lo que mermará el rendimiento si el detergente no se encuentra debidamente preparado para paliar esta circunstancia.

5– Capacidad de arrastre – El detergente ha de ser capaz de emulsionar y retirar la mayor cantidad posible de materia orgánica para que sea después el agua a presión la que, al aclararlo, lave la superficie llevándose la materia orgánica. Este es otro punto en el que adquiere un papel fundamental la formulación del detergente. No consiste todo en añadir ingentes cantidades de sosa para aumentar la capacidad de arrastre, pues con esto lo que se consigue es aumentar la corrosividad sobre los materiales y la peligrosidad para el operario como efecto adverso añadido.

6 – Fácil aclarado –  La operación de retirar el detergente con ayuda del agua a presión debe poder hacerse con facilidad, sin dejar residuos sobre las superficies y ahorrando de esta manera mayor cantidad de agua.

7- Protección de los materiales – Los detergentes deben incorporar protectores e inhibidores de la corrosión para evitar que su carácter alcalino o ácido termine dañando los materiales al cabo de un tiempo prolongado de empleo.

Así pues, con todo esto se puede concluir que, además de la carga alcalina o ácida y la calidad de los tensioactivos, la eficacia de los detergentes viene determinada en gran medida por los excipientes y aditivos que incorpora y que potencian el “poder mojante”, aumentan la capacidad de arrastre, le confieren resistencia a las aguas duras, preservan los materiales, etc.  Es un caso similar al de las vacunas y productos farmacológicos, que incorporan adyuvantes y excipientes en su composición para potenciar el efecto del principio activo y minimizar los efectos secundarios.

Una vez vistas las características y los principales componentes del detergente ideal, solo queda hacer la recomendación de su uso responsable y seguro. Su utilización ha de llevarse a cabo siempre siguiendo las indicaciones del fabricante en cuanto a dosificación y sobre los equipos de protección individual (E.P.I.) a emplear en cada caso; preservando la seguridad tanto del operario como del medio ambiente.

 

cabezal-hypred-409x148.jpg
14min0

Por Rafael Arlegui, HYPRED IBERICA.

Una parte fundamental del proceso de la bioseguridad viene determinada por la limpieza y la desinfección, así como por la desinsectación y desratización. Es decir, por el empleo de detergentes y biocidas.

Tanto detergentes como biocidas, tienen la función de ayudarnos a mantener nuestras instalaciones libres de plagas y patógenos que pudieran contaminarlas y comprometer a nuestros animales.

Pero, igual que combaten la suciedad, los microorganismos y las plagas, hemos de manejarlos de forma adecuada y con las medidas de seguridad pertinentes para que no resulten perjudiciales para nosotros, pues algunos están clasificados como nocivos, otros son corrosivos, irritantes, etc.

Este tipo de productos los englobaremos en dos grandes grupos, los biocidas y los detergentes.

BIOCIDAS

Son productos que se emplean para combatir organismos nocivos y evitar su proliferación, ya sean desinfectantes, rodenticidas, insecticidas, etc.

La propia palabra describe su función; quedando muy clara si atendemos a su etimología: Bios – viene del griego y significa vida. Cida – Proviene del latín “cadere” que significa matar. Visto esto, su definición queda muy clara, “matan la vida”.

Esto, que así escrito puede sonar bastante contundente e incluso amenazante, no ha de hacernos sino pensar que son las armas que tenemos para defendernos de los agentes patógenos y, como tales armas que son, se han de manejar con el debido cuidado. No son agua de lavanda.

Su uso y comercialización viene regulado por el REGLAMENTO (UE) Nº 528/2012, que clasifica los biocidas en 22 tipos de producto diferentes según su finalidad y empleo; ya sean desinfectantes de uso ganadero (tipo de producto 3), de industria alimentaria englobando alimentos y piensos (tipo de producto 4), desinfectantes para aguas tanto para personas como animales (tipo de producto5), insecticidas (tipo de producto 18), etc.

En dicho reglamento, se hace especial hincapié en la seguridad y en el empleo exclusivamente de productos comerciales debidamente registrados y autorizados para esos usos concretos; llegando incluso a determinar cómo ha de ser el etiquetado y la publicidad para no inducir a errores sobre los riesgos que comportan.

Así, en el artículo 69 referente al etiquetado dice: “…las etiquetas no induzcan a error en cuanto a los riesgos que el producto presenta para la salud humana o animal o el medio ambiente o en cuanto a su eficacia y, en cualquier caso, de que no incluyan las menciones «biocida de bajo riesgo», «no tóxico», «inofensivo», «natural», «respetuoso con el medio ambiente», «respetuoso con los animales» o similares”.

Análogamente, y respecto a la publicidad, el artículo 72: “Los anuncios de biocidas no se referirán a ninguno de estos de forma que induzca a error respecto a los riesgos que entraña el biocida para la salud humana o animal o el medio ambiente o respecto a su eficacia. En ningún caso podrá aparecer en la publicidad de un biocida la mención «biocida de bajo riesgo», «no tóxico», «inofensivo», «natural», «respetuoso con el medio ambiente», «respetuoso con los animales» ni ninguna otra indicación similar.”

Queda claro que no se debe inducir a error al usuario; pues no es extraño que a veces se publiciten este tipo de productos comonaturales, como si eso fuera sinónimo de inocuidad. No olvidemos que natural no tiene porqué ser equivalente a saludable. Pocascosas hay más naturales que el veneno de una víbora del Gabón, por ejemplo;así como tampoco dejan de ser obras de la Naturaleza un terremoto o una erupción volcánica.

La Unión Europea también está revisando todas las sustancias que se emplean como principios activos en la elaboración de biocidas, retirando aquellas que suponen un riesgo inaceptable para la salud o el medio ambiente y prohibiendo su comercialización. De esta forma, se han retirado algunos insecticidas (tipo de producto 18) como el diazinón y el clorpirifós.

bioseguro

Otro ejemplo claro de esto es del formaldehído, que está ya considerado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) como carcinogénico en humanos en el grupo 1, pues se ha demostrado su relación directa con el cáncer de laringe. Por esta razón, el formaldehído está siendo retirado de todos los tipos de producto donde aparece.

Un producto natural NO siempre es inocuo o saludable

Como desinfectante en la industria alimentaria está prohibido desde 2011, como conservante de piensos a partir de 2015, etc., quedando a día de hoy solo como desinfectante de uso ganadero (tipo de producto 3); grupo del que también será excluido tan pronto como le toque entrar a revisión.

DETERGENTES

Son productos que vamos a emplear como parte fundamental en las tareas de limpieza previas a la desinfección. Su misión es hacer esta mucho más sencilla y efectiva, además de permitirnos ahorrar tiempo, agua y energía. No son considerados como biocidas pero, dadas las especiales características de la suciedad a la que se enfrentan, estos detergentes suelen ser alcalinos o ácidos, por lo que también pueden resultar agresivos y habrá que protegerse la piel, la cara y los ojos cuando se empleen para evitar lesiones mediante el empleo de ropa adecuada, gafas, guantes, etc.

Los detergentes permiten ahorrar tiempo, agua y energía: siempre tomando las medidas de protección adecuadas.

HOJAS DE SEGURIDAD

Como se ha visto, esta clase de productos no se encuentra totalmente exenta de riesgos pero, manejados debidamente y con las protecciones adecuadas, dicho riesgo puede minimizarse, evitar los problemas e incluso prevenir los accidentes.

Es aquí donde entran en juego las hojas de seguridad de los productos. Dichas hojas son unos documentos en los que se describen las sustancias consideradas peligrosas que contiene el producto y la proporción en la que aparecen. Igualmente describen los equipos de protección individual (EPI) que se ha de portar cuando se maneje y qué hacer en caso de accidente, vertido, salpicaduras, cómo almacenarlo, transportarlo, etc.

Las hojas de seguridad deben ser suficientemente detalladas, es decir, han de describir adecuadamente los EPI necesarios. Por ejemplo, se ha de especificar el tipo de máscara a emplear con sus correspondientes clases de filtros diferentes en caso de que el producto empleado sea pulverulento, o produzca vapores (el caso del formaldehído por ejemplo), o vaya nebulizado, etc.

Lo mismo se aplica para los guantes, botas, ropa de trabajo, etc.; no siendo lo mismo unos guantes de tela que unos de goma, ni estos  iguales que unos de seguridad química. Se harán necesarios unos u otros en función de la naturaleza del producto a manejar y eso se ha de especificar en la hoja de seguridad de cada producto.

botas

FORMACIÓN, CONCIENCIACIÓN Y MANEJO

Como ya se ha comentado, esta clase de productos comportan riesgos que son fácilmente prevenibles con la adopción de una serie de medidas básicas y un poco de formación al respecto.

Sería el equivalente al empleo del cinturón de seguridad cuando circulamos en coche o el uso del caso en la moto; no por incómodos o porque den calor vamos a dejar de usarlos.

Al final, como casi todo, se reduce al empleo del sentido común.

En este punto juegan un papel muy importante tanto la Administración como las compañías comercializadoras o las mismas empresas usuarias, quienes deben poner  a disposición de los aplicadores, además de los EPI adecuados, cursos de formación sobre su uso y realizar campañas periódicas de concienciación y actualización sobre la importancia de dicho uso. Quedando, eso sí, en última instancia, la responsabilidad en manos del aplicador, quien debe ser en todo momento consciente de lo que maneja.

Igualmente, de cara a la seguridad, es importante la forma de empleo de los productos. Por ejemplo, el empleo de los desinfectantes en espuma, siempre que esto sea posible, reduce la producción de aerosoles, disminuyendo el riesgo de inhalación de los mismos. El uso de productos en polvo en grandes cantidades, y su acumulación en suspensión en el aire, comporta riesgo de explosión si se produce una chispa.

Respetar la dosificación permite ahorrar evitando un peligro para la salud.

cartel

De igual manera, se han de desterrar mitos como el de que si los productos no pican,o si huelen bien, no son agresivos, por ejemplo. Los riesgos son los que son, independientemente de si dan sintomatología o no. Valga de ejemplo la radiactividad, que no se nota en el ambiente pero todo el mundo conoce el peligro que implica. Otro caso es el NTA, que todavía se emplea en la formulación de algunos detergentes, no se detecta por el olor pero está considerado como potencialmente cancerígeno en la categoría 3A.

Otra costumbre bastante extendida, que se ha de abandonar, es la de no seguir las instrucciones del fabricante respecto a las dosificaciones, siendomuy común emplear los biocidas con la teoría del “chorro por ciento”, es decir, sin control ni medida bajo la creencia de que cuanto más se eche mejor actúa. Con esto solo se consigueexponerse a mayor cantidad de agente de la recomendada pero no aumentar su efecto, con lo que estamos tirando dinero y poniendo en peligro nuestra salud.

Así pues, para resumir, se puede decir que tanto los detergentes como los biocidas de todo tipo son necesarios, e incluso imprescindibles, integrados en los programas de bioseguridad de nuestras explotaciones.Pero,como todo,han de ser manejados con corrección y propiedad. Tan malo es un defecto en su uso por un miedo injustificado, pues no resultarán eficaces, como un uso despreocupado por exceso de confianza.

 

cab-vacas-409x148.jpg
22min0

Por Maria Somolinos, Product Manager, OX-CTA S.L.

INTRODUCCIÓN

Uno de los temas de mayor actualidad en estos momentos en el área de la sanidad de las explotaciones de ganado vacuno lechero es la presencia del alga microscópica Prototheca.

Su gran importancia radica en que este alga es responsable de problemas de mastitis que pueden llegar a ocasionar elevadas pérdidas económicas debido a la reducción en la calidad y cantidad de leche producida, sacrificio de los animales infectados, etc.

Prototheca es un alga unicelular heterótrofa, filogenéticamente correlacionada con el Género Chlorella. Se trata de un microorganismo inmóvil, de forma oval o esférica, de 7 a 10 μm de diámetro, de reproducción asexuada, carente de actividad fotosintética y ampliamente distribuido en el medio ambiente (Di Persio, 2010).

Como agente saprófito tiene necesidad de azúcares y aminoácidos simples para su metabolismo.

Prototheca es ubicuitaria en la naturaleza, y ha sido aislada en suelos, cursos de agua, heces de bovinos, cerdos, perros, roedores, e incluso de seresn humanos afectados de enfermedad gastroentérica.

Habitualmente, en el agua corriente se encuentra en niveles inferiores a 10 UFC/ml, mientras que en el biofilm y los sedimentos depositados en los diferentes elementos del sistema de distribución de agua, puede alcanzar valores mayores de 10.000 UFC/ml o gr (Pore et al., 1986; Cantoni et al., 2012).

En las explotaciones lecheras, las áreas más favorables para el crecimiento de Prototheca son las grietas del pavimento, el biofilm del sistema hídrico, los pequeños charcos de agua existentes en las áreas de paso a la sala de ordeño, los poros microscópicos de los elementos de goma del sistema de ordeño, etc.

Dado que Prototheca ha demostrado una elevada resistencia a la desinfección con productos clorados (Anderson et al., 1988; Costa et al., 1997), los programas de limpieza y desinfección de las instalaciones, y especialmente del equipo de ordeño, deben llevarse a cabo con productos y protocolos de trabajo específicos.

Debe tenerse en cuenta que los detergentes clorados comúnmente utilizados no son eficaces frente a este alga. Por tanto, la única acción posible, es la desinfección con productos en base a peróxido de hidrógeno y ácido peracético, cuya acción alguicida ha sido certificada (Cantoni et al., 2012).

tabla

Tabla 1: Muestras positivas a la presencia de Prototheca en explotaciones de vaca de leche

ASPECTOS CLÍNICOS

En condiciones normales, la mastitis causada por Prototheca se manifiesta como una patología de la glándula mamaria de tipo crónico evolutivo. La aparición de la mastitis es generalmente asintomática o sub-clínica, no asociada a signos clínicos evidentes, aunque sí que puede observarse el aumento del recuento de células somáticas en leche, incluso alcanzando valores superiores a 106 células/ml.

Con el progreso de la infección y el consiguiente deterioro del parénquima glandular se pueden manifestar signos clínicos, como por ejemplo, coágulos de sangre en los primeros chorros de leche, aspecto acuoso de la leche, aumento en el espesor del parénquima y progresiva disminución de la producción láctea, asociada incluso a la atrofia del cuarto afectado.

En condiciones normales, la mayor parte de los animales afectados con mastitis crónicas por Prototheca eliminan una cantidad significativa de este alga, aunque frecuentemente esta eliminación es de carácter intermitente (Roesler et al., 2003).

La presentación en forma aguda de las mastitis causadas por Prototheca es normalmente esporádica. En este caso, cursa con evidente alteración de las secreciones mamarias (suero purulento) y con un considerable aumento en el volumen del cuarto afectado.

La característica más constante de este tipo de mastitis es el aumento permanente del recuento de células somáticas. No obstante, principalmente en las infecciones recientes, hay casos en los que el recuento de células somáticas se mantiene dentro de la normalidad.

Tanto en los casos crónicos como en los agudos, no se suelen observar signos clínicos sistémicos de enfermedad. Sin embargo, en presencia de factores predisponentes, tras un tiempo, la infección mamaria puede ocasionar complicaciones sistémicas ligadas a la difusión de Prototheca a través del torrente sanguíneo (Taniyama et al., 1994; Janosi et al., 2001; Thompson et al., 2009).

Dado que, tal y como se ha comentado anteriormente, habitualmente la mastitis asociada a Prototheca no está asociada a signos clínicos evidentes, el  riesgo de la no detección de estas mastitis sub-clínicas puede ser un serio problema que facilite su difusión al resto de animales de la explotación.

El mayor riesgo de contraer una infección mamaria por Prototheca se halla en las primeras semanas de lactación, a causa del estado de inmunosupresión que acompaña el parto y el inicio de la producción láctea (Janosi et al., 2001).

La cura espontánea de las vacas lecheras es extremadamente rara. Además, la infección mamaria por Prototheca no desaparece durante la fase de secado, sino que permanece, reapareciendo de nuevo tras el parto (Arrigoni et al., 2010).

EPIDEMIOLOGÍA

Prototheca presenta una difusión ambiental ubicuitaria, encontrándose preferentemente en hábitats húmedos y ricos en materia orgánica. Así, las condiciones favorables para la supervivencia y el desarrollo de este alga están ampliamente presenten en las explotaciones de ganado vacuno lechero.

En este tipo de instalaciones, Prototheca puede encontrarse en los bebederos (en el agua, en el biofilm adherido a sus paredes y en las zonas húmedas circundantes), en el forraje y ensilado, en las heces, el material de cama,las superficies húmedas (suelo de goma de la sala de espera y pasillos), pezoneras, equipo de ordeño, etc. (Anderson et al., 1988; Rosignoli et al., 2006).

La ingestión de Prototheca por parte de los animales puede ocurrir, por ejemplo, al ingerir agua del bebedero, al ingerir alimento contaminado o al lamer superficies donde el alga está presente.

vaca

Prototheca es capaz de reproducirse en el rumen, dando lugar a un animal portador sano. Este animal eliminará el alga a través de las
heces, contaminando la cama, el suelo, etc. El riesgo de contagio por exposición ambiental del resto de los animales aumenta considerablemente cuando Prototheca está presente en las heces de los animales portadores sanos.

Hasta este momento, el alga se puede considerar un “patógeno ambiental”, con la peculiaridad del alto riesgo de contagio. Teniendo en cuenta la multiplicación del alga en el rumen, es necesario destacar el elevado riesgo de contagio horizontal existente a través del agua de los bebederos.

La infección de la ubre se produce mediante la entrada de Prototheca con la apertura del esfínter del pezón durante el ordeño. De esta forma, se transmite de cuarto a cuarto mediante los vectores tradicionales de contagio del ordeño (agua, manos, paredes internas de la pezonera, etc.), dando lugar a la aparición de mastitis en forma contagiosa (comportamiento de Prototheca como “patógeno contagioso”).

La eliminación del alga en la leche se produce de forma intermitente, pudiendo dar lugar a falsos negativos si no se elimina en la cantidad suficiente para ser detectada en el laboratorio. Los terneros alimentados con leche de vacas infectadas pueden actuar como una importante fuente de contaminación ambiental gracias a la eliminación de Prototheca por las heces.

Cuando en la explotación no se han introducido animales recientemente, la infección suele tener un origen ambiental, con posterior propagación de un animal a otro principalmente a través del ordeño.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la mastitis causada por Prototheca es imposible desde el punto de vista clínico debido a la ausencia de síntomas patognomónicos.

Por tanto, es esencial la realización de pruebas de laboratorio. Así mismo, para evaluar el grado de contaminación ambiental es posible la identificación en laboratorio de la presencia de Prototheca en diferentes tipos de muestra (agua de bebida de animales, agua de lavado del equipo de ordeño, hisopos de las pezoneras, alimento, material de cama, heces, etc.).

En Laboratorios OX las pruebas diagnosticas de Prototheca se llevan a cabo mediante un procedimiento exclusivo que sigue las directrices del National Mastitis Council y contempla el cultivo en PIM (Prototheca Isolation Medium) (37ºC 72h) y la posterior identificación de las colonias sospechosas mediante observación microscópica precedida de tinción con Azul de Lactofenol.

bacterias

SENSIBILIDAD DE PROTOTHECA A LOS ANTIMICROBIANOS Y DESINFECTANTES

Prototheca spp. ha demostrado ser resistente a la terapia antibiótica tanto in vitro como in vivo(Segal et al., 1976; Casal et al., 1983; Shahan et al., 1991). Los estudios de sensibilidad realizados in vitro han demostrado sensibilidad escasa de Prototheca zopfii a algunos antibióticos y fungicidas, tales como Polimixina B, Gentamicina, Nistatina, Anfotericina B, Fluconazol, Itraconazol y Posaconazol (McDonald et al., 1984; Buzzini et al., 2008; Piccinini et al., 2008).

Los ensayos in vivo con estos y otros ingredientes activos, en los casos más favorables han mostrado solamente una reducción temporal de los síntomas y de la excreción de algas.

Por otra parte, Prototheca ha demostrado una elevada resistencia a la desinfección con productos clorados (Anderson et al., 1988; Costa et al., 1997). Merece especial atención la resistencia que presenta Prototheca al tratamiento del agua mediante los procedimientos
radicionales de cloración (Cammi et al., 2011).

PROFILAXIS Y CONTROL

Teniendo en cuenta la gran resistencia que presenta Prototheca a la terapia antibiótica/fungicida, las medidas de prevención alcanzan una importancia máxima. No obstante, es necesario tener en cuenta que la resistencia de este alga a los productos clorados obliga a la implantación de protocolos de trabajo inteligentes que contemplen la utilización de productos biocidas de eficacia testada específicamente frente a Prototheca.

Grupo OX, dentro de su Programa de Gestión Inteligente de la Bioseguridad en Explotaciones de Ganado Vacuno Lechero, ha desarrollado un protocolo específico de prevención y control de Prototheca. Dicho programa de trabajo contempla la implantación de las siguientes medias:

-Identificación de los animales infectados:

Periódicamente es necesario controlar la leche de todos los animales presentes en la explotación con el fin de identificar las vacas que presentan infecciones subclínicas.

Los animales positivos a Prototheca deberán ser separados de los sanos y ordeñados en último lugar, con el fin de contener la difusión de la infección. Una vez eliminados o separados los animales positivos, se aconseja monitorizar la presencia de Prototheca en el grupo de animales negativos mediante análisis de la leche en laboratorio.

-Identificación y control de las fuentes de contaminación ambiental:

La resistencia de Prototheca a los productos clorados hace necesaria la instauración de métodos alternativos de tratamiento de agua:

 Tratamiento del agua utilizada en la explotación (agua de bebida de animales, agua de limpieza del equipo y la sala de ordeño, etc.) con OX-AGUA 2ª GENERACIÓN®. Dicho producto en base a peróxido de hidrógeno estabilizado por la inclusión del núcleo exclusivo OX-RPLUS, ha demostrado su eficacia frente a Prototheca, garantizando la ausencia del alga en el agua, evitando así el posible contagio horizontal en los bebederos.

Se deben mantener los corrales y las camas limpios y secos. El contacto entre los pezones y las zonas de descanso sucias aumentará la probabilidad de que las bacterias invadan la ubre. En las granjas de vacuno de leche no puede aplicarse el sistema “todo dentro todo fuera” ya que la ocupación de los establos es continua.

Por esta razón, se deberán extremar las medidas higiénicas y aplicarlas permanentemente. Así mismo, tras la limpieza del equipo de ordeño con el correspondiente detergente, será necesario proceder a su desinfección con un producto específico. Se recomienda seguir estas indicaciones:

 -Desinfección de corrales, equipo y sala de ordeño, pezoneras, alojamientos de los terneros, etc. con OX-VIRIN®. Este exclusivo desinfectante 100% biodegradable en base a peróxido de hidrógeno y ácido peracético ha demostrado su eficacia frente a Prototheca incluso a dosis bajas, pudiéndose utilizar dentro del marco legal vigente para todas las labores de desinfección requeridas (incluso en el interior del circuito de ordeño).

-Aplicación sobre el material de cama (especialmente en puntos críticos como la sala de partos y la enfermería) del producto sólido desinfectante OX-S4®. Su formulación específica garantiza un absoluto control de la humedad y la destrucción de Prototheca debido a su contenido en compuestos peroxiacéticos exclusivos.

Las características de estos productos permiten una fácil y cómoda aplicación, garantizando el control de Prototheca en las instalaciones en las que se ha detectado este alga, y su prevención en aquellas instalaciones que permanecen negativas a la presencia de este agente patógeno.

-Controlar los factores de riesgo para la infección mamaria:

Deben controlarse aquellos factores de riesgo que afectan a la integridad y funcionalidad del canal del pezón, facilitando la entrada del alga. Es necesario verificar el correcto funcionamiento del sistema de ordeño, así como las operaciones llevadas a cabo por el personal durante el ordeño.

La desinfección pre- y post-ordeño de los pezones debe llevarse a cabo con productos eficaces y registrados para este uso. Para la desinfección pre-ordeño, Grupo OX recomienda la utilización de PRE-OX Mousse®, que garantiza un máximo cuidado de la piel, sin renunciar a una eficacia biocida total.

Como post-dipping se recomienda el uso BLUE-OX®. Ambos productos contienen compuestos en base a oxígeno activo para garantizar su eficacia frente a microorganismos de interés, incluida Prototheca.

Este protocolo de trabajo ayudará a evitar la entrada de Prototheca en las explotaciones de vaca de leche, y en aquellos lugares donde ya se ha detectado la presencia del alga, evitará que este agente patógeno se propague. Teniendo en cuenta las importantes pérdidas económicas que puede ocasionar Prototheca, no es de extrañar que se haya demostrado que la gestión inteligente de la bioseguridad es una oportunidad de mejora muy rentable a corto, medio y largo plazo.

cabezal-cerdos-409x148.jpg
17min0

Por Maria Somolinos, Product Manager, OX-CTA S.L.

INTRODUCCIÓN

La Diarrea Epidémica Porcina (llamada PED por sus siglas en inglés -Porcine Epidemic Diarrhea-) es una patología que afecta solamente al ganado porcino y no tiene implicaciones para la salud humana.

Esta enfermedad comenzó en Europa en los años setenta, extendiéndose posteriormente al Sudeste Asiático y a China. El primer caso en EEUU (Ohio) se confirmó en Abril de 2013, diseminándose posteriormente a Méjico y Canadá.

La importancia de esta enfermedad radica en las preocupantes pérdidas económicas que puede causar para la industria porcina. Por ejemplo, en EEUU ocasionó la pérdida de más de 5 millones de cerdos en menos de un año.

La Diarrea Epidémica Porcina está causada por un virus perteneciente a la familia Coronaviridae, pero genéticamente diferente al virus de la Gastroenteritis Transmisible, que también pertenece a la misma familia.

El virus de la Diarrea Epidémica Porcina (PED virus) provoca diarrea severa y deshidratación, y se transmite principalmente por vía fecal-oral. Se ha reportado una morbilidad de hasta el 100%, y durante un brote, la mortalidad de los animales jóvenes puede ser del 80-100%, viéndose además afectados los parámetros productivos de toda la explotación.

Existe una vacuna disponible comercialmente, pero su eficacia no se ha demostrado de forma objetiva. Por tanto, la implantación de un programa estricto de gestión de la bioseguridad es la herramienta más eficaz para prevenir la difusión de este agente patógeno.

Este virus puede sobrevivir más de 28 días en materia fecal y más de 13 días en agua.

Además, cabe destacar que es altamente infectivo. Bajo condiciones experimentales, se ha demostrado que la Diarrea Epidémica Porcina se puede provocar por la dilución de tan solo 1 ml de materia fecal infectada en 100.000 L de agua.

Los animales infectados pueden excretar el PED virus por las heces durante 5-9 días.

También se ha demostrado que la excreción del virus es posible por vía nasal. Por ejemplo, un animal de 2-3 días de edad es capaz de excretar 109 partículas víricas por ml de heces.

Por tanto, 100 ml de materia fecal contendrán 100 x 109 partículas víricas. Si se asume que un protocolo de bioseguridad por término medio es capaz de presentar una eficacia del 99,999%, presumiblemente 106 partículas víricas permanecerán viables, con el riesgo de infección que ello conlleva.

La bioseguridad juega un papel vital en la prevención de la dispersión del PED virus dentro de una determinada explotación, así como entre diversas instalaciones.

No obstante, con objeto de frenar la dispersión del virus, es importante identificar las posibles oportunidades de mejora existentes a nivel de bioseguridad, para implementar medidas correctoras que permitan optimizar la estrategia de control llevada a cabo.

Resulta fundamental asegurar que ninguna persona o material introducido en la explotación contiene partículas infectivas. Esto significa que el flujo de todos los animales, personas, equipos, materiales y vehículos debe ser rigurosamente controlado.

Para establecer una estrategia inteligente en material de gestión de bioseguridad que permita prevenir la dispersión del PED virus es necesario desarrollar protocolos de trabajo específicos que incluyan el uso de productos biocidas con eficacia demostrada frente a este agente patógeno.

Cabe destacar que el PED virus prolifera en época invernal. Muchos de los productos desinfectantes habitualmente utilizados en las instalaciones ganaderas contienen aldehídos como ingrediente activo.

Hay que tener en cuenta que la actividad biocida de este tipo de agente desinfectante se ve reducida por debajo de los 10ºC. Por tanto, es recomendable que la actividad biocida de los productos desinfectantes que van a usarse para la prevención y el control del PED virus sea testada no sólo a temperatura ambiente, sino también a temperaturas <10ºC.

OBJETIVO

El principal objetivo de este trabajo fue demostrar que la implantación de una estrategia inteligente de gestión de bioseguridad basada en el uso de productos biocidas 100% biodegradables es capaz de evitar la dispersión del PED virus entre diferentes explotaciones, así como dentro de una determinada instalación.

En primer lugar, la eficacia del desinfectante ecológico OX-VIRIN (biocida líquido) fue testada frente al PED virus a escala de laboratorio.

Teniendo en cuenta los resultados obtenidos en dichos ensayos, se desarrolló un protocolo de trabajo específico con objeto
de garantizar el control de este patógeno incluso en condiciones de máxima dificultad.

OX-VIRIN es un desinfectante de élite 100% biodegradable que presenta un amplio espectro de acción. Sus principales ingredientes activos técnicos son una combinación específica de moléculas peroxiacéticas estabilizadas por la inclusión del Núcleo exclusivo OX-VI.

OX-S4 es un producto en polvo que contiene una mezcla única del biocida OX-VIRIN en estado sólido, con innovadoras moléculas multiacción. Gracias a su novedosa composición, OXS4 garantiza un alto poder de absorción al mismo tiempo que higieniza y elimina olores indeseables.

ESAYOS A ESCALA DE LABORATORIO

La actividad biocida (bactericida, fungicida y virucida) de OX-VIRIN se ha testado en laboratorio externo acreditado de acuerdo a los estándares europeos: UNE-EN 1276, 1650, 13697, 1656, 1657, 14675, 14476.

En lo que respecta a la actividad virucida de OX-VIRIN cabe destacar lo siguiente:

-De acuerdo a la Norma UNE-EN 14675, OX-VIRIN a una dosis del 0,5% mostró actividad virucida general, incluso en condiciones de suciedad extrema.
-En concordancia con la Norma UNE-EN 14476, OX-VIRIN a una dosis del 0,5% mostró una reducción superior a 4 log TCID50 en superficies frente a virus humanos y animales en condiciones sucias.

Por otro lado, también se ha demostrado la actividad virucida de OX-VIRIN frente a virus específicos de interés a nivel de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria. Por ejemplo, el DEFRA (de sus siglas en ingles -Department for Environment, Food and Rural Affairs-), ha aprobado de forma oficial el uso de OX-VIRIN a una dosis del 0,25-0,5% en Reino Unido.

Teniendo en cuenta la gran importancia del PED virus, se han llevado a cabo ensayos específicos para demostrar la eficacia de OX-VIRIN frente a dicho agente patógeno:
-Título infectivo (valor medio): PED virus 109 TCID50/ml
-Dosis de OX-VIRIN: 0,5% y 1%
-Tiempo de contacto (minutos): 1 y 60
-Temperatura (ºC): 4 y 20
-Sustancia interferente: condiciones de suciedad extrema (10 g/l de albúmina sérica bovina con 10 g/l de extracto de levadura). Estas condiciones simulan el posible impacto que causaría la presencia de materia orgánica durante la aplicación del producto desinfectante.

De acuerdo a la Norma UNE-EN 14476, con objeto de garantizar que el producto biocida objeto de estudio muestra actividad virucida es necesario demostrar que su uso consigue la reducción de más de 4 Log10 TCID50. La siguiente tabla muestra el tiempo necesario para garantizar la reducción de más de 4 Log10 TCID50 bajo diferentes condiciones:

tabla

Tal y como muestra la tabla anterior, OX-VIRIN a una dosis del 1% tras 1 minuto de contacto resulta efectivo frente al PED virus en condiciones de extremo nivel de suciedad, incluso a bajas temperaturas (4ºC).

ESTRATEGIA INTELIGENTE DE GESTIÓN DE BIOSEGURIDAD

Teniendo en cuenta que la bioseguridad es una herramienta fundamental para prevenir y controlar el PED virus, se recomienda la implantación del siguiente protocolo de trabajo.

Este programa contempla el uso del producto biocida OX-VIRIN de acuerdo a los resultados obtenidos en los ensayos de laboratorio presentados anteriormente.

-Control del acceso de vehículos, animales y personas a explotaciones ganaderas:

El acceso de vehículos, animales y personas a las instalaciones ganaderas debe estar restringido. Toda aquella persona, animal o vehículo que entre en la granja está incrementando el riesgo de entrada de agentes patógenos.

Teniendo en cuenta que los ensayos de laboratorio realizados permiten garantizar la eficacia de OX-VIRIN al 1% tras 1 minutos de contacto frente al PED virus, incluso en condiciones de extremo nivel de suciedad, se recomienda el uso de este producto en pediluvios, desinfección de vehículos y utensilios, con objeto de garantizar el control de la Diarrea Epidémica Porcina.

En los casos en los que el acceso de vehículos sea inevitable, antes de su entrada a la explotación, deberá desinfectarse la carrocería y las ruedas de los mismos utilizando OX-VIRIN al 1%. También se recomienda la desinfección de los puntos críticos interiores de los vehículos (volante, pedales, etc.).

Las personas deberán entrar pasando a través de pediluvios que contengan OX-VIRIN al 1% para garantizar una correcta desinfección de su calzado.

Se recomienda verificar periódicamente el residual de materia activa mediante el uso de tiras reactivas colorimétricas. Además, se deberán utilizar monos desechables o ropa de trabajo específica de la granja (que tendrá que ser desinfectada tras su uso).

La introducción de efectos personales a la explotación deberá evitarse. En los casos en los que sea imprescindible, antes de la entrada de los mismos a la granja, éstos deberán desinfectarse utilizando OX-VIRIN al 1%.

-Limpieza y desinfección de las instalaciones durante el vacío sanitario:

Con objeto de implantar una estrategia inteligente de gestión de bioseguridad, resulta esencial prestar especial atención a las operaciones de limpieza previas a la desinfección. Antes de aplicar el desinfectante, se recomienda llevar a cabo un riguroso proceso de limpieza que asegure la eliminación de la materia orgánica. El uso de un detergente adecuado puede optimizar esta tarea.

Para prevenir fenómenos indeseados de dilución del desinfectante, es importante evitar que cuando se aplique el producto biocida quede en la instalación gran cantidad de agua procedente de la etapa de aclarado del detergente.

Se recomienda aplicar un riguroso protocolo de desinfección de las instalaciones utilizando OX-VIRIN al 1%. La solución desinfectante debe aplicarse sobre superficies, ambientes, equipos y materiales. Resulta fundamental no olvidar la importancia que presenta el proceso de desinfección de los muelles de carga/descarda.

Debido al carácter 100% biodegradable de OX-VIRIN, su aplicación no ocasiona la aparición de subproductos tóxicos, por lo que no es necesario incluir una etapa de aclarado posterior.

-Limpieza y desinfección en presencia de animales:

Para facilitar las operaciones de sanitización en presencia de animales se recomienda el uso del producto sólido OX-S4. Dicho producto (que contiene OX-VIRIN), puede utilizarse directamente sobre la piel del animal y también sobre superficies (dosis: 50- 150 gr/m2).

Con objeto de implantar un protocolo completo de gestión de bioseguridad es importante recordar la importancia que tiene la implantación de un sistema eficaz de tratamiento del agua, así como un protocolo eficiente de control de plagas.

El éxito de la implantación de una estrategia inteligente de gestión de bioseguridad radica en la implicación y la formación del personal relacionado directa e indirectamente con la explotación.

CONCLUSIONES

El desarrollo de estrategias optimizadas de gestión de bioseguridad que contemplen el uso de productos biocidas que hayan demostrado su eficacia frente al PED virus es la principal herramienta para garantizar el control y la prevención de dicho agente patógeno.

Teniendo en cuenta la gran importancia de la Diarrea Epidémica Porcina en términos económicos, tanto si ha existido un brote de esta enfermedad en las inmediaciones de una explotación como si no ha sido así, el sector porcino debe permanecer alerta. Y para ello, merece la pena recordar que la gestión de la bioseguridad no es un gasto, es una oportunidad de mejora que puede ser muy rentable a corto, medio y largo plazo.

La bioseguridad gestionada de forma inteligente garantiza un retorno de la inversión muy interesante.

cabezal1-409x148.jpg
18min0

Por Pérez Marín, J., Somolinos Lobera, M.
OX-CTA S.L.

Este género bacteriano se encuentra ampliamente distribuido en el medio ambiente, siendo su principal reservorio el tracto gastrointestinal de animales domésticos y salvajes, entre los que destacan numerosas aves (mayor prevalencia debido a su más alta temperatura corporal) y mamíferos, pudiendo infectar también al ser humano y dando lugar a una enfermedad infecciosa denominada Campylobacteriosis (Coker et al. 2002).

Campylobacter es un género bacteriano compuesto por bacilos Gram negativos, curvados o con forma de espiral, móviles, no esporulados y microaerofílicos.

El género Campylobacter comprende al menos 25 especies, de las cuales las más frecuentemente detectadas en enfermedades humanas son C. jejuni (responsable de más del 95% de los casos diagnosticados de Campylobacteriosis) y C. coli. Otras especies como C. lari y C. upsaliensis
También han sido aisladas en pacientes con enfermedades diarreicas, pero su notificación es menos frecuente.

Campylobacteriosis

Actualmente, la Campylobacteriosis es la zoonosis (enfermedad trasmitida al ser humano por los animales o por productos de origen animal) más reportada en la Unión Europea, con 220.209 casos en 2011 (EFSA, 2013), muy por delante de la Salmonellosis (95.548 casos) y con una tendencia creciente en los últimos años (Figura 1).

Además, la EFSA reconoce que menos del 10% de los casos de Campylobacteriosis se notifican, y calcula que en la Unión Europea ocurren cada año unos nueve millones de infecciones, con un coste aproximado de 2.400 millones de euros

La dosis infectiva de Campylobacter es relativamente baja (ingestión de menos de 500 microorganismos, cantidad que se puede encontrar, por ejemplo, en una gota de salsa de pollo).

A pesar de esta dosis infectiva tan baja, y de la ubicuidad de Campylobacter en el medio ambiente, la mayoría de los casos de la infección ocurren de manera aislada y esporádica.

No obstante también han sido notificados y documentados numerosos brotes zoonóticos a nivel mundial (Washington State Penitentiary, Kinkin Dairy Raw Milk, etc.).

Aunque cualquier persona es susceptible de sufrir la infección, diversos estudios poblacionales muestran que los niños y las personas ancianas o inmunológicamente comprometidas, tienen una mayor predisposición a padecer la enfermedad (Nachamkin et al. 1992).

Los síntomas clínicos más comunes de las infecciones por Campylobacter son diarrea, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza, náuseas y/o vómitos. Estos síntomas aparecen normalmente entre 2 y 5 días después de la infección, y persisten, por lo general, de 3 a 6 días.

No suele ser necesario ningún tratamiento específico, aparte de la rehidratación para compensar el agua y electrolitos perdidos.En casos con complicaciones posteriores a la infección (artritis reactiva, síndrome de Guillain Barré, etc.) sí son requeridos tratamientos antibióticos.

medio01-tabla

Figura 1. Evolución de la incidencia de Campylobacteriosis en la UE 2008-2011 (EFSA, 2013)

medio02-humano

Biofilm como medio de protección de Campylobacter

La carne de pollo y sus derivados son la principal fuente de transmisión de Campylobacter al hombre. Esto es debido a que la mayoría de lotes de
pollos a la edad de sacrificio son positivos a esta bacteria, lo que provoca la contaminación de la carne fresca de pollo en el matadero durante el procesado.

Hay que tener en cuenta que una vez establecida la infección en los pollos, la bacteria se multiplica rápidamente, alcanzando enseguida dosis infectivas.

Además, teniendo en cuenta que la mayoría de los animales portadores son asintomáticos, la difusión de la infección a través del agua de bebida y por el contacto con heces contaminadas es muy frecuente.

Este hecho unido al elevado grado de intensificación de los sistemas de producción aviar, hacen de Campylobacter un agente infeccioso muy difícil de controlar.

Aunque C.jejuni es la primera causa en importancia de infecciones transmitidas por los alimentos al hombre, es susceptible y se inactiva fácilmente en las condiciones ambientales externas al huésped (Obiri-Danso 2001), lo que ha hecho muy difícil explicar su supervivencia en el medio ambiente.

Con el objetivo de sobrevivir en condiciones adversas, muchos de los patógenos transmitidos vía alimentaria (Listeria monocytogenes, Salmonella, Shigella, Staphylococcus aureus, etc.) tienen la habilidad de formar una estructura organizada denominada biofilm.

Biofilm: Comunidades complejas de microorganismos que crecen inmersos en una matriz orgánica polimérica extracelular, que les permite adherirse a superficies húmedas, vivas o inertes (Kraigsley et al. 2002).

medio03-biofilm

Figura 2. Imágenes que muestran la sección transversal de tuberías que contienen biofilm.

Una biopelícula puede contener un 15% aprox. de células y un 85% de matriz extracelular. Esta matriz generalmente está formada por exopolisacáridos, que constituyen canales por donde circulan agua, nutrientes y residuos.

Se ha demostrado que dicho biofilm, ejerce un efecto protector frente a la desecación y la acción de desinfectantes y antibióticos, además de ofrecer mayor facilidad tanto para el acceso a los nutrientes como para el intercambio genómico (Stewart et al. 2001; Fux et al. 2005).

Como consecuencia, los métodos habituales de desinfección o el uso de antibióticos se muestran a menudo ineficaces contra las bacterias del biofilm.

Esta resistencia se atribuye al “escudo microbiano” que confieren los biofilms formados por diferentes especies de microorganismos y a la gran producción de sustancias poliméricas extracelulares (González 2005).

Campylobacter es capaz de producir biofilms tanto en ambientes acuáticos como sobre superficies. El ambiente creado en el interior del biofilm, ofrece las condiciones de microaerofilia óptimas para el desarrollo de C. jejuni.

Esta bacteria es capaz de sobrevivir durante una semana a 10ºC en el interior del biofilm, con escasos niveles de nutrientes.

A pesar de su sensibilidad a las condiciones atmosféricas normales (presencia de oxígeno), Campylobacter es capaz de desarrollar biofilms más rápidamente en condiciones aeróbicas (20% de oxígeno) que en condiciones de microaerofilia (5% de oxígeno, 10% de CO2), lo que demuestra su capacidad de adaptación a las condiciones propias del biofilm, que puede actuar como reservorio de células viables (Reuter et al. 2010).

Este hecho pone de manifiesto el importante papel que tiene la formación de biofilms para mantener la presencia activa de Campylobacter en los ambientes de cría de animales y procesad de alimentos en cualquier tipo de superficie, ya sea madera, cristal, plástico, metal, etc., lo que supone un importante riesgo para la salud del consumidor.

Además de este riesgo sanitario, la formación de biofilm puede intervenir en distintos procesos y reducir la vida útil de los equipos.

En los sistemas de almacenamiento y distribución de agua, la formación de biofilm no supone únicamente una diseminación continua de microorganismos viables a la red, sino que también puede obstruir el sistema, afectando a la capacidad de transporte de agua e incrementando el consumo energético.

Afortunadamente, a lo largo de toda la cadena de producción (desde la granja hasta la mesa), la formación de biofilms puede mantenerse controlada mediante la implantación de sistemas inteligentes de gestión de la bioseguridad. Estos procesos son fundamentales para prevenir la contaminación por Campylobacter.

Acción sobre el biofilm 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, actualmente se acepta que los biofilms no son una rareza, sino que representan una forma habitual de crecimiento de los microorganismos, y su presencia ejerce un enorme impacto con múltiples implicaciones tanto sanitarias como tecnológicas.

Por ello, es necesario conocer los métodos existentes para su eliminación, así como los protocolos de trabajo óptimos que deben implantarse para evitar su futura formación.

La resistencia de los biofilms frente a la acción de los biocidas, parece depender de su estructura tridimensional. Cuanto más gruesa y antigua sea la biopelícula, mayor resistencia poseerá.

La eficacia de un agente químico para la eliminación del biofilm estará directamente relacionada con su capacidad para desorganizar la matriz extracelular (Serra 2003)

medio04

El biofilm juega un importante papel en la presencia activa de campylobacter

Clasificación de productos biocidas utilizados para el control delbiofilm:

Hipoclorito Sódico :
Biocida habitualmente utilizado para el tratamiento del agua debido a su bajo coste.

Las dosis necesarias de esta sustancia para eliminar el biofilm son notablemente más altas que las dosis recomendadas para el tratamiento del agua de consumo.

Cuando se utiliza a dosis elevadas, provoca graves fenómenos de corrosión.

Dióxido de cloro :
Su estabilización a largo plazo resulta químicamente inviable.
Para utilizarlo en redes de tratamiento del agua debe ser generado in situ, lo que incrementa los costes de instalación y genera inconvenientes
desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales.

Ozono:
Resulta efectivo para eliminar el biofilm, pero su utilización presenta problemas derivados de su elevada inestabilidad, pudiendo llegar a ser explosivo en presencia de determinadas concentraciones de aire.

Su baja solubilidad en agua es otro inconveniente añadido.

Peróxido de Hidrógeno:
Debido a su mecanismo de acción resulta un excelente oxidante químico que garantiza la destrucción de la matriz extracelular que confiere resistencia al biofilm.
A las dosis de uso recomendadas para el tratamiento de agua de consumo no presenta problemas de toxicidad ni de corrosión.

Biodegradable 100%.

Principios activos que no se podrían utilizar para el tratamiento en continuo del agua de consumo.

Sin embargo, podrían ser biocidas utilizados para tratar superficies, o equipos de almacenamiento y distribución de agua en ausencia de animales:

Compuestos de amonio cuaternario :

Son efectivos surfactantes que pueden ayudar a eliminar el biofilm. No obstante, su utilización presenta el inconveniente de que su eliminación requiere un exhaustivo aclarado (elevado riesgo de toxicidad).

Aldehídos:

Pese a que su espectro de acción es amplio frente a microorganismos de vida libre, su efectividad contra los biofilms es todavía cuestionada.

Mezclas Peroxiacétics:

El ácido peracético es una sustancia química muy oxidante que puede estabilizarse con peróxido de hidrógeno obteniendo una mezcla peroxiacética.

Este tipo de mezclas 100% biodegradables han demostrado una gran eficacia para eliminar el biofilm incluso en ambientes de riesgo.

De hecho, hoy en día, es la combinación que mejores resultados ofrece en cuanto a la eliminación del biofilm se refiere.
El control del biofilm requiere el tratamiento en continuo del agua de consumo con peróxido de hidrógeno estabilizado

Teniendo en cuenta todo lo anterior, el protocolo óptimo para el control de biofilm exige el tratamiento en continuo del agua de consumo con productos formulados en base a peróxido de hidrógeno estabilizado.

Además de la realización de operaciones periódicas de limpieza y desinfección de superficies y de líneas de distribución de agua con mezclas peroxiacéticas.

Con objeto de evitar riesgos en materia de toxicidad y garantizar una máxima vida útil de los materiales y equipos, se recomienda utilizar productos y protocolos de trabajo específicos.

En la EU ocurren 9 millones de infecciones al año con campylobacter

En este sentido, Grupo OX cuenta con soluciones a medida que garantizan una óptima calidad del agua y un retorno de la inversión muy interesante.

Por último, cabe destacar la importancia de una buena detección del biofilm, con el fin de dar un tratamiento más adecuado a zonas específicas donde éste se desarrolle con mayor facilidad.

Existen para ello productos específicos capaces de evidenciar la presencia de biofilm, haciendo más sencillo el proceso de control.

CONCLUSIONES

La presencia de biofilms a lo largo de toda la cadena alimentaria puede suponer un importante problema tanto tecnológico como de Salud Pública.

Se ha demostrado que de forma habitual Campylobacter es capaz de crecer formando biofims. Las características propias de esta forma de crecimiento microbiano implican un comportamiento diferente ante los procesos de limpieza y desinfección, presentando una mayor resistencia tanto a biocidas como antibióticos.

La formación de biofilms puede mantenerse controlada con programas efectivos de limpieza y desinfección, que se apliquen frecuentemente y de forma adecuada.

Sin embargo, la dificultad para erradicar estas formaciones una vez instauradas, hace que la prevención sea, una vez más, la estrategia de elección.

La aplicación de mezclas peroxiacéticas estabilizadas para la desinfección de superficies así como para la limpieza y desinfección de líneas de distribución de agua entre distintos lotes en vacíos sanitarios, combinada con un tratamiento en continuo del agua utilizando formulados en base a peróxido de hidrógeno, completan un protocolo eficaz para el control de C. jejuni

biofilm.png
9min0

El biofilm, el enemigo invisible muchas veces olvidado, actúa sigilosamente y su control no es una tarea sencilla

¿Qué es el biofilm?

Normalmente, entendemos por biofilm bacteriano una colonia estructurada de células bacterianas incrustadas en un matriz polimérica fabricada por
ellas mismas y adheridas a la superficie. Las bacterias pueden adherirse a células y tejidos, así como a superficies sólidas (como los suelos o el equipamiento de explotaciones, mataderos o plantas de procesado, por ejemplo).

Debido a ello podemos decir que el biofilm es una población bacteriana que recubre una superficie. Se presenta en forma de agregados más o menos
grandes sobre superficies, ya sean inertes como las tuberías de conducción de agua o, en su parte positiva, como la flora digestiva que tienen los animales, como puede ser la flora cecal del pollo, del conejo, el rumen de la vaca, etc.

Se estima que el 80% de la biomasa microbiana terrestre reside en el interior del biofilm. Estos facilitan la supervivencia de bacterias patógenas en el ambiente en que se encuentran y en sus hospedadores.

A pesar de la amplia cobertura científica de los biofilms asociada a infecciones humanas o a procesos industriales, se ha prestado escasa atención a la formación de biofilm de bacterias de importancia veterinaria o relacionadas con enfermedades

¿Por qué el biofilm es perjudicial?

Hay que tomar en serio el impacto de los biofilms sobre la salud animal y la salud pública, puesto que puede aumentar la resistencia de las bacterias frente a los antibióticos, a los desinfectantes y a la respuesta inmunológica del hospedador. Por lo tanto, puede interferir con el propio tratamiento de animales o la desinfección eficaz en una explotación, matadero o planta de procesado.

medio01

Aunque el desarrollo del biofilm es una forma habitual de crecimiento de bacterias en la naturaleza, de hecho en la actualidad se considera que la mayoría de microorganismos son capaces de producirlo, pero algunos géneros lo forman más fácilmente y rápidamente que otros como es el caso de Pseudomonas, Listeria, Enterobacter,Staphilococcus o Salmonella.

 

El 80% de la biomasa microbiana terrestre reside en el interior del biofilm

¿A qué se debe su resistencia a los agentes antimicrobianos?

Es un gran enemigo de la industria agroalimentaria y su importancia radica a la dificultad de eliminarlo, debido a su poca sensibilidad a los agentes antimicrobianos, ya sea porque:
Debido a su capa protectora compuesta de mucopolisacáridos; biocidas y antibióticos no pueden penetrar en su interior.
Además, la capa de mucopolisacáridos se une a los antibióticos fijándolos, por lo que no estarán actuando contra las bacterias en flotación ni en el organismo.
Producen sustancias inhibidoras de antibióticos, de forma que unas bacterias ayudan a otras a resistir el ataque de los antibióticos. Uno de los ejemplos más conocidos es el la producción de Beta-lactamasas, entre otros inhibidores, que se encuentran en los mucopolosacáridos.

medio02
Modifican del metabolismo bacteriano. Igual que el mucopolisacárido del Biofilm impide la entrada de las sustancias químicas con efecto antibacteriano, también disminuye el tráfico de nutrientes a través de él.

Por ello el crecimiento bacteriano del Biofilm disminuye conforme va haciéndose más grande el Biofilm y se ralentiza el metabolismo bacteriano.

Esto tiene un efecto secundario sobre la actividad de los antibacterianos, ya que estos actúan mayoritariamente en los momentos metabólicos más intensos, como son la división y el crecimiento bacteriano y entonces se encuentran que no tienen sustrato donde actuar como bactericidas.

 

Entonces, ¿cómo lo controlo? 

Habitualmente, al ser una masa viva, cuando se produce un desequilibrio, por ejemplo en un aporte de nutrientes como pueden ser los tratamientos con vitaminas, hay una proliferación del biofilm en las tuberías y después se desprenden hasta encontrar otra zona despejada donde poder volver a crecer.

Por tanto, el control del biofilm no es una tarea sencilla, ya que tenemos numerosos puntos de contaminación posible a lo largo de todas las tuberías,
pero hay una serie de medidas preventivas básicas que nos ayudaran a controlarlo y mantenerlo en niveles prácticamente inexistentes.

  • Controlar que la circulación del agua sea buena.
  • La frase es muy sencilla, pero realizarla es francamente tediosa. Se debe revisar todos los finales de tuberías y comprobar que el caudal de agua es el correcto.
  • No deben instalarse depósitos de agua en las instalaciones que se rellenen por gravedad. El caudal y la velocidad es muy lenta y facilita la presencia del Biofilm.
  • Los depósitos deben estar cubiertos. La cantidad de tapas rotas, caídas, desplazadas, colocadas en el lateral, olvidado colocar de nuevo y pérdidas es asombrosamente alta.
  • Las tuberías no deben tener cambios de nivel. No es raro observar tuberías subiendo y bajando a veces sin motivo.
  • Al realizar los vacíos sanitarios pasar una solución desincrustadora y luego otra desinfectante por las conducciones, enjuagando posteriormente con abundante agua para eliminar las impurezas.
  • Antes y después de los tratamientos medicamentosos desinfectar las conducciones de agua.
  • Desinfectar periódicamente -cada 15 días- las conducciones de agua en producciones animales de larga permanencia, como son los Pavos o las
    Ponedoras.
  • Controlar la entrada de agua del exterior. No dar por buena el agua proveniente de red de consumo humano sin realizar controles periódicos.

En una explotación, tenemos numerosos puntos de contaminación posibles a lo largo de las tuberías

medio03

El impacto del biofilm en la salud animal es innegable por ello el control del mismo es una tarea que no se puede olvidar ya que su presencia genera gran cantidad de trabajo en una explotación además de problemas sanitarios graves por el propio crecimiento de bacterias que pueden ser patógenas y la dificultad de tratar los problemas sanitarios por la baja actividad de los medicamentos.

 

estoy-bioseguro-409x258.jpg
5min1

Por Xavi Mora (Veterinario Agrinews)

 

Dejando las definiciones de bioseguridad que las hay para todos los gustos, más acertadas algunas que otras, actualmente no hay discusiones a nivel de granjas de la necesidad  de realizar medidas protectoras para la prevención de entradas de microorganismos patógenos que nos afecten a los animales que tenemos en la instalación.

 

El campo de batalla es amplio y en expansión

  • Control del agua
  • Control de plagas (ratas y ratones)
  • Control de plagas (insectos)
  • Limpieza y desinfección
  • Vallas perimetrales para evitar la entrada de depredadores
  • Libro de registro de visitas ( básicamente para decirle al visitante que no lo queremos)

….y así un largo etcétera de medidas varias dedicadas a hacer de nuestra instalación lo más segura posible.

 

Hay un apartado dentro de la bioseguridad en el que habitualmente se presta poca atención. Es más,  personalmente he intentado de forma constructiva aplicarlo y siempre, sin salvedad, ha sido casi un desastre. El problema no es el procedimiento en si, sino convencer la necesidad de que exista el abogado del diablo.

Me explico. Es conveniente conocer donde se encuentran los puntos críticos en la bioseguridad de la instalación. La presencia de ellos no es motivo de escarnio o demostración de la falta de ganas de trabajar, sino de localizar aquellos puntos, ya sea por no prestar atención, o dar por supuesto cosas o simplemente por que no se había ni pensado.

En esta búsqueda de puntos críticos o de riesgo, es frecuente cazar mentiras o ocultación de verdades o, simplemente desconocimiento por no haberse fijado nunca. Son consecuencias de realizar una búsqueda de defectos, a los que ninguno de nosotros nos gusta que nos busquen (yo el primero).

Pero ¿de que otra forma podemos valorar nuestra bioseguridad?. Esperar a ver si entra un proceso  y desentrañar por donde ha entrado no es la situación idónea…

Para valorar la situación de la instalación no hay nada mejor que realizar unos test donde simplemente respondiendo a las preguntas lo más sinceramente posible podemos determinar dónde estamos y cuáles son los puntos a mejorar. Como en todos los test, estos son amplios y poco dados a tener amplitud de márgenes en casos especiales, pero poniendo buena voluntad podemos acercarnos bastante a una situación adecuada y detectar puntos de riesgo.

Aquí va el test simplificado que personalmente utilizo como base para empezar a analizar una explotación, considerando que no es específico de una producción ganadera, por lo que algún parámetro no es de aplicación en ocasiones.

Habitualmente se comienza a partir de 50 puntos y suma o resta dependiendo el parámetro. Cuanto más cerca de 100 puntos más bioseguridad básica hay, mientras que valores cercanos o inferiores a 30 implican que es necesario realizar ajustes en los procedimientos de bioseguridad.

estoy-bioseguro-01estoy-bioseguro-02

insectos-en-granjas-409x258.jpg
7min0

Por Novartis

Dentro de las instalaciones ganaderas se reúnen todas las condiciones idóneas para que los insectos se desarrollen: temperaturas elevadas, humedad y presencia casi permanente de materias orgánicas.

La presencia de moscas puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza para el ganadero. A parte de las molestias que provoca a los trabajadores, se une el confort de los animales, la pérdida de resultados ganaderos y el riesgo de contaminaciones de los vecinos cercanos a la explotación. Asimismo, las moscas son vectores de riesgos sanitarios que transmiten más de 65 patógenos y enfermedades tales como :

  • Enfermedades bacterianas : salmonellosis, colibacillosis
  • Patologías víricas : gripe aviar (H5N1)
  • Parasitarias : cestodos, nematodos, miasis, etc…

La presencia de moscas en las instalaciones ganaderas puede ocasionar una baja en la productividad y en consecuencia una pérdida económica importante: caída del índice de puesta, empeoramiento del consumo, peor calidad de leche, etc. Como ejemplo, el impacto económico en el estado de Georgia en EEUU supone 2.991 millones de $ (Nolan-Jr,  &D.C. Sheppard  1996) En granjas de broilers y cerdos pueden desarrollarse múltiples especies, Musca domestica, generalmente la especie dominante, Fannia Canicularis y Stomoxys Calcitrans son otras especies comúnmente presentes. Las hembras pueden poner una media de un millar de huevos. Su desarrollo es óptimo en la gallinaza o purines entre 40-70% de humedad. Los tres estados larvarios se nutren de materia orgánica. La duración del ciclo se desarrolla en 7 días a 35ºC, 16 días a 25ºC y 44 días a 16ºC. Se establece de forma general un programa de lucha contra las moscas, pero la elección de los insecticidas efectivos es limitado, y ello viene dificultado por la capacidad de las moscas de adaptarse al insecticida creando resistencias a corto plazo, gracias a su velocidad y capacidad de reproducción.

Para poner fin a estos problemas, es necesario detener el ciclo de reproducción de las moscas utilizando insecticidas efectivos combinando un larvicida con un adulticida.

Año tras año, Novartis Sanidad Animal invierte en I+D para proponer una amplia gama de productos innovadores de alta calidad. Novartis Sanidad Animal siempre ha estado comprometida por una mejor Bioprotección, mejorar la productividad de las granjas y poner en marcha un completo programa de lucha contra moscas para los ganaderos, instalaciones y veterinarios.

Adulticida moscas: AGITA®

El principio Activo – El principio activo de AGITA® es el tiametoxam que pertenece a la familia de los neocotinoides, con efecto « knockdown » y una eficacia visible con un 100% de efectividad en un radio de 2 metros.(1) La formula específica de AGITA®, cuyos constituyentes tiametoxam, tricoseno y azúcar se distribuyen de forma homogénea, garantizando un atracción optima de moscas y en consecuencia una real persistencia de entre 4 y 8 semanas según la forma de aplicación y formulación.

  • El modo de acción de AGITA®:

El Tiametoxam actúa sobre los receptores nicotínicos a el acetilcolina. El Tiametoxam actúa de forma diferente a los Organofosforados, carbamatos y piretrinas, reduciendo el riesgo de resistencias cruzadas.

  • Dos formulas AGITA® disponibles:
    • Cebos granulados: AGITA® 1GB (1% tiametoxam) en bote de 1KG. Aplicacion en cebos.
    • Granulos diluidos en agua: AGITA® 10WG (10% tiametoxam) en bote de gr y 1KG. Aplicacion a pincle o pulverización. AGITA® 10WG puede utilizarse en la lucha contra el Alphitobius diaperinus.
botes-agita

Programa completo de lucha contra moscas

Novartis Sanidad Animal propone a los productores y veterSe inarios la lucha contra moscas con larvicida Néporex® 2SG y el adulticide AGITA®. La puesta en marcha de un programma completo de lucha contra las moscas y la utilización de un larvicida y adulticidad, permite al productor rentabilizar su explotación, protegerse de enfermedades y con una efectividad visible. La prevención siempre es la mejor estrategia en la lucha contra las moscas. Es aconsejable el uso de un larvicida pronto en la temporada aunque no veamos las moscas adultas.

El equipo técnico de Novartis Sanidad Animal

Novartis Sanidad Animal ha desarrollado dos métodos, simples y prácticos, aplicables en granjas, evitando una eventual resistencia de las moscas a los insecticidas y a los estados larvarios y adultos. Estos protocolos disponen de medios visuales que demuestran la efectividad de los insecticidas y adulticidas sobre la población de moscas presentes en la explotación. Un material especifico es necesario para realizar estos tests, con un kit disponible y a disposición del equipo technico de Novartis Sanidad Animal.   (1) Study AGIGBESP N°103, 27.1.2004: A positive control study to compare the efficacy of an new insecticide scatter bait product containing thiametoxam (CGA293343 1GB) with SNIP against Musca domestica in animal farm houses and estimation of an aera dependent correction factor for dead fly counts.

bioseguridad-ponedoras-409x258.jpg
17min0

Por Fernando Sanagustín, Veterinario y Responsable técnico de ZIX (Biocidas Biodegradables Zix)

Por seguir un orden fácilmente entendible, de fuera hacia adentro, la bioseguridad se puede compartimentalizar en tres grandes áreas generales: el aislamiento del exterior, el control del tráfico con el exterior y también el interno y la sanidad e higiene.

El aislamiento de nuestras ponedoras del exterior es fundamental y básico. Si por distintos métodos o medidas reducimos la introducción de enfermedades, nos estamos facilitando de manera extraordinaria el trabajo a realizar en bioseguridad en etapas posteriores. Este aislamiento se complica actualmente con el incremento del número de instalaciones en que las aves tienen acceso al exterior. Por extensión, esta idea de aislamiento también debería de aplicarse a las distintas naves de producción dentro de una misma explotación. El control del tráfico de la granja no solo se refiere a los vehículos, sino que incluimos en este tráfico, las personas, los útiles, materiales, maquinaria, agua, pienso y los animales. De esta manera es esencial el control del tráfico desde fuera de la explotación, hacia el interior. Este debe ser restringido al mínimo posible. Pero también es importante controlar el tráfico interno que se da entre distintas naves de la explotación. Es importante el orden de las visitas que se realizan debido a factores como el estado sanitario, la edad de los animales, el estado de producción, etc… La última gran área denominada de forma general sanidad e higiene, incluye un sinfín del resto de factores que tienen incidencia en la posibilidad de la aparición de procesos patológicos. En el concepto de bioseguridad, hay que tener en cuenta algunas consideraciones básicas y lógicas que son las que le dan sentido y mantienen de forma efectiva estas las prácticas que la desarrollan.

La bioseguridad:

 

  • Es la base para la prevención de enfermedades, por lo tanto, es un proceso continuo que no puede ser interrumpido en ningún momento. Permite aumentar la producción y el rendimiento económico de nuestra explotación y es el método más barato y efectivo para el control de las enfermedades, por ello debe ser considerada una inversión y no un gasto.
  • Tiene evidentes ventajas en la patología clínica y subclínica. Solo la patología subclínica puede incrementar los costes de producción entre un 15-20%. Además supone un valor añadido para la comercialización de los productos por el aspecto de garantía sanitaria para los consumidores.
  • En bioseguridad existen tres factores básicos de transmisión, los animales, las personas y los vehículos y además es preciso distinguir entre zonas sucias y zonas limpias, para evitar las contaminaciones cruzadas y la medida todo dentro, todo fuera, siempre es acertada.
  • Es necesario realizar el vacío sanitario, pues con ello se interrumpen los ciclos biológicos de los patógenos. El vacio sanitario será cuando no permanecen los animales y las instalaciones se han vaciado, lavado, desinfectado, desinsectado y desratizado.
  • Un plan de bioseguridad debe ser muy sencillo, entendible por todos los trabajadores de la granja, completo, práctico y flexible. No tiene límite y no basta con implantar unas normas y ejecutarlas, hay que verificarlas y corregirlas conforme vaya siendo necesario. Tiene que existir una retroalimentación de información con el objetivo de mejorar los procesos.
  • Es una herramienta que debe ser implementada y practicada a todos los niveles dentro de las granjas avícolas y para ello es esencial una buena formación y sobre todo una buena mentalización por parte del operario que la realiza. Es decir se requiere una buena aptitud (formación) unido a la actitud (ganas).
  • Tiene que ser considerada como elemento estratégico por la dirección de la empresa. Si esto no sucede se queda como una tema secundario y por ende poco importante. Al mismo tiempo esa estrategia tiene que materializarse en acciones concretas con un plan muy claro de desarrollo.
  • Es un beneficio a largo plazo. No tiene una recompensa inmediata en la producción avícola. Normalmente las personas nos preocupamos por el beneficio inmediato por el efecto asociativo entre acción de bioseguridad y respuesta sanitaria o productiva. No nos va a dar los beneficios en el día a día, sino en el largo plazo. Esta es la razón por la que muchos avicultores consideran un coste y no una inversión.

La bioseguridad es una cadena, si falla un eslabón, falla toda la cadena.

Finalmente un plan de bioseguridad que quiera ser efectivo debe cumplir: definidos los objetivos y las responsabilidades las responsabilidades a cada trabajador las responsabilidades asignada de la granja frente a patógenos ser ajustado según cambien las circunstancias, al menos anualmente de todo lo anterior

La importancia de la limpieza y desinfección, los circuitos de agua y el equipo humano

Todos los aspectos citados anteriormente son muy importantes y sería muy extenso su tratamiento uno por uno, por ello nos centraremos en la importancia de la L+D (limpieza + desinfección), los circuitos de agua y brevemente en el tema del equipo humano. La limpieza y posterior desinfección de superficies, materiales, sistemas de agua, almacenamiento de alimentos y su realización por parte del equipo de operarios, es un tema rutinario, del que se trata poco, por obvio y que ha quedado relegado por otros temas de bioseguridad, aparentemente más importantes. Su realización no es cuestionada y es común en todos los planes de bioseguridad. Sin embargo, me gustaría resaltar que la limpieza y desinfección son operaciones fundamentales que normalmente se realizan por personal poco preparado, sin supervisión y sin respetar los tiempos o los pasos previstos. La supervisión de estas operaciones o la realización de algunos controles por parte del personal responsable de forma exhaustiva y sin aviso previo, revelaría importantes fallos en estas operaciones tan básicas. Podríamos descubrir, por ejemplo, que no se aplican las dosis correctas de desinfectantes, que hay operaciones que se han dejado de realizar, y que puede encontrarse suciedad observable a simple vista tras haber finalizado todo el proceso de L+D.   Durante el periodo de vacío de la nave se deben de llevar a cabo una serie de tareas:

  • Eliminar la gallinaza, los animales muertos y los restos de materia orgánica, y alejarlos lo antes posible fuera de la explotación
  • Sacar el material desmontable fuera de la nave para su limpieza
  • Retirar el pienso sobrante
  • Vaciado de los circuitos de agua
  • Barrido de la nave, eliminación del polvo y limpieza en seco de paredes, techos e instalaciones así como tratamiento por calor del material como jaulas e instalaciones
  • Limpieza del sistema de aireación, ventiladores, paneles de refrigeración, conductos, etc…
  • Lavado con agua y detergente. El utilizar agua caliente en combinación con un sistema de presión facilita la eliminación de materia orgánica
  • Aclarar el detergente antes de que seque y eliminar el agua retenida y sobrante
  • Aplicar el desinfectante mediante pulverización con las protecciones de seguridad correspondientes para el personal aplicador
  • Limpiar con detergente y desinfectante todo el material desmontado
  • Desinfectar el circuito de agua, depósitos, tuberías, dosificadoras y bebederos
  • Realizar una limpieza de los exteriores y aplicar un herbicida y una desinfección
  • Aplicar el plan de desinsectación y desratización previsto durante todo el periodo de vacío
  • Es conveniente realizar una segunda desinfección mediante nebulización, justo antes de la entrada de los animales nuevamente

Conviene incidir sobre la importancia del lavado con detergente puesto que con él, eliminamos la mayor parte de la materia orgánica. Por dar algunas cifras que permitan la cuantificación de la importancia de este paso podemos decir:

tabla-1bbzix
Fuente: SOFAR FRANCE 1994, Gil Berduque 2006.  

Si consideramos además la persistencia de los organismos patógenos fuera de las aves, que están acantonados en los residuos o simplemente en el polvo nos encontramos con el siguiente panorama.

tabla-2bbzix
Artículo: Biosecurity for Poultry Flocks, Joan S. Jeffrey, Extension Poultry Veterinarian, University of California-Davis.  

El saltarse el paso de la limpieza en seco y la aplicación de un detergente, hace que cualquier desinfectante aplicado posteriormente sea menos efectivo puesto que interfiere con la materia orgánica por las siguientes razones:

  • Recubre los patógenos y evita el contacto con los desinfectantes
  • Forma enlaces químicos con los desinfectantes haciéndolos inactivos contra los patógenos
  • Reacciona químicamente y neutraliza su actividad contra los patógenos

Resumiendo: todos los desinfectantes van a interactuar con la materia orgánica presente disminuyendo su eficacia   En definitiva, la importancia de una buena limpieza y desinfección se basa en ocho beneficios que obtendremos si son correctamente realizadas:

  1. El control de enfermedades
  2. La reducción del uso de antibióticos
  3. La reducción del riesgo de zoonosis
  4. La mejora de la calidad del huevo
  5. El aumento de la puesta
  6. La reducción de los costes de producción
  7. Mayor seguridad alimentaria para los consumidores
  8. Mayor valor añadido del huevo

Para finalizar con el tema de la limpieza y desinfección recalcar que el proceso no acaba con la última desinfección. Es necesaria la verificación, por ello se deben normalizar la toma de unas muestras de superficie y de ambiente para comprobar la efectividad del proceso de limpieza y desinfección. Estas muestras se tomarían al inicio y al final del proceso, y de su resultado se derivarán modificaciones o no, de los protocolos correspondientes e incluso, si es necesaria, la repetición del procedimiento de L+D.   Otro gran olvidado en estos procedimientos es la limpieza de los circuitos de agua. El vaciado de los mismos suele ser frecuente, pero la limpieza de bebederos y sobre todo de depósitos suele realizarse pocas veces. Su limpieza evita que los patógenos que hayan quedado resguardados en el biofilm colonicen inmediatamente de nuevo lote de ponedoras y se repitan los mismos procesos patológicos. No solamente sería necesario un tratamiento de los circuitos durante el vacío sanitario, sino que se debería hacer un tratamiento en continuo para evitar le recolonización de las tuberías por el biofim. Al igual que en la limpieza y desinfección, la verificación es esencial y se puede realizar su control fácilmente mediante tiras colorimétricas de peróxidos.   Comentar, por último, que con respecto al equipo humano que lleva a cabo todas las operaciones anteriores, es un factor que casi nunca se considera y que puede predeterminar el resultado de las operaciones. La combinación de una buena formación, motivación del personal, una excelente comunicación con ellos, mejorarían la actitud y la aptitud de todos los trabajadores de la granja:

  • Formar a los empleados para solucionar los problemas menores
  • Comentar los datos de productividad para que entiendan la relación de esta con las buenas prácticas de bioseguridad
  • Mantener un programa de formación continuo en bioseguridad a distintos niveles de capacitación
  • Escuchar e intercambiar ideas sobre el manejo de las ponedoras
  • Finalmente el control de todos los procesos nos sirve de modelo continuo de aprendizaje
rotacion-detergente-409x258.jpg
11min0

Rafael Arlegui. Jefe de producto de ganadería- HYPRED

 

Suele decirse que hay que rotar los desinfectantes periódicamente porque los microorganismos crean resistencias y llegan a acostumbrarse a ellos, ¿qué hay de cierto en esta afirmación?

 

Para responder a la pregunta de si la rotación es necesaria o no, como dijo aquel, depende. Depende de muchos factores. A la hora de elegir el desinfectante, más que en la propia tendencia a crear resistencias por parte de los microorganismos, tenemos que pensar en el tipo de microorganismo que queremos eliminar cada vez y las condiciones en que lo vamos a hacer, tipo de material a desinfectar, características de los diferentes desinfectantes en cuanto a su espectro de acción, temperatura de aplicación, agresividad para los materiales y operarios, el medio ambiente, etc.

 

Normalmente solemos equiparar mentalmente los desinfectantes a otros biocidas como los insecticidas o a otros grupos como pueden ser los antibióticos en los que están descritos numerosos casos de desarrollo de resistencias e incluso la transmisión de genes de resistencia entre microorganismos diferentes como el uso de plásmidos, transposones, etc.

En el caso de los desinfectantes la transmisión es menos frecuente, aunque también puede darse el caso y, de hecho, se da en ocasiones. Lo más habitual es encontrar microorganismos que, de forma natural, ya son resistentes a uno u otro tipo de desinfectante (las bacterias gramnegativas suelen ser más resistentes que las grampositivas, por ejemplo).Un caso especial es la agrupación formando biofilms que, por un lado, los protegen de la acción de los biocidas y, por otro, facilitan la transmisión de los genes de resistencia entre ellos dada su proximidad e interacciones microbianas dentro de la matriz del biofilm.

 

Protocolos de limpieza y desinfección

Para evitar la aparición de estas resistencias y que se perpetúen, lo que se ha de hacer es llevar a cabo unos adecuados protocolos de limpieza previa a la desinfección para eliminar en lo posible ese biofilm. Esto se hará empleando detergente alcalino en espuma para, mediante un ataque químico, retirar los restos de materia orgánica invisibles que quedan adheridos a las superficies. Además, hay que tener claro contra qué tipo de microorganismo nos enfrentamos cada vez y en qué condiciones lo hacemos. Es decir, si queremos eliminar bacterias, virus encapsulados o no, si nos enfrentamos a esporas, si el agua es dura o blanda, la temperatura de la misma, el tipo de material sobre el que se va a trabajar, etc.

Igualmente, no consiste en aumentar la cantidad y dosificación del principio activo, pues con ello solo conseguimos hacer el producto más agresivo para los materiales, más peligroso para nosotros mismos e incluso para el medio ambiente en caso de vertido accidental. Los productos han de estar tanto formulados como dosificados con la cantidad mínima eficaz de biocida, pues en ambos casos el exceso acarrea más perjuicios que beneficios.

 

En cuanto a los desinfectantes a utilizar, lo más frecuente es emplear como rutina combinaciones de glutaraldehído con amonio cuaternario, pues ofrecen un elevado espectro de acción (el glutaraldehído es más efectivo incluso que el formaldehído para la desinfección de superficies y utensilios) y son relativamente poco agresivos con los materiales.

Aparte de estos, se pueden emplear oxidantes como el ácido peracético, que además presenta actividad frente a determinadas formas de resistencia bacterianas, aunque ha de manejarse con cuidado pues suele ser agresivo con los materiales. Otro grupo son los desinfectantes fenólicos que son eficaces pero pierden eficacia a bajas temperaturas.

 

¿Son todos los desinfectantes iguales?

Llegados a este punto, se plantea la cuestión de si todos los desinfectantes son similares a igualdad de principios activos. La respuesta es no; la formulación es muy importante. Los excipientes, aditivos y adyuvantes juegan un papel fundamental. No todo se basa en la cantidad de materia activa biocida presente. Aunque aparentemente estén formulados sobre la misma fórmula base (glutaraldehído + amonio cuaternario, por ejemplo), no todos tienen la misma eficacia ni se comportan igual en diferentes condiciones de presencia de aguas duras, bajas temperaturas, restos de materia orgánica por limpiezas deficientes, etc.

“No todos los desinfectantes son iguales, la formulación es muy importante”

Así mismo, el excipientar determinados principios activos como el ácido peracético por ejemplo, nos permite reducir su cantidad a emplear. Esto hace que consigamos la misma o mayor eficacia con menor cantidad de materia activa, lo que redunda en una menor agresividad con los materiales. No por tener mayor cantidad de materia activa bruta tienen porqué ser más eficaces, como a priori tenemos tendencia a pensar.

 

¿Cómo distinguir unos desinfectantes de otros?

Lógicamente, la siguiente cuestión que se plantea es cómo distinguir unos desinfectantes de otros en relación a su eficacia. Para ello existen lo que se llaman los test de eficacia que están estandarizados y los realizan laboratorios acreditados según normas UNE internacionalmente reconocidas. Dichos test comprueban la eficacia de los distintos desinfectantes a concentraciones y tiempo de contacto determinados, así como en diferentes condiciones de suciedad, a bajas temperaturas, con aguas duras, etc.

En estas pruebas se determina la eficacia contra diversas bacterias, la actividad contra virus, hongos, esporas bacterianas, etc. De esta forma nos permiten seleccionar el tipo de desinfectante a emplear en función del microorganismo a eliminar y las condiciones en las que se hace.

 

Los test de eficacia acreditados según las normas UNE nos ayudan a distinguir unos desinfectantes de otros

 

Estos test ofrecen resultados fiables y homologados sobre la eficacia real de los desinfectantes y, en no pocas ocasiones, nos deparan sorpresas al comprobar que desinfectantes aparentemente iguales arrojan resultados muy diferentes en cuanto a las concentraciones a las que son efectivos; o incluso ofrecen mejores valores desinfectantes con menor cantidad de materia activa, siendo además menos peligrosos en su manejo.

 

¿Por qué existen estas diferencias de eficacia?

Todas estas diferencias de eficacia, entre productos aparentemente similares, se deben a que hay diferencias significativas entre los productos en cuanto a sus excipientes, pues no es lo mismo que incorporen quelantes o que no lo hagan, no son iguales unos tensioactivos que otros, etc. Entre los propios principios activos también hay diferencias sustanciales, pues no actúan igual, ni resisten de la misma manera las condiciones adversas, los amonios cuaternarios de primera generación que los de quinta, por citar algún ejemplo.

Se da la circunstancia que, a día de hoy, estas pruebas de eficacia no son obligatorias para registrar desinfectantes de uso ganadero en el Ministerio de Agricultura, cosa que sí exige el Ministerio de Sanidad con los desinfectantes de uso en la industria alimentaria. Por esta razón, en muchas ocasiones se recurre a la bibliografía para justificar la eficacia de los productos registrados, aunque esto no siempre es muy exacto ni del todo fiable, como hemos comentado.

 

Pasos para una correcta desinfección

Por último y para resumir, para asegurarnos de que estamos realizando una correcta desinfección, hemos de seguir una serie de pasos. Lo primero es llevar a cabo una buena limpieza con detergentes adecuados. No hace falta insistir en que, para que haya desinfección, primero tiene que haber limpieza.

Lo siguiente es seleccionar el desinfectante en función del agente que queremos destruir basándonos en el historial de la granja y la eficacia comprobada según las normas UNE de los diferentes desinfectantes (bacterias de todo tipo, virus, gérmenes esporulados o no, etc.) y las condiciones en que se vaya a emplear, ya sea en espuma, termonebulizado, por pulverización, en aguas duras, a bajas temperaturas…

Una vez seleccionado el desinfectante, lo aplicaremos siguiendo las instrucciones, dosificaciones y tiempos de contacto recomendados por el fabricante, ni más ni menos. Ni que decir tiene que también seguiremos las recomendaciones que aparezcan en la hoja de seguridad para hacer la aplicación de forma segura, tanto para nosotros como para los materiales y el medio ambiente.

 

gestion-inteligente-bioseguridad-oxcta-409x258.jpg
14min0

La bioseguridad gestionada de forma inteligente es una oportunidad de mejora que puede convertirse en una inversión muy rentable a corto, medio y largo plazo para todos los operadores de la cadena alimentaria (“desde la granja hasta la mesa”).

 

Garantizar la inocuidad de los alimentos es uno de los principales aspectos que sigue acaparando el interés a nivel de todos los operadores de la cadena alimentaria. Tal y como se especifica en el Codex Alimentarius, se debe garantizar que los alimentos no causarán daño al consumidor cuando se preparen y/o consuman de acuerdo con el uso al que se destinan.

Una herramienta fundamental para garantizar la inocuidad de los alimentos, es la realización de una correcta gestión de la bioseguridad “desde la granja hasta la mesa”.

 

La bioseguridad engloba todo el conjunto de barreras físicas, químicas, así como pautas de trabajo implantadas en una instalación para impedir la entrada, difusión y salida de agentes patógenos que puedan poner en peligro el estado higiénico-sanitario de los animales y/o la calidad microbiológica de los productos alimenticios elaborados. Por tanto, la gestión de la bioseguridad es una filosofía de trabajo que debe poner en práctica toda persona o entidad que en un momento dado vaya a formar parte de la cadena alimentaria de forma directa o indirecta. Las labores de gestión de la bioseguridad son claves para la prevención, por ello se consideran fundamentales para garantizar la Seguridad Alimentaria.

En la actualidad, todavía existen operadores relacionados con la Producción Animal y la Industria Alimentaria, que consideran las labores de gestión de la bioseguridad como un gasto del que pueden prescindir en determinados momentos. De igual modo, todavía resulta frecuente observar la existencia de protocolos de trabajo poco eficaces e imposibles de poner en práctica, que no se ajustan a las necesidades reales de la instalación, y que carecen de sistemas de autocontrol sencillos y efectivos.

 

Soluciones específicas de gestión de bioseguridad

La empresa OX-CTA, gracias a la gran labor desarrollada en los últimos años en el ámbito de la innovación y el desarrollo tecnológico, ha desarrollado soluciones específicas de gestión de bioseguridad inteligente para toda la cadena alimentaria (“desde la granja hasta la mesa”).

Las novedosas herramientas de gestión y autocontrol desarrolladas por OX-CTA, así como los avances tecnológicos llevados a cabo en este ámbito, han permitido que la bioseguridad gestionada de forma inteligente se convierta en una inversión muy rentable a corto, medio y largo plazo para las entidades dedicadas a la Producción Animal y la Industria Alimentaria.

 

 Para aprovecharse de esta gran oportunidad de mejora, siempre se recomienda ponerse en manos de una empresa especializada que sea capaz de desarrollar, implantar y monitorizar un programa completo de gestión de bioseguridad adaptado a las necesidades específicas de cada instalación.

 

 

Para ello, la empresa OX-CTA ofrece el servicio de Auditoría Técnica en Bioseguridad, que posibilita el desarrollo de protocolos de trabajo a medida, que permitirán invertir en materia de bioseguridad solamente los recursos estrictamente necesarios.Además, el hecho de que OX-CTA pueda ser proveedor único en materia de gestión de bioseguridad en todos los operadores de la cadena alimentaria (“desde la granja hasta la mesa”), facilita la comunicación y puesta en práctica de los protocolos de trabajo desarrollados.

Por otra parte, dado que hoy en día no solamente se exige trabajar bien, sino que además debemos ser capaces de demostrar que lo estamos haciendo, se debe prestar especial atención a la instauración de métodos de autocontrol sencillos, económicos y eficaces.

 

Los métodos OX

Los métodos OX de seguimiento, verificación y control permitirán acreditar que se está trabajando según los estándares predeterminados. Por ejemplo, desde OX-CTA se ha desarrollado el maletín OX-BIOCONTROL, quecontiene todas las herramientas necesarias para una objetiva valoración de las operaciones de higiene y desinfección.

El kit está compuesto por herramientas de fácil manejo y aportaresultados inmediatos y contrastables, lo que facilita enormemente la toma de acciones correctivas rápidas en los casos en los que sea necesario

 

Otro factor a tener en cuenta es la formación del personal, y el desarrollo de sus cualidades y aptitudes en materia de Seguridad Alimentaria. Es necesario dotar de conocimientos en materia de higiene, y además es imprescindible que todas las personas involucradas en la cadena alimentaria comprendan la importancia de los requerimientos actuales en materia de Seguridad Alimentaria. Resulta muy útil crear un ambiente de motivación positiva y mejora continua a este respecto.

De esta manera, la gestión inteligente de la bioseguridad permite, invirtiendo solamente los recursos estrictamente necesarios, no sólo garantizar la Seguridad Alimentaria, sino además conseguir otros objetivos de gran interés, como por ejemplo:

 

Optimizar los costes de producción.

Preservar la imagen de Marca.

Conseguir y mantener la confianza del consumidor.

Trabajar en un ambiente de oportunidad de mejora continua.

 

La consecución de los objetivos mencionados anteriormente mediante la implantación de un sistema OX de gestión inteligente de la bioseguridad ha sido demostrada en diferentes ámbitos de trabajo, así como en distintas entidades.

En la actualidad, existen Soluciones OX Inteligentes 3E: Eficaces, Ecológicas y Económicamente viables, que permiten la consecución de hitos realmente palpables de gran interés:

 

  • Posibilidad de utilizar fuentes de agua alternativas: uso de agua continental natural (ACN) en vez de agua de la red municipal.

El uso de ACN sujeta a un tratamiento alternativo a la tradicional cloración (OX-AGUA 2ª GENERACIÓN®)presenta ventajas adicionales, como por ejemplo, eficacia biocida máxima garantizada, ausencia de residuos tóxicos, biodegradabilidad 100%, eliminación del biofilm, no alteración organoléptica del agua ni de los alimentos, mejor aprovechamiento de los recursos hídricos, etc.

Todas estas interesantes ventajas han sido observadas gracias a la implantación del Sistema de Tratamiento del Agua con el producto OX-AGUA 2ª GENERACIÓN® (formulado en base a peróxido de hidrógeno estabilizado con el núcleo exclusivo OX-AE®). Este producto resulta óptimo para el tratamiento del agua de consumo humano y animal, así como del agua de proceso.

 

  • Mejora del estado higiénico-sanitario de los animales y reducción del coste de tratamientos médicos

Gracias al control de una forma inteligente de los puntos críticos de la explotación en materia de bioseguridad, es posible eliminar no solamente aquellos microorganismos que causan patologías letales en los animales, sino también aquellos que afectan a los parámetros productivos (por ejemplo Coccidios) y aquellos que suponen un riesgo para la Salud Pública (por ejemplo Campylobacter y Salmonella). De esta manera es posible garantizar la Seguridad Alimentaria, contribuir al Bienestar Animal y optimizar los costes de producción.

Para trabajar a nivel de explotación avícola se han desarrollado productos sólidos aptos para su uso en presencia de animales que permiten mantener la cama seca y en perfectas condiciones higiénicas (S2-OX® y OX-S4®). Este hecho permite un mayor control del estado higiénico-sanitario de los animales, reduciendo las pérdidas y optimizando el coste de producción. Además, mejora la calidad higiénica de los animales que llegarán a matadero, contribuyendo a garantizar la Seguridad Alimentaria.

 

  • Protocolos específicos para trabajar en la limpieza y desinfección de superficies y ambientes durante el periodo de vacío sanitario.

En este sentido cabe señalar la utilización del detergente exclusivo OX-NETAL® y, posteriormente, del producto biocida 100% biodegradable de amplio espectro OX-VIRIN®, que garantizan una completa limpieza y desinfección de ambientes y superficies, contribuyendo al control exhaustivo de puntos críticos. OX-VIRIN® aplicado a dosis bajas ha demostrado eficacia bactericida, fungicida, virucida, alguicida, esporicida e incluso frente a Coccidios y sus formas de resistencia (ooquistes).

 

  • Alargamiento de la vida útil de los productos alimenticios

Gracias al control de una forma inteligente de los puntos críticos en materia de bioseguridad “desde la granja hasta la mesa” es posible mejorar la calidad microbiológica del producto final, alargando la vida útil del mismo, con las repercusiones económicas favorables que ello conlleva.

A este respecto, desde OX-CTA se ha trabajado en el desarrollo de soluciones tecnológicas tremendamente innovadoras que permiten optimizar los procesos de limpieza y desinfección de ambientes y superficies utilizando siempre productos 100% biodegradables (OX-AGUA 2ª GENERACIÓN® y OX-VIRIN®).

 

  • Eliminación de sustancias tóxicas

Tanto la sustitución de productos químicos tóxicos por otros 100% biodegradables, como la implantación de puntos de control específicos destinados a la eliminación de residuos, permiten que los productos finales que se ponen a disposición del consumidor no contengan restos de sustancias tóxicas.

 

  •  Optimización de los procesos y mayor nivel de control y trazabilidad

La implantación de programas OX inteligentes de gestión de la bioseguridad “desde el campo hasta la mesa”  ha permitido incrementar los índices productivos, reducir el gasto en tratamientos veterinarios, y además mejorar la calidad higiénica de los animales que se envían a sacrificio.Además, se han optimizado los procesos de limpieza y desinfección, acortando los tiempos de aplicación, el consumo de agua y el personal necesario, e incrementandola eficacia y la monitorización y control de los resultados obtenidos.

 

Todos los ejemplos expuestos anteriormente demuestran que la bioseguridad gestionada de forma inteligente es una oportunidad de mejora, convirtiéndose en una inversión muy rentable a corto, medio y largo plazo.

 

 

 

 

Biofil-bioplagen.png
11min0

Por Carlos Miró Corrales (Director Comercial de Bioplagen) & David García Páez (Director Técnico Bioplagen)

¡Limpieza y desinfección! son dos axiomas básicos que aparecen de forma permanente al principio de todos los protocolos de bioseguridad frente a cualquier enfermedad o problema sanitario del que se hable. Del mismo modo ya empieza a ser evidente y comprensible de forma general el concepto de limpieza previa a la desinfección, pues sin ella la desinfección pasa a ser de una efectiva medida de bioseguridad a una simple pérdida relativa de tiempo y dinero.

 

No obstante limpiar es un proceso que en apariencia es sencillo pero que la realidad es justo al contrario. Arrastrar las partículas gruesas con un equipo de alta presión no es sinónimo de limpieza a fondo, sino de limpieza superficial, ya que en una inspección detallada nos encontramos restos de grasas y materia orgánica en general en el interior de las instalaciones y equipamientos. La fina película de restos orgánicos que recubre muchos equipamientos de la instalación no es más que un biofilm donde las bacterias se encuentran protegidas y el chorro de agua a presión no es capaz de arrancar en su totalidad.

No se puede desdeñar el potencial patógeno de las bacterias que se mantienen en el biofilm esperando el siguiente lote o manada de animales todo el tiempo que sea necesario, aunque a la inspección visual se asegure que todo está limpio.

Los detergentes tienen como principal finalidad la disolución de las grasas, depósitos minerales, material fecal, destrucción del biofilm y la materia orgánica en general que se encuentra en las instalaciones, permitiendo que el arrastre posterior con agua a presión sea completo y la desinfección posterior no tenga interferencias con la materia orgánica.

 

Arrastrar partículas gruesas con un equipo de alta presión no es sinónimo de limpieza a fondo

 

Pero, ¿qué son las espumas tensioactivas?

Los agentes tensioactivos son sustancias que influyen por medio de la tensión superficial en la superficie de contacto entre dos fases (por ejemplo entre líquidos o superficie-liquido). Las sustancias espumantes son muy conocidas desde antiguo y su uso va desde la cocina (clara de huevo), fabricación de refrescos (bebidas muy conocidas como coca-cola o pepsi-cola) hasta el uso más reconocible de los jabones y champús.

En veterinaria su aplicación básica es para obtener un buen detergente con gran poder desengrasante que previa disolución en agua consigamos una espuma activa con la que desincrustemos y podamos por tanto arrastrar toda la suciedad y la materia orgánica de las instalaciones ganaderas, así como de los utensilios, equipos y vehículos de transporte. En la industria alimentaria también tiene un uso preferencial previo a la desinfección (mataderos, salas de despiece, etc).

 

  • Su estructura química es muy característica y de ella derivan sus propiedades.

Una parte de la molécula es hidrófuga y la otra hidrofílica, es decir, que una parte es atraída por el agua y es soluble en ella mientras que la otra parte es justo todo lo contrario. Esta estructura hace que en contacto con el agua se alineen formando micelas, es decir, se forman burbujas donde las partes internas son hidrofílicas (repelen el agua) y arrastren la materia orgánica desincrustándola de las superficies, tanto las solubles en agua como las insolubles en agua.

esquema-tensioactivo

Según la carga de la molécula se pueden clasificar en:

  1. tensioactivos aniónicos: Contienen carga negativa en solución acuosa.
  2. tensioactivos catiónicos: Contienen carga positiva en solución acuosa.
  3. tensioactivos no iónicos: No se disocian en el agua, por lo que carecen de carga y no afectan a la piel.
  4. tensioactivos anfóteros: Dependiendo del pH se comportan como aniónicos o catiónicos. Tienen capacidad para formar un ion tensioactivo con cargas tanto negativas como positivas, según el pH. En pH ácido se comportan como catiónicos. En pH básico, como aniónicos.

 

Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes, pero los tensioactivos no iónicos tienen la gran ventaja de no ver afectada su actividad por el agua, ya sea por aguas duras, muy habituales en la geografía Española, o blandas, frecuentes en zonas como Galicia o Portugal, así como tampoco por la temperatura del agua, siendo un handicap en los otros grupos de tensioactivos pues habitualmente las aguas de que se disponen en las granjas son frías, al menos en buena parte del año, y presentan un gran poder emulsionante por tanto durante todo el año sin tener que preocuparse del agua utilizada.

Tienen una menor capacidad bactericida por su estructura respecto a los otros grupos pero por contra la eficacia como espumante tensioactivo es superior, y en todos los casos es  necesaria la desinfección posterior.

 

¿Por qué es tan importante eliminar el biofilm?

El gran éxito de las espumas tensioactivas es conseguir arrancar el biofilm bacteriano de las superficies o sustratos al que están fuertemente adheridos. Siempre que se habla de biofilm se acostumbra a pensar en las conducciones de agua, pero no es ni con mucho la localización habitual, si bien es la más visible. El Biofilm es una comunidad de bacterias que se agrupan y forman un microsistema organizado sobre prácticamente cualquier superficie y que se caracteriza por la excreción de una matriz extracelular adhesiva protectora que les envuelve aislándolos del exterior.

 

Esta matriz tiene varias funciones, pero la que más nos afecta es su poder adhesivo, muy superior a la presión que podamos dar con una máquina de  presión, y su resistencia a la penetración de los desinfectantes, inhabilitándolos en su función al no poder llegar a las bacterias. Dentro de esta matriz la comunidad bacteriana se reproduce y va dispersándose por la instalación, actuando  de reservorio de enfermedades ya que dentro de la comunidad habitan bacterias patógenas y, como suele ser habitual, especialmente las bacterias con alto poder de patogenicidad, como puedan ser las enterobacterias (salmonelas, coli…) y con presencia de resistencias bacterianas.

 

Si no se realiza una limpieza a fondo previa a la desinfección, las comunidades de biofilm no se ven apenas afectadas y permanecen en la instalación, siendo el origen de procesos crónicos que afectan a las explotaciones ganaderas pues no se erradican los focos de contagio y permanecen en la instalación.

 

El biofilm es por tanto un ente vivo que evoluciona buscando los flecos sanitarios que le dejamos para proliferar, pudiendo adaptarse y fijarse a cualquier sustrato, ya sea orgánico (plumas, heces, etc) como inorgánico (plástico, metal, cemento, etc), pues sólo necesita que llegue materia orgánica  para alimentarse y proliferar.

 

La aplicación es generalmente muy sencilla, pues una vez realizada la dilución de trabajo, solo hay que pulverizarla sobre las superficies a tratar, ya sean techos, paredes, suelos, equipos, utensilios, etc. Hay que dejar que la espuma, que se forma automáticamente al pulverizar, se fije durante un corto periodo de tiempo sobre las superficies (unos pocos minutos habitualmente es suficiente, pero si el nivel de suciedad es elevado se aconseja alrededor de 15a 20 minutos). A continuación un simple enjuague es suficiente para arrastrar toda la materia orgánica de las superficies tratadas y dejarlas listas para la posterior desinfección.

 

Es necesario recalcar que posteriormente al uso de las espumas tensioactivas (y en general a cualquier limpieza con detergente) hay que proceder a la desinfección, pues con las primeras realizamos una limpieza a fondo, pero no desinfectamos.

 

 

 

mais-409x258.jpg
6min0

El pienso es un factor importante en la transmisión de algunas enfermedades en las granjas ya que en su composición incorpora materias primas que pueden comportar un riesgo. Es el ejemplo más claro de contaminaciones con clostridios, colis, levaduras y una de las posibles fuentes de entrada de Salmonelosis en las explotaciones.

El control en este caso tiene que tener lugar mayoritariamente en las fábricas de pienso para que se reciban piensos en perfectas condiciones en las granjas. El recorrido realizado en los últimos decenios en este aspecto ha sido muy largo, con una notable mejora en la calidad microbiólogica de los piensos suministrados. Aún así, no se puede nunca relajar la guardia, pues el riesgo siempre está presente.

El momento de la recepción es uno de los puntos clave para poder ejercer una adecuada prevención sanitaria. Se deben realizar sistemáticamente los controles de calidad microbiológica en las materias primas que entran y evaluar los proveedores, descartando los que sistemáticamente incumplen la calidad deseada.

El mantenimiento adecuado de silos de estocaje de materia prima y de molinos, granuladoras, dosificadoras, enfriadores, etc son requisitos necesarios para garantizar la calidad final. El polvo es omnipresente en las fabricas de pienso, por lo que limpiarlo con turbo-soplantes o escoba no es aconsejable, pues en realidad nos dedicamos a mover el polvo de un sitio a otro.  Se debe realizar con aspiradores industriales. El polvo en las fábricas no solo comporta un riesgo real para la fábrica en si y para los operarios que deben respirarlo, sino que son el soporte de muchas bacterias y sobretodo levaduras que pueden contaminar el pienso acabado.

El transporte de pienso es otro momento delicado aunque con menor incidencia directa en las contaminaciones que las fábricas de pienso, pero sin embargo es un importantísimo foco de problemas si no se tienen las precauciones necesarias en la carga y descarga del camión.

Se recomienda que los camiones sean específicos y transporten pienso de una sola especie para evitar contaminaciones. La descarga de pienso debería hacerse siempre desde fuera del perímetro vallado, sin que el camión entrase al interior de la explotación ganadera. Aunque mínimo, el riesgo siempre existe.

Uno de los problemas más generales es el mal estado de los silos, que no cierran bien la tapa o que a menudo el sistema utilizado es ineficaz, provocando la entrada de agua cuando llueve dentro del silo. El pienso que se encuentra en el interior se humedece y aparece el riesgo de contaminación fúngica, con la posible aparición de toxinas en el pienso. No debemos traspasar la responsabilidad del estado del silo al chófer del camión, pues el solo se encarga de transportarlo.

Es preciso estar presente en el momento de la descarga y comprobar:

  • El albarán recibido coincide con el pienso pedido y en este se aprecia claramente el número de lote, fecha fabricación, etc.
  • Identificación clara del silo destino
  • Si tiene que entrar en el interior del perímetro vallado, se debe desinfectar el camión.
  • Evitar la descarga en condiciones atmosféricas adversas, como una tormenta de lluvia.
  • Asegurar que la tapa queda cerrada.
  • Comprobar que el silo ha sido limpiado previamente y a ser posible desinfectado y que se encuentra seco en el interior.

Una vez tenemos el pienso en el silo, el margen de maniobra que tenemos es muy limitado. Los piensos de chapa metálica pueden alcanzar los 80ºC en su interior, temperatura muy elevada que si coincide con la presencia de humedad en su interior se crea un microambiente perfecto para el desarrollo de contaminantes microbiológicos. Este crecimiento de bacterias y hongos irán a parar directamente a los animales cuando se reparta el pienso con el grave riesgo sanitario que conlleva.

Otro factor de riesgo habitual muy frecuente tiene lugar en el momento de la limpieza de los comederos. Cuando un comedero se ha ensuciado generalmente se limpia tirando el pienso al suelo, pienso que si bien acostumbra a no ser ingerido por los animales, si que por contra es ingerido por ratas, ratones, insectos, y si hay presencia de humedad tiene lugar procesos fermentativos y crecimientos de microorganismos.

Nunca el alimento queda sin aprovechar, y por tanto esta practica conlleva la permanencia de vectores en la instalación o de crecimiento de patógenos directamente en el suelo que limita la eficacia de otras medidas de bioseguridad como es el control de roedores.

estrategias-inovadoras-calidad-agua-973x615-409x258.jpg
5min0

Por Avelina Bellostas, HDOSO CONSULTORES S.L.

Hace apenas unos días, una empresa avícola, con la que habitualmente colaboro, se puso en contacto conmigo para que pasase a “echar un vistazo” a una explotación avícola en construcción, con capacidad para 100.000 broilers.

Conforme iba acercándome a la granja en construcción pensaba: “una granja nueva, seguro que han tenido en cuenta la infraestructura del agua, seguro que la ingeniería proyecto un depósito de almacenamiento de agua con capacidad suficiente para unos días, cinco al menos, seguro que han tenido en cuenta que el agua debe ser tratada en un depósito intermedio concebido para ello”, y así, iba pensando en mis “seguro que…” pero, cúal fue mi sorpresa.

Silos de pienso, fosa de cadáveres, estercolero, caldera de biomasa, ventilación y alimentación automatizada, medicador, y…       ¡el agua! Señores y señoras, cuando pregunté por el agua me dirigieron hacia la boca de un pozo y me señalaron una tubería, que a 2 metros de la pared de una de las naves emergía de la tierra y se introducía, atravesando una pared en la nave A -así rezaba el cartel colocado sobre la impoluta puerta de la entrada-, y de ahí iría a los bebederos, eso sí, ya colocarían un clorador que “metiese cloro” en la tubería para desinfectar el agua.

Sin perder la calma les pregunté sí podían mostrarme los análisis del agua del pozo, ¿análisis? esa fue la respuesta.  Una vez más, se había empezado la casa por el tejado.

No es algo anecdótico lo que acabo de describir.

En el año 2014 con los pasos dados en la mejora de la producción avícola intensiva, el agua sigue siendo el aspecto eternamente olvidado.

En la mayoría de las granjas -avícolas, porcinas, cunícolas, etc.-, se ha empezado la casa por el tejado, tras aparecer problemas bien de patologías, bien de dificultades en la administración de medicaciones o en el mantenimiento y limpieza de las tuberías, nos hemos acordado qué, tal vez, el agua podría ser el origen de nuestros malos resultados productivos.

Llegados a este punto hemos decidido “solucionar el problema del agua”.

Casi podemos generalizar, las palabras estrategia e innovación, dos conceptos básicos dentro de la gestión empresarial, no se aplican en la búsqueda de la solución, normalmente la solución suele ser “ensayo-error”, fulanito me ha dicho o zutanito, que es un gran comercial, me recomienda.

“Las palabras estrategia e innovación, dos conceptos básicos dentro de la gestión empresarial, no se aplican en la búsqueda de la solución, normalmente la solución suele ser “ensayo-error”

La estrategia innovadora por excelencia para asegurar la calidad del agua, comienza como estrategia en el diseño, en el gabinete de ingeniería, sigue en la empresa instaladora y termina en la empresa especialista en tratamiento del agua de bebida.   La base de nuestra estrategia innovadora es la elección de la ubicación de la granja y, en consecuencia de la procedencia del agua.  El tipo de suministro de agua que elijamos será un gasto que debemos tener en cuenta en nuestra cuenta de explotación.

En el caso que partamos de una granja existente tendremos que decidir nuestra estrategia, y para esto, lo que debemos hacer es recopilar datos que nos faciliten el tomar decisiones que nos aseguren el éxito.

No existen tratamientos milagrosos, tan sólo existen estrategias innovadoras basadas en un conocimiento de nuestras instalaciones para el suministro y tratamiento del agua, en análisis físico-químico y microbiológicos del agua de aporte y del agua de bebida, y del uso de sustancias autorizadas para el tratamiento que actualmente están legisladas en la Orden SAS/1915/2009, de 8 de julio, sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano.

 

higienizacion-agua-.png
6min0

Por Xavi Mora, Veterinario

El agua que circula por nuestras tuberías en las instalaciones ganaderas tiene como objetivo fundamental no desencadenar ningún problema de salud animal o, en el peor de los casos, de salud humana. Este objetivo se ha de complementar con las necesidades nutricionales de los animales ya que un porcentaje muy elevado del cuerpo corresponde a agua.

Cada vez conocemos más los mecanismos de acción de las bacterias y sus vehículos de transmisión, aportando por tanto mucho conocimiento a la lucha y control frente a las enfermedades infecciosas y, de entre ellos, las medidas de prevención en el control del agua son sin duda una de las que más resultados positivos reportan.

No podemos obviar que durante muchos siglos la presencia de enfermedades como el cólera en casi toda Europa se debía a su presencia en el agua de bebida que era la principal fuente de diseminación del proceso infectivo (no podemos dejar de lado que aún sigue dándose casos cuando aparecen desastres naturales que ponen en jaque la disponibilidad de agua potable.

Pero incluso hoy en día, en redes públicas que en teoría están totalmente controladas se declaran casos en la que el agua es el agente transmisor de las enfermedades (años 90 en Milwaukee, USA, con 400.000 personas afectadas). Por ello, ¿debemos confiar plenamente en nuestro suministrador de agua?.

En las granjas tenemos llegar a tener km de tuberías de agua, así como depósitos, boyas, codos, bebederos, etc que se convierten en un buen número de puntos críticos de contaminación. Si entramos un agua de calidad incuestionable, son numerosos los puntos de riesgo que nos pueden convertir ese agua potable en un vehículo de transmisión de enfermedades. Hoy por hoy, la única manera de asegurar la calidad y seguridad del agua desde el inicio hasta el fín es mediante sistemas de potabilización química.

Por norma general la potabilización química es el sistema más utilizado en USA y Europa, buscando un equilibrio entre la dosis a tratar y su permanencia o efecto residual en las conducciones de agua. En el norte de Europa el sistema más utilizado es el del ozono, pero no es un sistema de elección preferente ya que no tiene efecto residual y el riesgo de contaminación posterior es muy elevado.

 

Pero ¿por qué se contamina el agua?

El agua por definición ha de ser incolora, inodora e insípida, sin embago al ser el solvente universal, se le añaden multitud de contaminantes orgánicos que lo convierten en el caldo de cultivo por excelencia de las bacterias. Las bacterias medran en ella y se desplazan, habitualmente siguiendo el curso del agua, que va en dirección hacia el final de las conducciones y formando comunidades que forman el biofilm. Por tanto la contaminación microbiológica del agua no sólo es posible que ocurra, sino que es un riesgo de primer orden para nuestras explotaciones.

 

Determinación de Puntos de control

Es aconsejable que toda explotación ganadera identifique claramente donde se encuentran los puntos de riesgo y establezca de forma clara los puntos de control donde realizar los controles de forma rutinaria, así como que tipo de controles. Por definición, cuanto más sencillos sean los puntos de control y el tipo de control a realizar más efectivos seran, pero siempre hay que tener en cuenta que deben ser suficientes y fiables.

 

La observación del agua recogida de las canalizaciones en un envase de vidrio o plástico transparente es muy revelador si el agua está en malas condiciones, pero los puntos de control no son para detectar agua en malas condiciones, sino para adelantarnos y detectar cuando el agua puede estar en riesgo de convertirse en un vehículo de transmisión de las enfermedades. Hay que incluir mediciones para determinar el nivel de biocida  residual a lo largo de las tuberias y analíticas externas de forma periódica.

 

En los protocolos de trabajo de la explotación, tienen que contemplarse de forma periódica también  la limpieza y desinfección a fondo de todas las canalizaciones de agua, a ser posible siempre en ausencia de animales y dejando el tiempo suficiente para que sea efectiva.